PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un preso se introduce dos móviles y 7 bolas de hachís vía anal en un vis a vis

ENTRE EL 2000 Y 2017 SE HAN INCAUTADO 17.140 TELÉFONOS MÓVILES EN LAS CÁRCELES La tenencia de teléfonos móviles y droga en las cárceles -objetos prohibidos- es una falta grave que acarrea sanciones que van desde la prohibición de salir al patio durante un mes al ingreso temporal en una celda de aislamiento y la suspensión de permisos si los tuvieran. 
|

Dos hermanos presos en la cárcel de Zaballa (Álava) están acusados de introducirse por vía anal varias bolas de droga y uno de ellos también dos teléfonos móviles, según ha informado a Confilegal Francisco Llamazares, presidente de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

Los hechos tuvieron lugar en un vis a vis con su madre y el cuñado.

PUBLICIDAD

Estos individuos, que están en la cárcel por diversos delitos relacionados con robos, se enfrentarán ahora a otro procedimiento penal, por «violar la normativa de de objetos prohibidos». 

PUBLICIDAD

De momento, estos internos han perdido todos sus beneficios penitenciarios.

Tras el vis a vis fueron sometidos a un pequeño cacheo y los funcionarios constataron que uno ocultaba en el calzoncillo «diez bolas de hachís» de tamaño considerable. 

PUBLICIDAD

La Ertzaintza los trasladó al hospital Txagorritxu, donde se les sometió a una exploración radiológica, y se detectaron objetos extraños en sus intestinos.

Hasta que los expulsaron permanecieron en el hospital, con custodia policial. Uno de los presos defecó «ocho bolas de hachís y dos bolas de heroína» y el otro «siete bolas de hachís y dos teléfonos móviles», según el parte policial, detalla Llamazares.

Indica que en otros casos no es necesaria la salida al hospital con los internos cuando se puede hacer una radiografía en el propio centro, y el juez la autoriza.

PUBLICIDAD

ENTRE EL 2000 Y 2017 SE HAN INCAUTADO 17.140 TELÉFONOS MÓVILES EN LAS CÁRCELES 

Tanto los teléfonos móviles como la droga son objetos prohibidos en las cárceles y su tenencia es una falta grave.

Llamazares señala que las sanciones van desde la prohibición de salir al patio durante un mes al ingreso temporal en una celda de aislamiento y la suspensión de permisos si los tuvieran.

PUBLICIDAD

Entre el 2000, primer año del que hay estadísticas, y 2017 se intervinieron hasta 17.140 teléfonos en prisiones. 

1.383 en 2017, según informó entonces el Ministerio del Interior en una respuesta parlamentaria al senador de EH Bildu Jon Iñarritu.

En ella, el Gobierno indicaba que para impedir su uso a partir del año 2008 inició la instalación de inhibidores de frecuencias en las cárceles.

Instituciones Penitenciarias también señaló que los centros penitenciarios “disponen de medios técnicos apropiados para evitar la entrada de teléfonos móviles”, como escáneres, arcos y raquetas de detección de metales, aunque destacó que el medio más eficaz para evitar la entrada y detectar el uso de móviles en los centros penitenciarios es la actuación del personal que, a través de la observación de los internos, los registros, cacheos y requisas que realizan los funcionarios impiden su entrada o consiguen su incautación.

CORREA TAMBIÉN FUE SORPRENDIDO EN MARZO CON UN MÓVIL EN LA CELDA

El pasado marzo también fue sorprendido con un teléfono móvil en su celda el cabecilla de la red Gürtel Francisco Correa.

PUBLICIDAD

Correa está interno en la cárcel de Valdemoro (Madrid) desde el 14 de febrero de 2018, cuando comenzó a cumplir la condena por Fitur.

Correa acumula ya 70 años de prisión por tres condenas por liderar la trama Gürtel.

Hasta entonces, Correa estaba en un módulo de respeto, y a raíz de estos hechos fue trasladado al módulo ordinario, con el resto de presos comunes, según informaron fuentes penitenciarias.

Explicaron que el sábado 9 de marzo, en torno a las 15:00 horas, un funcionario de prisiones se percató de que estando sólo en su celda, Correa parecía estar discutiendo con alguien, y cuando se acercó a observar, le sorprendió utilizando un móvil de pequeñas dimensiones.

El funcionario apercibió a Correa y le intervino el terminal, que fue entregado a la dirección de la prisión, que abrió una investigación para comprobar cómo pudo hacerse el cerebro de la Gürtel con este móvil.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, que investiga la presunta financiación irregular del PP, el magistrado José de la Mata, autorizó el desprecinto, apertura y clonado” del móvil, así como “el acceso al contenido” del terminal que le fue intervenido.

Correa acumula ya 70 años y dos meses de prisión por las tres sentencias que hasta la fecha han recaído sobre él por las distintas actividades de la red que corrupta que lideró en connivencia con altos cargos del PP en distintas comunidades autónomas.

En ampliación