PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Detienen a un abogado tras una persecución, «por llegar tarde a un juicio»

La velocidad a la que condujo, el dejar mal aparcado el coche y que el conductor emprendiera a la carrera su marcha por las calles eran síntomas sospechososControl de la Guardia Civil.
|

Llegaba tarde a un juicio, y debido a su exceso de velocidad, la Guardia Civil decidió perseguirlo. Sin embargo, el abogado no se detuvo hasta llegar a los juzgados.

Los hechos han ocurrido en Yecla, donde incluso un helicóptero de la cuero armado seguía la pista del letrado.

PUBLICIDAD

Se trataba de un conductor de al que le venían siguiendo desde la autovía A-33 porque circulaba  superando ampliamente los límites de velocidad, según El Periódico de Yecla. El vehículo había entrado en el casco urbano, donde patrullas de la propia benemérita y de la Policía Local empezaron a buscarlo por las calles, sin éxito.

PUBLICIDAD

Ante esta situación, la persecución se complicó, hasta tal punto que el helicóptero fue el único que no le perdió de vista en todo momento y vio cómo el conductor dejaba el turismo en un vado de un garaje situado en la calle Maestro Mora.

Posteriormente, salía corriendo del coche con dirección al centro de la localidad, un comportamiento que podría indicar la huida de algún hecho delictivo, pero llegaba a la zona del juzgado y desaparecía sin que los agentes del helicóptero supieran donde se había escondido.

PUBLICIDAD

La velocidad a la que condujo, el dejar mal aparcado el coche y que el conductor emprendiera a la carrera su marcha por las calles eran síntomas sospechosos.

Como no podía ser de otro modo, tres patrullas de policía llegaron al lugar donde estaba aparcado el vehículo vieron, estaba cerrado.

Comprobaron los datos del propietario, un vecino de Murcia, y si había alguna denuncia por sustracción. No constaba ningún robo. Los agentes no entendían qué estaba pasando.

PUBLICIDAD

Confusión con la fecha del juicio

El origen de este caso rocambolesco tiene lugar a primera hora de la mañana, ya que en el juzgado de Yecla está fijada a esa hora una vista oral por un accidente de tráfico.

Hasta aquí todo normal, pero faltaba el abogado.

PUBLICIDAD

Tras hablar con él, el procurador llega a la conclusión de que todo se debía a un malentendido con las fechas y horas del juicio.

El letrado pensaba que el juicio se iba desarrollar un día después.

Por suerte, al ver que el abogado no llegaba, el juez dio un margen de tiempo a todos los presentes, para ver si de esa manera daba tiempo a que el abogado llegara a una hora como para desarrollar el juicio.

“Entró jadeando, sofocado, con la camisa fuera…” explica una persona que estaba presente en la sala. El caso es que recuperó el aliento y ejerció de abogado.

“Lo hizo bien, no se le vio alterado”, comentaron las mismas fuentes.

PUBLICIDAD

El juicio terminó y en ese momento los agentes decidieron que ahora les tocaba a ellos hacer las preguntas. 

“Esto lo podemos hacer bien o mal, de usted depende”, le dijeron al abogado que salió escoltado por los Guardias Civiles hasta el coche mal aparcado.