María Jesús Moro (PP) a la ministra Delgado: “Si es un chantaje está reconociendo que hay algo”

Dolores Delgado: "No he dicho que me hayan chantajeado, he dicho que lo han pretendido"María Jesús Moro, portavoz del PP en la Comisión de Justicia, y la ministra de Justicia, Dolores Delgado, durante la comparecencia.
|

“No he mentido, no soy amiga de Villarejo y no he tenido relación profesional con él”. Este fue el mensaje más repetido por la ministra de Justicia Dolores Delgado durante el turno de réplicas de los Grupos Parlamentarios en la comparecencia a petición propia de este miércoles ante la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados presidida por Isabel Rodríguez García.

Intervención “sectaria”

María Jesús Moro, del Grupo Popular, acusó a la ministra de “faltarles al respeto con una de las intervenciones más sectarias que se conocen en la historia parlamentaria y de la democracia”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“Ha usado palabras sectarias hasta en las redes sociales del Ministerio”, manifestó, en referencia a mensajes publicados en el perfil institucional en Twitter.

PUBLICIDAD

“Este Grupo Popular no se ha inventado nada ni ha sacado a la luz nada ni ha usado los hechos por los que usted está aquí”, respondió Moro a la ministra que le dijo haber hecho “una proclama intolerable”,

Para Moro, “las grabaciones podrán ser reprochables” pero, en su opinión, el problema es que “usted es una servidora pública y las grabaciones ponen de manifiesto un periodo de su vida que parece que no fue ejemplar como tal. Esa falta de ejemplaridad y la mentira es lo que hace que no deba estar aquí”, remarcó.

PUBLICIDAD

“La dignidad se tiene como persona, el respeto se gana”

“Usted en su intervención ha puesto de manifiesto que esas grabaciones y su difusión son un chantaje. Si es un chantaje está reconociendo que hay algo por lo que se puede chantajear y que hay algo por lo que se puede cumplir ese chantaje”, matizo la diputada popular.

PUBLICIDAD

Moro finalizó su primer turno diciéndole a Delgado que “la dignidad se tiene como persona, el respeto se gana, pero se puede perder en un instante y a usted ese instante le está durando mucho, señora ministra reprobada”.

En respuesta a la diputada popular, la ministra matizó el sentido de sus palabras en relación al chantaje al que se refirió en su intervención. “No he dicho que me hayan chantajeado, he dicho que lo han pretendido”.

También José Ignacio Prendes, representante del Grupo Ciudadanos, se refirió al chantaje y reprochó a Delgado que era “difícil entenderla porque va cambiando su versión”.

“Esta mañana ha dicho que se estaba produciendo un chantaje al Estado. Esta tarde ha dicho que usted es la herramienta de ese chantaje. Ahora dice que no”.

PUBLICIDAD

“¿Lo hay o no lo hay? ¿Qué precio se le está pidiendo? ¿Cuándo descubrió que el Sr. Villerejo era un policía corrupto?” fueron algunas cuestiones lanzadas por Prendes que, también insistió en preguntar si hace suyas las manifestaciones que hizo en esa comida o no y si se trató de una comida pública o privada.

Finalmente se refirió a Dolores Delgado como la ministra de Justicia “chantajeable” y quiso saber si “le ha presentado su dimisión al presidente del Gobierno o no. Me importa saberlo porque es esa debilidad del Gobierno la que la apuntala a usted o es que tiene la confianza del presidente”.

“La dignidad sería reconocer esa debilidad, hacerse a un lado y permitir que se haga cargo de ese Ministerio otra persona”, concluyó.

Dolores Delgado insistió a Prendes que “no he hablado de chantaje. He dicho: pretensión de chantaje al Estado. Y lo que he pedido es que no haya utilización política de ese intento de chantaje. No soy chantajeada”.

El portavoz del Grupo Socialista, Juan Carlos Campo se refirió a que en la definición de chantaje “no hace falta decirlo públicamente” y se expresó con claridad en cuanto a que el Gobierno “nunca ha quitado a nadie de sus medidas cautelares”.

Campo incidió en su argumentación del pasado martes de que no se habían tenido en cuenta los tiempos adelantando la interpelación un día antes de esta comparecencia.

“El orden de movimiento hay que tenerlo muy claro”, decía, y “la gestión del gobierno es lo que hay que traer al Parlamento, cuestiones de Estado, y no lo que pasó en una comida de hace 9 años”.

Campo se preguntó sobre qué se está enjuiciando para concluir afirmando que “hay que ser democrático al distinguir qué es lo público y qué lo privado”.

Instrucciones a jueces y fiscales por Gürtel

Moro insistió en que desde el Ministerio hagan “un control” de todas las manifestaciones que ha hecho la ministra “y verá que no hay manera de seguir una línea recta. Cada vez dice una cosa y eso nos confunde”.

“Intente ser precisa, usted es jurista, revise cuántas veces ha cambiado de versión”, le dijo.

La diputada popular remarcó a Delgado que “tiene usted oportunidad de decirnos si son conversaciones manipuladas. Solo lo conocemos por la prensa. Si no hay nada de lo que ahí se refleja, usted tendrá que presentar las querellas correspondientes pero de lo que sabemos, en esa reunión, se hablaron de cosas que no eran honorables y usted no dijo nada”.

En su contraréplica, la ministra acusó al Partido Popular de protagonizar cuando estuvo en el Gobierno “enormes intentos de instrucción de la política en la justicia y puedo asegurar que fue así. En uno de los Plenos de estos días tuvimos ocasión de leer cartas de miembros de su partido para que jueces y fiscales tomasen una determinada dirección” en el caso ‘Gürtel.

Posteriormente, en un turno extra por alusiones, Moro calificó de “gravísimas” estas acusaciones y pidió que lo retirase. Sin embargo, la ministra fue tajante al negarse a retirar esos términos.