PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Marchena ya tiene un club de fans en la Red

La camiseta que los integrantes del Club de Fans de Marchena ha elaborado, todo un reconocimiento al trabajo que el magistrado está realizando en la dirección del plenario. Twitter.
|

Era sólo cuestión de tiempo, pero ya ha sucedido. Manuel Marchena, presidente del tribunal de siete magistrados que está enjuiciando a los 12 procesados por los delitos de rebelión, malversación de fondos públicos y desobediencia, por su participación en los hechos que condujeron al referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, ya tiene un club de fans, de seguidores, en la red.

Se articulan en torno a dos cuentas, abiertas ambas el pasado mes de abril. Una de Twitter, @FansMarchena, y otra en Facebook, Club de Fans del Juez Marchena. 

PUBLICIDAD

Ambas funcionan con el "hastag" #ClubdeFansdeMarchena y tienen ya un principio de "merchandising", una camiseta blanca que, por delante lleva una imagen suya, de plano medio, con la leyenda "Mire vamos a ver...", y que por detrás lleva otra frase: "Está usted ante la autoridad judicial".

PUBLICIDAD

Esta última es que le dirigió al mozo "independentista", Albert Donaire. 

«Mire, vamos a ver, vamos a ver, don Albert. No confunda el escenario. Usted ha sido citado como testigo. Se va a limitar a responder a las preguntas que le formulen las acusaciones y las defensas. Usted es un agente de la autoridad y está usted ante la autoridad judicial», le dijo.

PUBLICIDAD

En ambas cuentas también recuerdan algunas de las intervenciones del magistrado. En Facebook, principalmente, son diferentes cortes, rectificando a testigos, fiscales, abogados defensores, y demás partes.

Casi seguro que al magistrado Marchena no le va a gustar conocer la existencia de este "club de fans" en red. Porque ni es un cantante famoso, ni un actor, ni un crack del fútbol.

Tampoco es probable que a los seis magistrados restantes les "apasione" la idea.

PUBLICIDAD

Todo lo contrario.

Pero es inevitable. No se puede hacer nada. En estos tiempos que corren, la admiración se materializa, precisamente, de esta forma.

PUBLICIDAD

 

 

 

 

PUBLICIDAD