PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El homenaje que la abogacía rindió a mi padre, Gonzalo Jiménez-Blanco

María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa y compañera de promoción de Gonzalo en la oposición, en un momento de su intervención.
|

El 7 de mayo tuvo lugar en Cuatrecasas la presentación del libro “Liber Amicorum Gonzalo Jiménez-Blanco”, que reúne artículos de 40 autores, 40 de los abogados más prestigiosos del país, dedicados a Gonzalo Jiménez-Blanco. Un nuevo homenaje para una persona que, en mi poco objetiva opinión, se lo merece todo.

Gonzalo lleva más de un año recibiendo el reconocimiento y la admiración expresa de sus colegas y amigos. En el último año ha recibido la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort, ha sido nombrado colegiado de honor del Colegio de Abogados de Madrid, ha sido galardonado con el premio de honor Forbes a la Trayectoria Profesional y el premio ICADE a la carrera consolidada.

Sin embargo, sigue recibiendo estas muestras de cariño con la ilusión de un niño. Desde las 4 de la tarde insistía en hacer pruebas de conexión de Periscope para estar seguro de poder verlo en directo y desde las 19:00 preguntaba si había acudido mucha gente.

Pues sí, Papá, había muchísima gente. Una vez más y como viene siendo habitual, el aforo estaba más que completo. Amigos de todas partes se reunieron en la nada fácil fecha de un lunes por la tarde para mostrar una vez más su cariño a Gonzalo Jiménez-Blanco.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Gonzalo no pudo asistir en persona, pero no se puede decir que no estuviera presente. En un ambiente emocionante, los 5 conferenciantes dedicaron hermosas palabras a Gonzalo.

Rafael Mínguez, socio de Cuatrecasas y anfitrión del acto, destacó que en el libro no están todos los amigos de Gonzalo que son y pidió disculpas a aquellos que no habían podido participar en el libro, sin embargo, ante el aluvión de peticiones que los coordinadores habían recibido, temían que en lugar de un libro acabaran publicando una enciclopedia. Mínguez alabó la facilidad y precisión de Gonzalo con la pluma y le definió como un “regalo” para todos los que disfrutan de su amistad.

María José Menéndez, socia directora de Ashurst Madrid, subrayó la importancia de Gonzalo en Ashurst, su legado y su capacidad para sacar lo mejor de los demás. En palabras de Menéndez, Gonzalo contagió su pasión por su trabajo y su generosidad, un ejemplo de actitud ante la adversidad y de alegría, sean cuales sean las circunstancias. Por eso, “Gonzalo nos enamoró a todos y los enamoró a todos”.

PUBLICIDAD

Sebastián Albella, presidente de la CNMV, quiso recalcar la capacidad de Gonzalo por interesarse y destacar en múltiples ámbitos, no circunscrito solo a las distintas áreas del saber jurídico, como demuestra el libro publicado hace un año llamado “Conversaciones con Antonio López”. Albella alabó el paso de Gonzalo por la CNMV entre 1993 y 1996, donde “dejó una huella indeleble y contribuyó decisivamente a asentar los cimientos del ejercicio riguroso de la potestad sancionadora que ha caracterizado a la institución desde entonces”.

Por su parte, María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa y compañera de promoción de Gonzalo en la oposición, aseguró que se pregunte a quien se pregunte, la figura de Gonzalo desprende respeto, reconocimiento y un profundo cariño. Cospedal destacó la cultura del esfuerzo que Gonzalo siempre ha llevado como bandera, el amor por su trabajo y su capacidad para trabajar más que nadie, pero lo más importante de todo, siempre ha sido una buena persona. Cospedal quiso agradecer a Gonzalo y a su mujer María su ejemplo constante, que empuja a los demás a intentar ser mejores.

María, mujer de Gonzalo, agradeció a todos los amigos, presentes y ausentes, su constante cariño. María reconoció la importancia de los amigos en la vida de Gonzalo, en los buenos y malos momentos y, más aún, en la enfermedad. Nunca le han dejado sentirse solo, nunca ha estado solo. Por supuesto, también dedicó un gran agradecimiento a Ashurst, patrocinador del libro y casa de Gonzalo durante 14 años.

PUBLICIDAD
El Auditorium de Cuatrecasas estaba lleno casi lleno en el homenaje.

Orgulloso de mi padre

Siempre he admirado a mi padre. Que le voy a hacer, es mi padre. Por eso, ver muestras de cariño y de respeto tales como las del pasado lunes, elevan el orgullo que siento por él por encima de lo que creí que se podía.

PUBLICIDAD

Es emocionante ver como se reconoce su labor profesional, a la que ha dedicado su vida, pero lo es aún más ver como se reconoce su valía personal. Ver la cantidad de gente que después de tantos actos siguen dejando su actividad a mitad de un lunes por la tarde para ir a apoyar a Gonzalo a donde haga falta. Fueron innumerables las personas que se acercaron con una anécdota que contar por la cual se mostraban inmensamente agradecidos a Gonzalo y no hubo ninguna que no destacara la amistad que les une con él.

Por eso queremos dar las gracias. A María José Menéndez, José Ramón del Caño, Javier García de Enterría, Rafael Mínguez y Lucas Osorio por organizar y hacer posible un gran homenaje como éste.

A María Dolores de Cospedal y a Sebastián Albella por sus cariñosas palabras. A todos los autores, a todos los que quisieron participar y no pudieron, a todos los que estuvieron presentes el lunes y a todos los que quisieron venir y no pudieron. En definitiva, a todos. Muchísimas gracias por vuestra amistad, por vuestro cariño y por vuestro tiempo.

Aunque como hijo siempre toca cuestionar las lecciones de tus padres, siempre he sospechado que él tiene razón: lo importante es ser buena persona.

PUBLICIDAD