PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El exjugador del Barça Adriano Correia acepta 14 meses de cárcel por defraudar 650.000 euros a Hacienda

Alcanza un acuerdo con la Fiscalía, que rebajará a 14 meses de prisión la pena de tres años que solicitaba, al aplicarle las atenuantes de confesión y reparación del dañoEl jugador del Besiktas JK está acusado de dos delitos contra la Agencia Tributaria por eludir la tributación de los beneficios obtenidos los años 2011 y 2012 por sus derechos de imagen, cuando jugaba en el club azulgrana. Foto: EP
|

El exjugador del FC Barcelona Adriano Correia aceptará hoy una condena de 14 meses de cárcel por un fraude fiscal de 650.000 euros, tras alcanzar un pacto con la Fiscalía, según han informado fuentes jurídicas.

La Fiscalía presentó una denuncia contra el futbolista en mayo de 2016, por dos presuntos delitos contra la Hacienda Pública por valor de 646.086 euros, al haber ocultado sus ingresos derivados de la cesión de sus derechos de imagen en 2011 y 2012, cuando jugaba en el club azulgrana (entre 2010 y 2016).

PUBLICIDAD

Inicialmente, el Ministerio Público pedía tres años de cárcel y una multa total de 1,1 millones de euros, además de indemnizar a la Hacienda Pública con los 646.085 defraudados. Rebajará a 14 meses la pena de prisión al aplicarle las atenuantes de confesión y reparación del daño, ya que el jugador del Besiktas JK ya devolvió a Hacienda el dinero defraudado.

PUBLICIDAD

La vista se celebrará a las 9.30 horas en la Sección Séptima de la Audiencia de Barcelona.

El futbolista deberá aceptar la pena que ha pactado con la Fiscalía ante el tribunal, lo que evitará la continuación del juicio.

PUBLICIDAD

El pacto ha sido negociado durante meses entre la Fiscalía y los abogados del futbolista, Diego Artacho, del despacho RCD, y David Aineto, de Aequo Advocats, que también alcanzaron acuerdos para otros jugadores como Javier Mascherano, Ángel di María y Alexis Sánchez.

OBLIGADO A TRIBUTAR COMO RESIDENTE EN ESPAÑA POR SU RENTA MUNDIAL

El jugador brasileño llegó a España en enero de 2005 para jugar en el Sevilla FC, equipo en el que estuvo hasta que en julio de 2010 fue fichado por el FC Barcelona, y se acogió entonces al régimen especial para trabajadores desplazados a territorio español, que permite tributar como no residentes el año de la llegada y cinco más.

Adriano, que jugó en el Barça hasta que a finales de la temporada 2016 fue traspasado al Besiktas JK, estaba obligado a partir de 2011 a tributar como residente en España por su renta mundial, pero eludió pagar por sus ingresos derivados de la cesión de sus derechos de imagen en 2011 y 2012.

PUBLICIDAD

Para ello, según el fiscal Ricardo Sanz-Gadea, «eludió su tributación mediante un doble mecanismo»: ocultó los ingresos derivados de un contrato suscrito con Nike el 1 de agosto de 2007por el que cobró 63.304 euros en 2011, y simuló la cesión de sus derechos de imagen «a una sociedad puramente instrumental: ‘Chacun à sa place Comercio Internacional e Serviços'», radicada en Madeira (Portugal).

Adriano cedió en 2010 los derechos de explotación de su imagen a la sociedad de Madeira por 2,3 millones y, medio año después, compró dicha empresa a una firma domiciliada en las islas Seychelles, con lo que, según la Fiscalía, se sirvió del ventajoso régimen fiscal de ese territorio portugués para cobrar rentas derivadas de la explotación de sus derechos de imagen al Barcelona.

PUBLICIDAD

El Ministerio Público señala que el futbolista firmó en julio de 2010 un contrato por el que cedía en exclusiva sus derechos de imagen al Barça a cambio de 435.000 euros en la primera temporada, que fueron incrementándose hasta alcanzar la cifra de 595.000 euros en el ejercicio 2014/2015.

En sus ejercicios del IRPF de 2011 y 2012, pagó a Hacienda 178.310 y 149.047 euros, respectivamente, y no incluyó los ingresos derivados de sus derechos de imagen.

En noviembre de 2014, con la inspección de sus declaraciones de la renta iniciada, Correia presentó una declaración complementaria por el IRPF de 2012 incrementando en 924.750 euros los ingresos derivados de su trabajo, que incluirían los obtenidos con sus derechos de imagen, y otros 90.328 por ingresos rendimientos de capital mobiliario.

El Barça, que inicialmente había imputado a la sociedad ‘Chacun à sa Place’ las ganancias del jugador por derechos de imagen como si fuera un no residente en España, presentó en 2014 declaraciones complementarias de retenciones a cuenta del IRPF del jugador, por más de medio millón de euros.

En marzo de 2016, Adriano Correia devolvió a Hacienda otros 65.176 euros correspondientes al IRPF de 2011 y 2012, con lo que según el fiscal «habría saldado en su totalidad con la Hacienda Pública la deuda que existía».

PUBLICIDAD