PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Guardia Civil vincula a Torra con la hoja de ruta unilateral del ‘procés’

En 2016 reconocía la creación "bajo la mesa" de estructuras de EstadoEn abril de 2016, en la presentación de su libro 'Els últims 100 metres', abogó por crear una "tormenta política perfecta" con la masiva movilización ciudadana para lograr la secesión. Foto: Youtube
|

La Guardia Civil ha enviado al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona un informe en el que vincula a Quim Torra con la hoja de ruta unilateral a la independencia, a partir de la documentación intervenida al exsenador de ERC y magistrado suspendido Santiago Vidal.

Alerta de que en 2016, cuando Torra aún no era presidente de la Generalitat, abogó por crear una «tormenta política perfecta» con la masiva movilización ciudadana para lograr la secesión.

PUBLICIDAD

Según detalla, en la presentación de su libro ‘Els últims 100 metres’ (Angle Editorial)el 24 de abril de 2016, en la sede de la plataforma independentista Ómnium Cultural en Valls (Tarragona), Torra reconocía la creación, «a escondidas», «por debajo de la mesa», de las estructuras de Estado necesarias para realizar la desconexión de Cataluña del Estado.

PUBLICIDAD

Según los investigadores, en aquel acto Torra admitía que se ha hecho «simulando» tratarse de actos aparentemente amparados por la legalidad del Estatuto y que se pretendía llegar hasta la celebración de un referéndum de autodeterminación sin autorización del Estado español.

PUBLICIDAD

«Si provocamos la tormenta política perfecta en estos 15 meses y pese a todo eso, pero sobretodo para que nosotros estemos ahí como hasta ahora, a dos millones de personas no nos meterán en la cárcel», manifestó Torra, según el informe policial.

Apunta que Torra dijo que se acostumbraba a bombardear a los catalanes cada 50 años, y que esta es la primera generación a la que eso no le pasa.

Los investigadores también destacaban que el presentador del acto, Jordi Ferrer, se refirió a Quim Torra «no como un mero espectador» de los hechos descritos, en los actos de apoyo e implementación de la República, sino que fue «identificado como un actor realmente imprescindible en la realización del procés, acreditando su conocimiento y participación en el avance y desarrollo del mismo».

PUBLICIDAD
El presentador del acto, Jordi Ferrer, durante su intervención.

EL MAGISTRADO SUSPENDIDO SANTIAGO VIDAL HACÍA REFERENCIA A TORRA EN UN DOCUMENTO SOBRE LA ESTRATEGIA INDEPENDENTISTA

La Guardia Civil concluye que en sus conferencias sobre el procés no «fanfarroneaba», ya que la Generalitat desarrollaba 19 estructuras de Estado para activarlas al día siguiente del 1-O.

Los investigadores dieron con este acto de Torra a raíz de la documentación intervenida en la casa de Santiago Vidal.

PUBLICIDAD

En uno de los documentos de Vidal sobre la estrategia independentista se hacía referencia a Quim Torra en la presentación de su libro ‘Los últimos 100 metros’ en abril de 2016, en la sede de Ómnium en Valls (Tarragona). Vidal tenía una imagen publicitaria del acto de presentación.

La Guardia Civil localizó el vídeo del acto en youtube y en su informe desgrana la intervención de Torra, y la presentación que Ferrer hizo de él.

Entre la documentación intervenida a Vidal la Guardia Civil también habla de un documento de trabajo, sin autor conocido y fechado en junio de 2014, titulado ‘La rebelión tranquila’, que planteaba, entre otros escenarios, una declaración unilateral de independencia (DUI), a la que veía poco recorrido por la falta de reconocimiento internacional.

Otro escenario que contemplado en este documento era una «insurrección popular», en que la sociedad civil boicoteaba las instituciones del Estado mediante la «desobediencia civil». Esta vía también se rechazaba ya que entrañaba el riesgo de que el gobierno autonómico perdiese el control.

TORRA ADMITÍA QUE ‘TODO ES INCONSTITUCIONAL’

Según se desprende del documento, Torra también señalaba que Cataluña ya es una «república libre»: «Ya está, ya nos hemos desconectado», exclamaba, aunque admitía que «tienen que encontrar la manera jurídica de resolverlo».

PUBLICIDAD

El presidente catalán identificaba como «responsable del entramado jurídico» necesario para llevar a cabo la secesión de Cataluña al exvicepresidente del Tribunal Constitucional Carles Viver Pi-Sunyer.

«Persona de la que aseguraba que estaría todo preparado en el momento que fuera necesario para lo que contaba con la implicación de todas las Consejerías del Gobierno del presidente Puigdemont», relatan los investigadores.

Torra sostuvo en varias ocasiones que el independentismo había desobedecido al Tribunal Constitucional y señalaba que la declaración de ruptura aprobada el 9 de noviembre de 2015 «de alguna manera» fue la «declaración de independencia».

«Si un país dice que se declara soberano y que a partir de entonces no atenderá a los requerimientos del Tribunal Constitucional, es evidente que esta declaración, que es inconstitucional, marca toda la legislatura que tenemos por delante», indicaba Torra, quien veía esa declaración como un «punto sin retorno».

Torra también decía que el referéndum que estaban proponiendo en aquel momento a los ciudadanos «salva» todo lo que estaban haciendo hasta el momento.

«Y también me diréis, pero cómo me van a dejar hacer un referéndum unilateral si todo es inconstitucional. Exactamente, todo es inconstitucional», admitía, según recoge el informe policial.

Y señala que a continuación aseguraba que ya se han declarado soberanos y que están en otro escenario.

En aquellas fechas Carles Puigdemont llevaba apenas tres meses en la presidencia de la Generalitat (fue investido el 10 de enero). JxSí había prometido la independencia en 18 meses.

Precisamente de esto trata Torra en su libro.

Portada del libro.

La reseña:

«Sólo 100 metros. Podríamos mirar atrás y ver todos los kilómetros recorridos, la larga travesía del desierto. Sólo 18 meses. Podríamos mirar atrás y ver todos los años pasados, todas las luchas perdidas. Pero ahora que Cataluña tiene una mayoría social independentista, ahora que los vientos son favorables, sólo necesitamos mirar adelante. Para culminar el proceso se han de producir todas las condiciones de una tormenta política perfecta -democrática, pacífica, fiel a las instituciones catalanas-, aunque en realidad los requisitos se resumen en dos: todo depende de nosotros y tendremos sólo lo que conseguimos ganarnos. Lo podemos hacer y lo podemos hacer bien. Tenemos el mandato democrático para hacerlo en dieciocho meses. Hemos pasado del derecho a decidir en el deber de la autodeterminación».

«Y los 100 metros finales que nos faltan por recorrer tienen ahora un nuevo sentido, con la muerte de Muriel Casals. Ella es justamente el mejor argumento para trabajar más que nunca para conseguir la independencia: lo debemos. Te lo debemos, estimada Muriel».