PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Impuestos sobre apuestas deportivas. ¿cuánto se paga en España?

Fuente: stevepb/PixabayImpuestos.
|

A la hora de apostar siempre hay que tener en cuenta que, las ganancias, como ocurre con cualquier premio de lotería, son fiscalizadas. Es decir que, generalizando mucho, hay que declararlas como ingreso. Sin embargo, en función de su cuantía y del resto de ingresos del apostador, y ahí es dónde entran las diferentes excepciones, existe obligación de declararlas o no. Y para hacerlo lo más claro posible, vamos a ir viendo cuáles son esas excepciones, de qué límites hablamos y qué es exactamente lo que hay que declarar.

  • ¿Qué es lo que hay que declarar?
  • ¿Qué mínimos hay que declarar?
  • ¿Qué ocurre si se juega en diferentes casas de apuestas?
  • ¿Los bonos también hay que declararlos?

¿Qué es lo que hay que declarar?

En España se tienen que declarar única y exclusivamente las ganancias que se obtengan de las apuestas, es decir, los beneficios netos que se han obtenido a lo largo del año. Nada más. Para que quede lo más claro posible, lo mejor siempre es poner un ejemplo.

En mayo de 2018 un usuario quiere saber cuál es la mejor casa de apuestas online. La busca, encuentra la que le gusta y se registra. En este momento ingresa 80€. Con esos 80€ consigue ganar en un par de meses apuestas por valor de 5.500€ y perder otras por valor de 3.500€. Así, en julio del mismo año en la cuenta hay 2.080€. En este momento decide retirar el dinero a su cuenta bancaria. Pues bien, si no vuelve a apostar durante el resto del año, el usuario deberá declarar 2.000€ en ganancias, ya él había ingresado 80€.

En resumen, hay que declarar el resultado de restar lo ingresado a lo que se retira, es decir, las ganancias netas.

¿Qué mínimos hay que declarar?

Siempre teniendo en cuenta que cada caso es especial, se puede decir que en España hay que declarar por las ganancias de apuestas en dos casos:

  • Cuando se tiene un beneficio en un juego online (apuestas deportivas o casino, para este concepto es lo mismo) superior a los 1.600€ al año.
  • Cuando estos beneficios superen los 1.000€ en el caso de que las rentas del trabajo sean superiores a 22.000€ anuales o se tengan rentas inmobiliarias, rendimientos de Letras del Tesoro o subvenciones por vivienda protegida superiores a 1.000€.

En estos dos casos habría que declarar las ganancias del juego online. Por ejemplo, si el apostador cobra en su trabajo 17.000€ anuales y tiene unas ganancias de 1.400€ no tendría que declarar. Únicamente lo debería de hacer cuando estas ganancias superasen los 1.600€.

Por el contrario, si un apostador tiene unas ganancias por trabajo de 25.000€ al año, debería declarar sus ganancias en las apuestas una vez estas superaran los 1.000€ anuales.

¿Qué ocurre si se juega en diferentes casas de apuestas?

Lo mismo que si se juega en una. Es decir, a ojos de la Agencia Tributaria es indiferente que las ganancias sean en una sola casa de apuestas o en varias. La única diferencia es que el usuario o apostador debería sumar todos los beneficios obtenidos de aquellas en las que haya obtenido beneficios.

Para ello, lo mejor es solicitar a la casa de apuestas un extracto de todos los ingresos y retiros realizados a lo largo del año. Todas las casas de apuestas están obligadas a darlo, aunque la gran mayoría tienen este servicio en el propio perfil del apostador en la casa de apuestas. Suele ser fácil encontrarlo.

Eso sí, siempre hay que tener en cuenta que únicamente se cuentan los retiros realizados. Es decir, siempre y cuando se mantenga el dinero en la propia casa de apuestas, no se contará como ganancia. Solo los retiros realizados cuentan para saber qué beneficios se han obtenido.

¿Los bonos también hay que declararlos?

Fuente: geralt/Pixabay

Normalmente las casas de apuestas suelen ofrecer bonos de bienvenida a los nuevos usuarios y también suelen ofrecer bonos para partidos o eventos especiales a los usuarios que ya llevan un tiempo con ellos. ¿Estos bonos se deberían declarar? ¿Habría que contar con ellos a la hora de calcularlos?

Pues siempre y cuando se obtengan beneficios de ellos sí. Obviamente, estos bonos suelen tener condiciones para poder retirar el dinero ganado con las apuestas del bono, pero si se consigue, entrarían dentro de los beneficios obtenidos. Así, si el apostador ha ingresado 80€ y gracias a un bono la casa de apuestas le ha dado 40€ más, estos 40€ habría que sumarlos a los beneficios obtenidos.

Es decir, que si el apostador gracias a esos 80€ consigue ganar apuestas por valor de 4.000€ y perder apuestas por valor de 1.500€, el beneficio neto seria de 2.460€, que seria el resultado de restar 1.500€ a los 4.000€, restarle los 80€ ingresados y sumarle los 40€ del bono.

Pero como hemos dicho al principio, todo este artículo está basado en normas generales. Cada caso es diferente y por eso siempre se recomienda consultar a un gestor si se tiene alguna duda al respecto de las ganancias en las apuestas.