PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Gonzalo Jiménez-Blanco ha fallecido en Madrid

Gonzalo Jiménez-Blanco
|

En la tarde de este hoy sábado, 27 de julio, ha fallecido el abogado y colaborador de Confilegal Gonzalo Jiménez-Blanco, a los 57 años de edad, como consecuencia  de una larga enfermedad que le ha mantenido alejado estos últimos años de la abogacía, una de sus pasiones.

A partir de las 20 horas de hoy sus restos mortales estarán en el Tanatorio de la Paz de Tres Cantos. Mañana, domingo, a las 18 horas, se celebrará una misa en su memoria. 

PUBLICIDAD

Con su desaparición, la abogacía de los negocios pierde a otro de sus talentos de forma prematura.

PUBLICIDAD

El pasado 13 de mayo del 2018  la abogacía de los negocios rendía un sentido homenaje a este abogado total, capaz de cerrar una operación como gestionar un arbitraje con éxito, donde el colofón fue un libro Amicorum donde cada capítulo fue escrito por uno de sus mejores amigos.

Hasta que su enfermedad se lo permitió, fue uno de los colaboradores destacados de Confilegal, con artículos siempre llenos de ideas y mensajes para las jóvenes generaciones de abogados.

PUBLICIDAD

En este enlace nuestro lector podrá leer uno bajo el nombre “El espíritu de la superación”, un enunciado que podría también atribuirse a este magnífico jurista.

Gonzalo Jiménez-Blanco Carrillo de Albornoz, natural de Granada tuvo en la abogacía, el arbitraje y su familia y amigos sus tres principales pasiones.

Hijo del político y abogado granadino Antonio Jiménez-Blanco, fue uno de los impulsores de de la firma Ashurst en España.

PUBLICIDAD

Realizó sus estudios superiores, Derecho y  Ciencias Económicas y Empresariales, en la Universidad Pontificia de Comiilas-ICADE, logrando la  Matrícula de Honor en la Licenciatura de Derecho.

Comenzó su vida laboral en el sector privado, en Repsol (entonces ENP) (1986-1988) y en Bestinver (1988-1989).

PUBLICIDAD

En 1991, ingresaría por oposición en el  Cuerpo de Abogados del Estado con el número 3 de su promoción.

 En la Administración Pública desempeñó diversos cargos como abogado del Estado; en el Ministerio de Industria  (1991-1993), en la Comisión Nacional de Mercado de Valores (fue subdirector de la Asesoría Jurídica entre 1993-1996), y en el Instituto de Crédito Oficial (ocupó el puesto de secretario del Consejo y jefe de la Asesoría Jurídica desde 1996 a 1999).

En 1999 solicitó la excedencia voluntaria para realizar sus actividades en el sector privado como jefe de la Asesoría Jurídica y gecretario general de British Telecom en España (entre 1999 y 2002).

Pero quizás una de sus obras más notables ha sido Ashurst.

Un despacho internacional en el que se involucro casi desde sus inicios.

PUBLICIDAD

En 2002 se incorporó como socio a la firma de abogados Ashurst, Morris and Crisp (actualmente, Ashurst), donde llegaría a ser «Managing Partner» (socio director) de la oficina de Madrid (desde 2007 hasta 2012) y «Head of Spain» (máximo responsable de la firma en España), de 2013 a2016, liderando la práctica de Derecho Financiero y Bancario.

En el ejercicio de su actividad como jurista en Ashurst, además de asesorar decisivamente​ en multitud de operaciones corporativas, Jiménez-Blanco ha destacado por su dedicación al mundo del arbitraje, donde alcanzó una posición de reconocido prestigio en el sector.

Eso le hizo ser árbitro y abogado de parte en numerosos litigios, además de haber publicado diversos libros y trabajos especializados en esta materia.

Fue también académico correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación desde 1999.

Junto con su actividad en el mundo del Derecho, Gonzalo Jiménez-Blanco fue un persona inquieta, culturalmente hablando.

Publicó el libro “Conversaciones con Antonio López, una obra que recoge sus diálogos con el famoso pintor realista de Tomelloso, y que fue publicada por el Museo Thyssen en el 2016.

AL mismo tiempo llegó a gestionar un blog de viajes (“blog-de-viajes.es”), otro de cine (“vivir-de-cine.es”) y un canal de televisión en Youtube (Gonzalo Jiménez Blanco TV).

Desde aquí nuestras condolencias a María Zubiaga, su viuda y a sus tres hijos, que mantienen la calidad humana de Gonzalo y que han estado hasta el último momento luchando con él ante su enfermedad.

Descansa en paz Gonzalo Jiménez-Blanco, amigo.

Nunca te olvidaremos.