PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El padre del niño asesinado en Almería denunció en septiembre a su expareja por presunto maltrato al menor

El niño habría enviado a su abuela paterna el pasado 23 de septiembre unos audios por WhatsApp en los que pedía ayuda ante el comportamiento de su madreSergio Fernández había obtenido la custodia de su hijo tres días antes del crimen. Foto: Telecinco
|

Sergio Fernández, el padre del niño de siete años al que presuntamente mató su madre presentó una denuncia el pasado septiembre en la Guardia Civil en la que relataba que su hijo podía estar siendo víctima de malos tratos por parte de su expareja, A.M.B.L.

Ésta fue detenida el pasado jueves, después de que fuese hallado el cuerpo sin vida de su hijo en el interior del vehículo que conducía. El arresto se produjo en la localidad de Las Norias de Daza, perteneciente a El Ejido (Almería).

PUBLICIDAD

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de El Ejido (Almería), María del Carmen Juarez Ruiz, decretó el pasado sábado su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

PUBLICIDAD

Según los primeros indicios el pequeño fue estrangulado.

La mujer, de 38 años, es natural de Alcoela (Almería), y vecina de la barriada de Villa Inés de Huércal. Fue arrestada después de pedir ayuda para sacar al niño de su vehículo a la expareja de su padre, quien alertó a los servicios de emergencia.

PUBLICIDAD

Sergio Fernández presentó esta denuncia el pasado 23 de septiembre en el cuartel de la Guardia Civil de Huércal (Almería). Recayó en el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia.

Según publicó ayer el diario Ideal en Almería, el niño habría enviado ese mismo día a su abuela paterna unos audios por WhatsApp en los que pedía ayuda ante el comportamiento de su madre.

El padre habría contactado entonces con el 112 para informar del contenido de esos mensajes, enviados desde el domicilio de A.M.B.L.

PUBLICIDAD

A continuación, se habría personado en el cuartel de la Guardia Civil de Huércal de Almería para denunciar a su expareja por presunto maltrato al menor.

El padre presentó el pasado 6 de septiembre una demanda para la modificación del régimen de guarda y custodia ante el juzgado, que mantenía abierto un procedimiento por unión de hecho contenciosa.

PUBLICIDAD

La vista, en audiencia pública, para oír a las dos partes se celebró el 4 de octubre.

En el transcurso de la misma, según publica Europa Press citando fuentes judiciales, se solicitó que se revocase la guardia y custodia concedida a la madre con régimen de visitas al padre alegando que no cumplía con sus obligaciones materno filiales y que cuando el niño estaba con A.M.B.L. «no iba a clase, no comía bien o no estaba cuidado en condiciones, con falta de higiene».

«En ningún momento se apuntaron circunstancias que supusieran la existencia de un riego vital para el menor», precisaron esas fuentes a la citada agencia, según publica, y señalaron que la sentencia que resolvía retirar la guarda y custodia a la madre tiene fecha de 7 de octubre, por lo que estaba en trámite de notificación sin que hayan podido precisar si la detenida ya tenía conocimiento del fallo cuando presuntamente quitó la vida a su hijo.

Además, según informa la citada agencia citando a fuentes cercanas al caso, este año, el Juzgado de Primera Instancia 8 de Almería decretó el internamiento involuntario en Salud Mental de la mujer, el cual se prolongó durante 9 días, tras lo que recibió el alta médica con prescripción de tratamiento farmacológico.

Europapress también indica que «el procedimiento de unión de hecho contenciosa se inició de forma paralela a unas diligencias previas por vía penal el 5 de abril de 2017, cuando A.M.B.L. presentó un denuncia por presuntos malos tratos del padre de su hijo hacía ella».

PUBLICIDAD

Dice que el informe de violencia de género fue negativo y que se remitieron las diligencias al Juzgado de lo Penal 4 de Almería que dictó sentencia absolutoria en febrero de 2019.

Al no ser firme la sentencia, el Juzgado de Violencia contra la Mujer de Almería continuó la pieza contenciosa de medidas sobre el hijo en común y el 23 de enero de 2018 se otorgó de forma definitiva, tras un acuerdo entre las partes, la guardia y custodia a la madre y se impuso un régimen de visitas al padre.

El padre había obtenido la custodia tres días antes de que su hijo fuera asesinado.