Cuando el abogado “sale de pesca” en los interrogatorios

Oscar Fernández León es abogado experto en gestión de despachos.
|

En el ámbito de las técnicas del interrogatorio anglosajón suele emplearse la expresión “fishing expedition”  (ir de pesca), para referirse al proceder del abogado que, sin disponer de una preparación u objetivo preciso, decide llevar a cabo el interrogatorio directo o el contrainterrogatorio, lanzando el anzuelo por si hay suerte y algo pica.

Ir de pesca en los interrogatorios no es patrimonio del sistema anglosajón, puesto que, desgraciadamente, en el día a día de nuestros órganos judiciales puede observarse su empleo. Por ello, dedicaremos a esta colaboración a ofrecer algunos consejos para evitar caer en la tentación/obligación de preguntar por preguntar.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Para una mejor comprensión de nuestra rotunda oposición al empleo de esta práctica, hemos de partir de la base de dos principios fundamentales que informan las técnicas de litigación en el ámbito del interrogatorio:

  1. a) solo contrainterrogar con un objetivo claro y preciso, y
  2. b) no proceder a efectuar un contrainterrogatorio si no existen perspectivas de obtener un resultado útil, es decir, cuando no hay nada que ganar en términos probatorios.

Estas reglas nos enseñan que antes de proceder al interrogatorio del testigo hemos de disponer de un objetivo claro (favorecer la credibilidad del testigo y/o de su testimonio en el interrogatorio directo, y destruir la credibilidad del testigo y/o de su testimonio en el contrainterrogatorio), lo que supone que se ha realizado una preparación profunda del caso, de modo que sólo en el supuesto de que a través del interrogatorio podamos alcanzar dicho objetivo estaremos facultados para proceder al mismo. Por el contrario, de no disponer de un objetivo o de ser prácticamente imposible su consecución, hemos de desechar la práctica del interrogatorio.

Aquí hemos de resaltar la importancia de la preparación de todo interrogatorio, pues llevarlo a cabo sin la misma, es decir, asistir a juicio sin un objetivo determinado, sin planificación previa, a la ligera y sin un esquema argumental preciso, puede tener consecuencias devastadoras ya que corremos el riesgo, muy probable, de que la posición de la parte contraria se vea reforzada. Un interrogatorio no preparado suele aumentar la credibilidad del testigo y el contenido de su relato, debilitando, en contrapartida, nuestra posición.

PUBLICIDAD

En consecuencia,  cuando un abogado no ha hecho su trabajo en la fase de preparación del interrogatorio, no hay duda de que ha salido de fishing expedition; vaya, que ha tirado la caña a ver si hay suerte.

Esta actitud, a todas luces arriesgada, tiene su origen en diversas razones que van desde el desconocimiento de las técnicas del interrogatorio, hasta el pensamiento de que “hay que hacer algo” (quizás pensando que igual suena la flauta), pasando por un deseo de transmitir al cliente (generalmente presente en sala), que no vamos a ser menos que el abogado contrario.

PUBLICIDAD

Y decimos arriesgada, pues cuando así interrogamos, muy especialmente durante el contrainterrogatorio, actuaremos amparándonos más en la suerte que en los riesgos calculados (cuando debería ser lo contrario), ya que al no encontrarnos preparados, desconoceremos no solo información sobre el testigo, sino igualmente el previsible contenido de las respuestas que este puede darnos al respondernos (aquí se infringe otra regla: no preguntes si no conoces la respuesta), respuestas que no podrán ser refutadas mediante un interrogatorio más controlado.

PUBLICIDAD

Por si fuera poco, si el interrogatorio se complica, es probable que el juez se dé cuenta o piense que carecemos de recursos al interrogar, y, como hemos anticipado, perderemos toda la credibilidad en favor del testigo hostil, que será quien controle el interrogatorio.

En conclusión, ir de pesca no es recomendable durante el interrogatorio.

Ahora bien, en caso de que decidamos jugárnosla a una carta, la mejor recomendación siguiendo a Baytelman-Duce es preguntar sólo sobre aquellos aspectos que se evitaron durante el interrogatorio directo (quizás porque algo flaquea respecto a la credibilidad del testigo al respecto), evitando ataques frontales al testigo, pues la falta de información nos coloca en una situación de desventaja ante una respuesta hostil del mismo, máxime cuando desconocemos por donde nos puede salir.

En definitiva, al juicio hay que ir con los deberes bien hechos, y no tratar de hacerlos a última hora y con escasas posibilidades de éxito y muchas de fracaso, porque, como señalan los autores citados, el juicio oral es vertiginoso y no reserva piedad para los abogados que no sepan exactamente lo que hacer en el momento oportuno.

 

PUBLICIDAD