PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Una empleada de una empresa de artes gráficas dice que Òmnium encargó material propagandístico para el 1-O

El material que pidió Òmnium tenía un presupuesto de unos 17.200 eurosRosa María Sans, responsable de Recursos Humanos de la imprenta Artyplan.
|

La responsable de Recursos Humanos de la empresa de artes gráficas Artyplan, Rosa María Sans, ha admitido hoy en el juicio del ‘procés’ que Òmnium Cultural encargó material propagandístico del referéndum ilegal del 1-O, folletos y carteles, pero que no se emitió ningún albarán de entrega ni factura.

Rosa María Sans ha dicho que el material que pidió Òmnium tenía un presupuesto de unos 17.200 euros y que no era el primer pedido de esta plataforma independentista, ya que es cliente de Artyplan desde hace años.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

A preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal, ha explicado que el encargo de Òmnium llegó a Artyplan a través de su departamento comercial y que el presupuesto lo fija el departamento de producción, al frente del cual está Blas Cortés.

Sans ha asegurado que no conocía el pedido hasta que la Guardia Civil se personó en un almacén de la compañía para intervenirlo y que después los agentes le pidieron que les informara del precio de venta, que no vio los carteles hasta que aparecieron en la prensa y que el responsable de Producción nunca le comentó que tenían ese encargo.

El registro de la Guardia Civil a la imprenta de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona) tuvo lugar el 15 de septiembre de 2017. La responsable de Recursos Humanos de la imprenta Artyplan estuvo presente.

PUBLICIDAD

Sans ha explicado que tras ello ordenó frenar la impresión de este encargo de carteles, valorado en más de 17.000 euros.

Ha dicho que envió un correo el 19 de septiembre a los empleados advirtiéndoles que, “dado el momento en que vivimos, no se imprimiera nada que hiciera referencia con el referéndum”.

PUBLICIDAD

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, Artyplan elaboró 400.000 dípticos, 26.000 folletos y 30.000 carteles, material que forma parte de un lote más grande de encargos a varias empresas por parte de Òmnium, tal y como consta en el sumario de la causa que investiga la organización del 1-O en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona.

PUBLICIDAD

De los correos electrónicos intervenidos, los investigadores concluyen que Òmnium realizó un pedido de casi 1,3 millones e carteles y trípticos publicitarios del referéndum, lo cual tendría un coste de 61.879 euros entre la impresión y la distribución.

El encargo constaría de un millón de trípticos de tamaño A4, 100.000 pirulos (para estructuras cilíndricas) de 70×100, 150.000 carteles para porterías de tamaño A3 y 30.000 carteles para tiendas de tamaño A4.

“Se puede afirmar que la Generalitat utilizó Ómnium para realizar los pedidos y encargar la distribución de los carteles para animar a votar el 1-O con la inscripción institucional”, deduce la Guardia Civil en uno de los informes incorporados al sumario.

Tras la declaración de Sans, y antes de suspender la sesión hasta las 16.00 horas, la abogada de la exconsejera Meritxell Borrás, Judith Gené, ha recordado al tribunal que mañana está citado como testigo el exdelegado de la Generalitat ante la Unión Europea Amadeu Altafaj, a quien defiende en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona.

La letrada ha anunciado que debido a su condición de imputado en dicha causa se va a acoger a su derecho a no declarar.

PUBLICIDAD

Gené ha apuntado que ayer registró un escrito ante la Sala adelantando esta circunstancia, y ha preguntado si es necesario que Altafaj, que vive en Bélgica, se desplace al Tribunal Supremo, ya que no va a contestar a ninguna pregunta.

Altafaj se ha ofrecido a comparecer por videoconferencia porque, tal y como ha señalado Gené, no se opone a comparecer ante el tribunal.

Preguntado el Ministerio Público sobre su posición, dado que es quien solicitó esta declaración, la fiscal Consuelo Madrigal ha dicho que “asume que no venga”, pero que no renuncia a su declaración, sino que es el testigo, ha precisado, el que “renuncia” a ello.

El presidente del tribunal, el magistrado Manuel Marchena, ha afirmado que la citación continúa en pie porque “lo que no se puede decir es: ‘tranquilo, no venga'”.

De todas formas, cabe la posibilidad de que se organice una videoconferencia para que el testigo no tenga que desplazarse hasta Madrid si no va a declarar, una solución de la que el tribunal informará con tiempo suficiente.

El primero de los testigos citados hoy era José Oriol González, propietario de la empresa Buzoneo Directo, en la que se incautaron 1,3 millones de folletos llamando al voto par el 1-O.

Ha renunciado a declarar alegando estar imputado en la causa que se instruye en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona sobre la organización de la consulta.

En concreto, en esta empresa Buzoneo Directo, situada en la localidad de Montcada i Reixac (Barcelona), se localizaron unos 700.000 folletos informativos para su reparto promoviendo el ‘Sí’, 130.000 carteles de menor tamaño también en apoyo del referéndum, y unos 370.000 dípticos con el logotipo de la Generalitat de Cataluña que se corresponderían con la campaña institucional del referéndum ilegal.

En el mismo local fueron encontrados otros 138.000 carteles con el texto: “Si, per fer-los for a” (Si, para echarlos fuera), unido a las imágenes del Rey Felipe VI, del presidente del Gobierno Mariano Rajoy, el expresidente Jordi Pujol y el expresidente de la Fundación Palau de la Música de Barcelona, Jordi Millet.

Estos últimos carteles incorporan los logos propios e identificativos de la CUP.