PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

28 de abril: Por qué es importante celebrar el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

La autora de esta columna es Patricia Rivera, abogada del área de Derecho Laboral de Monereo Meyer Abogados.
|

Son muchas las injerencias externas y, en algunas ocasiones, internas, que en el día a día pueden repercutir y repercuten directa o indirectamente en la salud del trabajador.

De ahí que a lo largo de los años se haya llevado a cabo una labor de identificación y determinación de todos aquellos factores que, potencialmente, pueden incidir negativamente en la salud del trabajador en la prestación de sus servicios.

Una labor de cuya mano hemos conocido y desarrollado términos como el de “riesgo laboral” y tomado cartas en el asunto para su “prevención”.

Es así como, de la mano del alcance y desarrollo de los antedichos términos, llega la entrada en vigor en España de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales y Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sin duda, una normativa encaminada al adoctrinamiento e implantación de medidas y reducción de los riesgos e injerencias perniciosas para la salud del trabajador, que pueden darse en los diferentes ambientes del trabajo.

Una normativa que vino a desarrollar el artículo 40.2 de la Constitución Española tal y como lo conocemos, y por medio de la cual se vino a ensalzar y constituir el derecho a la integridad física y a una adecuada política de prevención de riesgos laborales, como uno de los derechos laborales básicos que asisten a todo trabajador (artículo 4.2 d) del Estatuto de los Trabajadores).

Lo que, al mismo tiempo, colinda con la idea de una prestación de servicios por parte del trabajador en un ambiente de trabajo seguro, decente y digno que vele por su dignidad e integridad, tal y como concebidas y enmarcadas por el legislador, respectivamente, en los artículos 10 y 15 de la Constitución Española.

PUBLICIDAD

El 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, cuyo objetivo es promover, precisamente, la esencia del alcance y desarrollo de los términos señalados al inicio del presente artículo: el trabajo seguro, saludable y digno.

Se trata de una campaña de sensibilización que tiene como fin centrar la atención internacional sobre la dimensión del problema y sobre cómo la creación y la promoción de una cultura de la seguridad y la salud puede contribuir a disminuir el número de muertes y lesiones relacionadas con el trabajo.

Es el momento también de conmemorar dos fechas en particular: la del 10 de febrero de 1996 y la del 31 de marzo de 1997, fechas en las que, respectivamente, entraron en vigor en España la Ley 31/1995 y el Real Decreto 39/1997 precitados

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD