PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

José Manuel Maza Muriel, jurista: 14º en la lista del PP por Madrid al Congreso de los Diputados

José Manuel Maza Muriel posando a pocos metros de la sede central del Partido Popular, de donde cuelga un gran cartel de Pablo Casado, quien le ha dado la oportunidad de presentarse en el puesto 14 por Madrid.
|

Está a punto de cumplir 34 años. Está graduado en Derecho y Administración y Dirección de Empresa. Hasta hace poco más de un año fue la mano derecha de José María Alonso, socio director de Baker McKenzie, antes de que éste se convirtiera en decano del Colegio de Abogados de Madrid. Actualmente presta sus servicios, como jurista, en una importante entidad deportiva de la capital de España.

Bilingüe español-inglés y LLM  Master of Laws por la Georgetown University de Washington, EE.UU., de José Manuel Maza Muriel se podría decir aquello de «joven y sobradamente preparado».

PUBLICIDAD

Pepe Maza, como le conocen sus amigos, es, además, el hijo del desaparecido fiscal general del Estado y magistrado del Tribunal Supremo, José Manuel Maza Martín, fallecido el 18 de noviembre de 2017 en Buenos Aires, Argentina, donde se había desplazado para participar en una cumbre de fiscales generales iberoamericanos.

PUBLICIDAD

De su padre –y de su madre, la también magistrada María Jesús Muriel– ha heredado un innegable don de gentes. Es simpático y cercano, a la par que serio y comprometido con lo que hace.

Pepe con su padre, José Manuel Maza; es la foto que lleva en su cuenta de WhatsApp.

Quizá por eso, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha tirado de él para formar parte de la lista de candidatos del partido por Madrid.

PUBLICIDAD

«Yo no soy del PP pero me identifico al ciento por ciento con el proyecto de Pablo. Hace unos meses tuvimos una conversación. Le dije que creía en él como presidente del Gobierno. Yo tengo una profesión, una novia, no tengo hijos, soy libre y estoy disponible para ayudarte en tu proyecto, que considero mío, si es que lo consideras oportuno», cuenta Pepe Maza.

«Mi sorpresa fue cuando hace unos días me llamó por teléfono para ofrecerme formar parte de la candidatura por Madrid. ‘Quiero que vayas en el puesto 14 por Madrid’, me dijo. Y me hizo muy feliz. Sé que la cosa está difícil. En las pasadas elecciones el PP sacó 15 diputados en la capital y en estas va a estar muy reñido, en parte por la irrupción de Vox», reconoce.

Pero pase lo que pase, tanto si se convierte en diputado como si no, considera que la sola experiencia de ser candidato vale la pena por sí misma.

PUBLICIDAD

Sin embargo, él no ha dado el paso al frente hacia la política por para experimentar nuevas sensaciones.

«Vuelvo a repetirte que creo en el proyecto de Pablo Casado. Este momento es crucial para España. Si ganara Pedro Sánchez no sabemos cuánto va a durar la situación en la que nos va a meter ni cómo va a terminar. No soy un experto económico, pero tengo una edad en la que he visto lo que ha ocurrido en los últimos años y lo he sufrido trabajando», explica.

PUBLICIDAD

«He visto cómo quedó el país. Como negaron la crisis en 2008. Recuerdo como si fueran hoy las palabras de Solbes. Y ahora está ocurriendo lo mismo. Pero en estos momentos los españoles no disponemos de los ahorros de entonces. Con lo cual no van a ser cuatro años, sino ocho, porque necesitaremos otros cuatro para la recuperación, como mínimo. Y no nos lo podemos permitir», asegura Pepe Maza.

Pepe Maza está a punto de cumplir 34 años; está graduado en Derecho y Administración y Dirección de Empresa, es bilingüe español-inglés y posee un Master of Law por la Georgetown University, de Washington D.C., Estados Unidos.

CASADO TIENE LAS COSAS CLARAS

«Pablo Casado tiene muy claro lo que hay que hacer con la economía y con la gente que quiere romper las reglas de juego», señala, en clara alusión al desafío independentista catalán. 

Pepe Maza vivió de forma muy directa e intensa las tribulaciones y preocupaciones de su padre, el fiscal general del Estado, durante aquellos meses de septiembre y octubre de 2017, cuando el parlamento autonómico catalán aprobó ilegalmente las leyes de transitoriedad y de referéndum, y luego convocó el referéndum.

«Aquel 1 de octubre de 2017 almorzamos mi novia y yo con mi padre en un restaurante a pocos metros de la Fiscalía General del Estado. Estaba muy preocupado por los acontecimientos. Se le veía en la cara. Pero nunca dudó. Sabía lo que tenía que hacer, que era defender el estado de derecho por encima de todo«, relata. «Comimos rápido porque tenía que regresar a la Fiscalía para continuar analizando las noticias que llegaban de Cataluña».

Para Pepe Maza la noticia de la muerte de su padre en Buenos Aires fue, sin duda, el peor revés personal de su vida.

PUBLICIDAD

José Manuel Maza era no solo su padre. También su mentor y su amigo.

«Fue muy doloroso. Todo el mundo se portó fantásticamente con nosotros, con la familia. Desde Mariano Rajoy, Soraya Saénz de Santamaría,  por supuesto Pablo Casado, y también el resto de los líderes de los partidos políticos y los responsables de las instituciones. Estamos muy agradecidos por el calor y el apoyo que entonces recibimos».

QUÉ HUBIERA DICHO SU PADRE SOBRE SU DECISIÓN DE DAR UN PASO A LA POLÍTICA

Le pregunto a Pepe Maza si se imagina lo que le hubiera dicho su padre, de haber vivido, al tomar esta decisión, de presentarse como diputado por el Partido Popular.

«Me hubiera preguntado si lo había meditado bien, lo primero. Y si estaba convencido. Y lo más seguro, conociéndole como le conocía, es que me hubiera apoyado. Él era un gran demócrata. Creía en el estado de derecho, en el respeto al sistema de división de poderes y en la capacidad del ser humano para cambiar las cosas», asevera.

«Y las cosas sólo se pueden cambiar mediante el ejercicio de la política».

¿Estás siguiendo el juicio contra los 12 procesados que está teniendo lugar en el Tribunal Supremo?.

«¿Quién no?», contesta.

Y añade, sin necesidad de preguntarle de nuevo: «A mí me parece que Manuel Marchena, que es uno de los grandes magistrados penalistas y procesalistas de España está dirigiendo el juicio de una forma ejemplar. Y lo está viendo el mundo entero. Mayor ejemplo de transparencia y de imparcialidad, es imposible«.

«Mi padre admiraba mucho a Marchena, y él a mi padre. La verdad es que, habiendo vivido lo que he vivido con mi familia, con las personas que he conocido por ser su hijo, me siento un privilegiado porque soy consciente de que he vivido rodeado de gigantes. Y la memoria de su ejemplo es uno de los tesoros que han dejado en mí», concluye.