PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El comercio electrónico en España mantiene un crecimiento imparable, por encima del 27% en facturación

|

La facturación del comercio electrónico en España aumentó, en el segundo trimestre de 2018, un 27,2% interanual hasta alcanzar los 9.333 millones de euros, según los últimos datos de comercio electrónico disponibles en el portal de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC).

Los sectores de actividad con mayores ingresos han sido las agencias de viajes y operadores turísticos, con el 14,8% de la facturación total; el transporte aéreo, con el 11,8% y las prendas de vestir, en tercer lugar, con el 5,5%.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, si nos fijamos en el número de transacciones, en el segundo trimestre de 2018 se han registrado más de 159 millones de transacciones, un 34,8% más. El transporte terrestre de viajeros lidera el ranking por compraventas (7,7%).

PUBLICIDAD

Para la abogada  de derecho digital y turismo Esther Montalvá, socia de derecho digital de los despachos Legaltravel y de Pérez Montalva, diputada en la Junta de Gobierno del ICAM que este año organizará el Foro 4.0 sobre transformación digital, “mientras internet siga siendo un entorno relativamente seguro para las transacciones, y al menos durante los próximos 15 años, el incremento del volumen de facturación en comercio electrónico será una constante”.

Desde su punto de vista esta expansión tendrá que ver por dos causas totalmente naturales: “la primera, la introducción gradual de los nativos digitales en el entorno laboral, que ya han crecido y han naturalizado ciertos hábitos como la compra doméstica, la organización de viajes o la adquisición de bienes a través de la red, y que cuando empiezan a disponer de ingresos, se convierten en nuevos usuarios recurrentes que acrecientan el volumen de compradores vía web”.

PUBLICIDAD
La abogada Esther Montalvá en una foto reciente. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

Junto con ella otra razón tiene que ver con que  “cada vez más compañías integran de forma obligatoria (o muchísimo más simple) ciertos trámites del proceso de contratación, derivando así a la clientela al método de “self service” que permite el entorno digital, optimizando así los procesos y, cómo no, reduciendo costes empresariales en personal, inmuebles”.

Otro dato importante es que en cuanto a la segmentación geográfica, las webs de comercio electrónico en España se han llevado el 52,4% de los ingresos en el segundo trimestre de 2018. El 47,6% restante se corresponde con compras con origen en España hechas a webs de comercio electrónico en el exterior.

En cuanto al  saldo neto exterior (la diferencia entre lo que se compra desde el extranjero a sitios webs españoles y lo que se compra desde España al extranjero) arroja un déficit de 2.652 millones de euros..

PUBLICIDAD

El volumen de negocio de las transacciones con origen en España y dirigidas hacia el exterior ha sido de 4.442 millones de euros, un 36,9% más que en el segundo trimestre del año anterior. El 93,2% de las compras desde España hacia el exterior se dirigen a la Unión Europea.

Por su parte, las ventas desde webs españolas hacia el exterior se han situado en una facturación de 1.790 millones de euros, un 40,3% más que en el segundo trimestre del año anterior. El 71,4% de las compras desde el exterior proviene de la Unión Europea.

PUBLICIDAD

Un crecimiento estable a medio plazo

Al mismo tiempo Montalvá destaca que “si a todo ello sumamos que las nuevas generaciones son (somos) consumidores de televisión a la carta, series y usuarios diarios de redes sociales, y que, por tanto, el mobile marketing se ha convertido en más efectivo por la capacidad de segmentación que ofrecen estos canales, encontramos que el incremento no es tanto progresivo, sino exponencial “.

Los ingresos de comercio electrónico dentro de España (compras hechas en España a webs españolas) han aumentado un 10,1% interanual hasta los 3.101 millones de euros. El sector turístico supone el 29,3% de la facturación dentro de España, seguido de los espectáculos artísticos, deportivos y recreativos (6,5%) y la administración pública, impuestos y seguridad social (6,2%).

En ese incremento esta jurista destaca el  “mayor tiempo de exposición a publicidad, mejor segmentación, mayor interés por los productos que se ofrecen, mayor número de compras) para toda la generación millenial y posteriores, yendo in crescendo nuestro interés por el consumo y la accesibilidad a la compra de cualquier bien o servicio”.

Al mismo tiempo revela que “no podemos obviar que cada día aparecen nuevas aplicaciones que digitalizan acciones tan “físicas” e interpersonales como pedir sal a un vecino, aplicaciones que monetizan (y por tanto, engrosan la cuantificación del volumen de negocio de internet) aspectos de nuestra vida que antes no eran explotados por un empresario”.

Para esta experta en derecho turístico “como en años anteriores, me siento especialmente orgullosa de los incrementos que el sector del Turismo ha experimentado. Estos resultados no hacen más que confirmar los excelentes profesionales con los que cuenta la industria turística española, tanto a nivel de estrategia como de fomento e I+D”.

PUBLICIDAD