PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Administradores y directivos reclaman más cobertura de sus seguros ante la avalancha de obligaciones

Expertos debaten acerca de la aplicación práctica y la transformación de dicho seguroAnte los peligros y las exigencias a las que tienen que hacer frente, los dirigentes de las empresas requieren más cobertura de seguros.
|

Ser administrador o directivo de una empresa empieza a convertirse en una profesión de riesgo. Ante esta situación el llamado seguro de D&O (directors & officers –directores y dirigentes–) es un seguro de responsabilidad civil que protege a los miembros del órgano de administración de una sociedad, y a las personas de la empresa que ostentan cargos de dirección y cuyas decisiones comprometen a la empresa frente a terceros.

Un seguro de D&O sirve fundamentalmente para hacer frente a los gastos de defensa de los administradores sociales (costas judiciales, gastos y honorarios que se generen en la defensa de una reclamación que puede incluir los gastos de apelaciones y los gastos de constitución, de fianzas civiles y las necesarias para garantizar la libertad provisional del asegurado).

PUBLICIDAD

Junto a ello puede cubrir las posibles indemnizaciones a que sean condenados por los tribunales como consecuencia de la realización de un acto incorrecto, ya sea por acción u omisión, que de origen a la exigencia de responsabilidad y les sea exigida a éstos por la propia sociedad, los socios o los acreedores sociales.

PUBLICIDAD

Laura Ruiz, asociada senior del Área de Litigación y Arbitraje de Pérez-Llorca formó parte de un debate celebrado recientemente en la sede de este despacho.

Junto a ella empresas y aseguradoras debatieron sobre la transformación del seguro D&O y su crecimiento en un entorno con más exigencias para la empresa y sus administradores.

PUBLICIDAD

En declaraciones a esta publicación explica que estamos ante  un seguro abierto a aquellos profesionales con capacidad de gestión y dirección en la empresa “los siniestros con el incremento de obligaciones han crecido. Y es ahí donde se testa la póliza de D&O y cuál es su cobertura».

«Al mismo tiempo los productos cambian ante la demanda de estos usuarios para estar cubierto ante la avalancha de obligaciones que les llega”.

En la actualidad, la cobertura que reclaman dichos dirigentes tiene diferentes focos de interés “los administradores siguen con preocupaciones tradicionales que ya tenían, las responsabilidades que la propia Ley de Sociedades de Capital ya indica, pero también nos preocupan por cuestiones nuevas como situaciones previas al concurso y dentro del mismo, donde pueden tener responsabilidad”.

PUBLICIDAD

Junto a ello, Díaz habla de “multas y sanciones que también les ocupa y como pueden cubrir con el seguro D&O. También se habla de la responsabilidad del directivo ante el incumplimiento de la empresa de las obligaciones tributarias que suele ser subsidiaria».

«Al mismo tiempo la Ley de Secretos Empresariales establece obligaciones, esto hace que la póliza de D&O esté creciendo en su cobertura”.

PUBLICIDAD

En esta tesitura muchos directivos optan por seleccionar los riesgos más importantes para así centrar su póliza de seguros en esos cometidos “El tema de protección de datos y los ciberriesgos están generando preocupación en estos directivos”.

Habitualmente el pago de esos seguros corre a cargo de la propia empresa.

Sobre la elección del mencionado seguro para directivos y administradores “hay que considerar diferentes sectores; tanto el tamaño de la empresa como su ámbito de actuación. No es lo mismo una empresa expuesta a protección de datos que otra que maneje menos datos y esté menos expuesta».

«Por eso es importante con los corredores de seguros detectar los riesgos y necesidades en cada empresa”, subraya Laura Ruiz.

Para esta jurista es habitual que se contrata una póliza básica y luego se vayan añadiendo capas en función de los nuevos riesgos empresariales que asuma esa empresa y que repercute en el citado directivo “cabe también la opción ante un riesgo muy significativo hacer una póliza independiente en materia de ciberriesgo o ciberseguro que ya está operativo en el mercado”.

PUBLICIDAD

Crecen los seguros D&O en nuestro país

En esta jornada de trabajo que Díaz participó intervinieron Juan Arsuaga, presidente y consejero delegado de Lloyd’s Iberia, quien además ejerció de moderador.

Asistieron como ponentes María Victoria Valentín-Gamazo, Deputy Manager Financial Lines (subdirector de Líneas Financieras) de AIG; María Belén Pose, directora de la Asesoría Jurídica de Arag.

En este debate se demostró que ya las principales aseguradoras del país ya cuentan con estas pólizas D &O para primeros directivos de empresa “hay muchas aseguradoras que se están centrado en las pymes a nivel de ciberriesgo porque realmente tienen menos recursos que dedicar a la ciberseguridad e intentan mitigar dichos riesgos”, explica nuestra interlocutora.

A lo largo de esta jornada, María Victoria Valentín-Gamazo compartió la visión del seguro de D&O desde la perspectiva de las aseguradoras. Constató, durante su intervención, un importante aumento de los siniestros en las pólizas de D&O, especialmente desde el año 2016, fecha que consideró “el punto de inflexión, dada la cantidad de casos de corrupción que se notificaron”.

Además, señaló como otro punto importante que la siniestralidad se ha extendido a empresas de todos los tamaños, “mientras que antes afectaba a clientes más grandes”.

Se detuvo, asimismo, en explicar los cambios normativos que han provocado que las reclamaciones sean cada vez más “sofisticadas” y detalló las principales causas que provocan los siniestros.

Una lista en la que también se incluyen las acciones sociales de responsabilidad, la responsabilidad contable o los delitos contra la Hacienda Pública, entre otros. 

Una situación que, explicó, está provocando que las aseguradoras establezcan limitaciones en las pólizas y que se estén incrementando las primas.

No obstante, la directiva de AIG consideró que “la póliza de D&O ha funcionado adecuadamente desde siempre” y que sigue siendo “una buena forma de transferir el riesgo”.

Por su parte, María Belén Pose, indicó que en los últimos tiempos ha aumentado el riesgo de que los administradores incurran en responsabilidad al crecer tanto el número de obligaciones que se les imponen como la complejidad de las mismas, lo que hace que su correcto cumplimiento resulte cada vez más complicado.

A este respecto, realizó un repaso de la jurisprudencia más reciente del Tribunal Supremo relativa a las cuestiones más controvertidas en el ámbito del seguro de D&O.

Por último, hizo referencia a la importancia de las cláusulas ‘claim made’ como limitativas de derechos y a la especial atención que hay que prestar cuando se realiza un cambio de aseguradora para evitar vacíos de cobertura debido a la existencia de estas cláusulas.

Respecto a las exenciones que no cubren este tipo de seguros “muchas tienen que ver con aquellas actividades que no se hacen como administrador de la empresa. Así las actuaciones dolosas quedan fuera del ejercicio profesional como administrador o directivo de la empresa”.

Díaz reconoce que hay un debate sobre las conductas dolosas y la Ley de Contrato de Seguro señala que esas conductas no pueden estar sujetas a seguro, pero por otro lado el articulo 76 de dicha norma deja abierta la puerta a que “terceros perjudicados reclamen al seguro, incluso por actuaciones dolosas y que luego la aseguradora luego reclame esa actuación a la persona que realizó esa actuación”. Habrá que ver qué tendencia se impone al final.