El presidente de la Mutualidad de la Abogacía llama al consenso para encontrar solución a las pensiones

El presidente de la Mutualidad, Enrique Sanz Fernández-Lomana, durante la inauguración de la XV Jornada Financiera de la Mutualidad de la Abogacía.
|

El presidente de la Mutualidad, Enrique Sanz Fernández-Lomana, inauguró la su XV Jornada Financiera, en Barcelona, llamando al consenso de los partidos políticos para encontrar soluciones al tema de las pensiones ya que es “un problema de toda la sociedad y no una oportunidad para que los partidos hagan políticas experimentales”.

Sanz Fernández-Lomana, presentó los principales valores de la entidad que confirman su solidez y garantía, avalados por la prudencia en la gestión y la política de inversiones. También avanzó su buena y saneada posición al cierre del ejerció 2017, que la sitúa como la primera mutualidad de previsión social en España y la séptima en el ranking de entidades aseguradoras de vida.

Destacó, entre distintos datos de importancia, que al cierre de 2017 el ahorro gestionado era de 6.624 millones de euros, con un valor de mercado de 7.665 millones de euros, dando cobertura a casi 200.000 mutualistas, lo que confirma que “el aumento constante de las incorporaciones de nuevos mutualistas es el mejor síntoma de la confianza que ofrece la Mutualidad”.

Por otra parte, Sanz Lomana dejó constancia de que la Mutualidad de la Abogacía, desde su nacimiento, “ha sabido adaptarse a las exigencias de los mercados y de los clientes”, así lo refleja la nueva identidad corporativa presentada hace tan sólo unas semanas “lo que transmite que somos una entidad moderna, innovadora, transparente y con una notable eficiencia en la gestión”.

De hecho, en este momento, por ejemplo, se ha lanzado un programa para facilitar a los mutualistas, en tiempo real, sus posiciones financieras con las herramientas de simulación necesarias para que puedan conocer tanto su situación actual como su situación en el futuro.

Enrique Sanz Fernández-Lomana, aseguró que “de cómo se resuelva este problema que nos acecha, dependerá la calidad de vida de millones de personas”.

En esa línea, ha incorporado a los informes trimestrales que envía a los mutualistas el dato de la pensión esperada, “adelantándonos así no sólo al sistema público de pensiones, sino a otros instrumentos de previsión complementaria que hasta ahora omiten esa información”.

Para Fernández-Lomana “es muy relevante ofrecer esta información, con el fin de que puedan conocer por adelantado los retornos previstos que percibirán en el momento en que alcancen la edad de jubilación”. Eso les permitirá adoptar en el presente decisiones que pueden mejorar su futuro, comentó.

El presidente dio paso a los ponentes poniendo sobre la mesa la trascendencia de las pensiones, tema de fondo de la jornada, pues “de cómo se resuelva este problema que nos acecha, dependerá la calidad de vida de millones de personas”.

A continuación tomó la palabra Enric Fernández, economista jefe de CaixaBank, quien durante su ponencia “Las pensiones y la planificación del ahorro a largo plazo”, destacó que para hacer frente al problema de las pensiones será necesario “ligar de forma sistemática la edad estándar de jubilación a la esperanza de vida”, lo que supondrá trabajar más años.

 

Por otra parte puntualizó que habría que dedicar más recursos al sistema, para ello “hay que promover el ahorro privado para la jubilación a través de seguros y planes de pensiones”. Destacando que “para potenciar esta opción se debe dar información precisa a los ciudadanos sobre la pensión que esperan del sistema público de pensiones”, algo que ya está haciendo la Mutualidad con sus mutualistas. De esta forma se conseguiría ir concienciando a la sociedad sobre la importancia de la toma de decisiones en el presente que le sirva para su futuro.

Por último Fernández planteó la necesidad de “potenciar la fertilidad, así como atraer inmigración que ayude a la sostenibilidad del sistema público; aumentar la tasa de ocupación y fomentar la productividad de las empresas” con la idea de “atraer talento que permita mejorar el crecimiento de la economía española”.

Por su parte, otro de los ponentes, el profesor de AFI Escuela de Finanzas, José Antonio Herce comenzó planteando que el problema de las pensiones no solo afecta a la economía española “si no que en todo el mundo las pensiones tienen problemas de sostenibilidad, suficiencia, cobertura”, sobre todo por un elemento de contexto que agrava de forma especial la situación “como es el incesante aumento de la longevidad”.

En este sentido “el avance de la longevidad complicará las cosas más allá de 2030”, por lo que las reformas pasadas resultan insuficientes y las medidas de las que se habla “no ayudarán a la sostenibilidad ni a la suficiencia”.

Para el profesor Herce, los problemas actuales de las pensiones contributivas, están relacionados con la extensión de su cobertura, es decir “la generosidad de las prestaciones que otorga la base de ingresos, reducida a causa de la crisis y las transformaciones del mercado de trabajo”. Aunque algunos de estos factores se están corrigiendo, y las reformas de 2011 y 2013 han ido ambas en la buena dirección.

Por otra parte, puso sobre la mesa la necesidad de “repensar” a fondo las funciones de un sistema de pensiones para el SXXI, que deberían concretarse en la necesidad urgente de la “reinvención” de la Seguridad Social en una sociedad cada vez más longeva, avanzada tecnológicamente y formada por individuos más responsables de sí mismos.

También añadió que será urgente centrar la mirada en la “gran edad”, hoy y en los años venideros, para la plena inserción de los sistemas complementarios de empleo.

Por último, Herce dejó caer una pregunta que resultó interesante a la hora profundizar en el fondo de las funciones del sistema de pensiones en el SXXI: “¿Pagarán los robots  nuestras pensiones?“, una cuestión que obligará definir “cómo será el trabajo del futuro y no el futuro del trabajo”.

La jornada finalizó con el broche de Xavier Freixas, catedrático de Economía Financiera de la Universidad Pompeu fabra, para el que “el futuro de las pensiones estará basado en el ahorro de los españoles a largo plazo”, con la necesidad de que se superen planteamientos pasados para conseguir la supervivencia del sistema. Esto supondrá que “las decisiones financieras personales de los ciudadanos van a resultar determinantes” pues “la cultura financiera de la población es insuficiente en este momento” y será necesario un intenso trabajo de concienciación de los ciudadanos sobre las pensiones del futuro, “ya que nada seguirá como hasta ahora”.

Freixas acabó planteando la “necesidad de analizar en profundidad y tener conciencia sobre los errores actuales más habituales producidos por las decisiones financieras de los ciudadanos”, con el fin de poder mejorar las decisiones de los futuros pensionistas.