PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Así resolvieron otros países el problema de las víctimas de la Talidomida, que España no ha solucionado

|

Salvador Illa, anunciado nuevo ministro de Sanidad en la tarde de ayer viernes, tiene ante sí la posibilidad de darle carpetazo al problema de los afectados por la Talidomida, de una vez por todas.

Para siempre. 

Antes han pasado cinco gobiernos y diez ministros de Sanidad que no han resuelto aún este asunto en España. 

Un fármaco creado por la multinacional farmacéutica alemana Grunenthal, el cual generó múltiples secuelas en aquellos embarazos de los años sesenta en todo el mundo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los afectados, desde el 2003, están organizado en la Asociación de Víctimas de la Talidomida (AVITE), entidad que agrupa a cerca de 300 personas y que prepara su próxima Asamblea, el 1 de febrero.

El asunto se ha resuelto de forma satisfactoria en la mayor parte de los países del mundo.

Salvo en España donde sigue abierto el tema. Es, sin duda, una asignatura pendiente para el Ministerio de Sanidad. 

PUBLICIDAD

El pasado mes de julio AVITE presentaba en la Audiencia Nacional una demanda, que fue admitida a trámite, en la que reclaman 390 millones de euros al Estado por «flagrante inactividad».

Son las cantidades que le corresponden a sus socios afectados por la talidomida, reconocidas en la Ley 6/2018, de 3 de julio, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2018, que a pesar del transcurso de más de un año aún nadie ha percibido.

Acorde a los datos que AVITE ha proporcionado a Confilegal, esta es la forma de cómo se afrontó el problema de la talidomida en distintos países del mundo, para vergüenza nacional. 

PUBLICIDAD

La relación existente entre los afectados, organizados en asociaciones, al igual que el intercambio de información, es bastante fluida en los últimos años:

PUBLICIDAD

ALEMANIA 

Es el país que creó la droga, y por tanto el máximo responsable, toda vez que alemana era la farmacéutica que lo sintetizó y distribuyó por el mundo, y alemanas las pruebas de control que se deberían haber hecho, y no se hicieron. 11 medicamentos vendidos con Talidomida entre 1.957/62.

Hay 2.874 víctimas reconocidas en Alemania. A punto de tener que acudir a juicio Grunenthal,  llegó a un acuerdo extrajudicial con las víctimas en 1070 pagó 110 millones de marcos en un fideicomiso para los afectados gestionado por el Estado. 

Cuando este fondo  se acabó, lo asumieron entre el Estado alemán y aportaciones económicas de Grunental a través de una fundación creada a tal efecto. 

Las cantidades que perciben las víctimas se componen de una indemnización y una pensión mensual vitalicia para las víctimas en función del grado de afectación.

PUBLICIDAD

En la actualidad la pensión está entre los 1.000 y los 7.000 euros al mes en función del grado de minusvalía, más pagos anuales de 12.000 euros para gastos de adaptación, dentista, fisioterapia, etc.

REINO UNIDO

Se han comercializado 6 medicamentos vendidos entre 1.957-62. 458 víctimas que percibieron en 1.965 una indemnización cuantiosa por parte del laboratorio distribuidor (Distiller, hoy Diageo) y desde entonces hasta la actualidad, pensiones mensuales vitalicias en función de su grado de afección que van de los 1.000 a los 3.500 euros al mes.

Los afectados se agruparon en la Thalidomide Trust. Todas estas aportaciones están exentas de tributación.

IRLANDA

5 medicamentos vendidos entre 1.959-63. Existen 36 víctimas reconocidas. Percibieron una cuantiosa indemnización (1.970) y unas pensiones vitalicias subvencionadas en parte por el Gobierno irlandés y en parte por el alemán a través de su asociación de afectados. 

Perciben desde entonces pensiones entre los 1.000 y los 2.300 euros al mes, en función de su grado de afectación.

CANADÁ

3 medicamentos vendidos entre 1.958-64. Desde 1.968 las víctimas canadienses, alrededor de 105, están incluidas entre los pensionistas heridos por la 2ª guerra mundial en lugar de crear una legislación específica.

La Talidomida fue distribuida por MerrelI en este país. Los afectados agrupados en una asociación donde Mercedes Benegui, su presidenta, es hija de españoles.

Fueron compensados por el Estado canadiense y perciben pensiones vitalicias que van de los 1.500 a los 3.000 euros al mes, en función de su discapacidad.

JAPÓN

Se comercializaron 10 medicamentos entre 1.958-63. 309 víctimas, compensadas por el estado japonés y Dainippon, laboratorio que allí distribuyó la droga. Cuantiosas indemnizaciones en 1.970 y pensiones vitalicias en función de su afectación. Desconocemos las cuantías, pero nos consta que les da para vivir desahogadamente

AUSTRALIA

Un medicamento vendido entre 1.957-62. 46 Víctimas, idénticas condiciones que Reino Unido al ser Distiller (hoy Diageo) la distribuidora allí. Además ha habido recientes demandas contra ella de víctimas, como fue el caso Lynnete Rowe, que logró un acuerdo extrajudicial antes del pleito en los tribunales con compensación millonaria en el 2015.

ITALIA 

Caso especial, la Asociación de afectados contacta con Berlusconi, presidente italiano en aquel momento. 15 medicamentos vendidos entre 1.957-65. 300 víctimas incluidas en 2.008 en una Ley de compensación vitalicia por parte del Gobierno italiano.

El propio Gobierno italiano evitó hacerles pasar por reconocimientos solo asumiendo un plazo de venta desde 1.957 a 1.965 e incluyendo a todos los potenciales destinatarios. Pensiones vitalicias entre 2.300-4.000 €/mes según grado afectación. 

SUECIA

3 Medicamentos vendidos, 1.957-63. 120 víctimas. Cuantiosas compensaciones indemnizatorias en 1.965, amplísimas coberturas socio-sanitarias y una pensión vitalicia entre 1.000-2.000 €/mes, subvencionada por el Estado sueco y el laboratorio distribuidor en aquel territorio que fue Astra-Zéneca.

En este país nórdico, las pensiones no son muy grandes pero las coberturas sociales son importantes. Las víctimas de talidomida tienen hospital propio donde se enseñan a los niños a vestirse, entre otras cuestiones. También se paga la adaptación de las viviendas y automóviles. Tiene muy pocos gastos estas personas.

BRASIL 

Su última presidenta, Dilma Roussef, multiplicó  por dos o tres las pensiones. También hay buena cobertura social. Aquí es el estado brasileño quien paga las pensiones que reciben los afectados. 

ESTADOS UNIDOS 

Fue distribuido por Merrell, una de las escasas víctimas fue una hija de un congresista americana que adquirió el fármaco en Canadá. Periodo de consumo escaso entre 1959, se regalaban muestras farmacéuticas porque el consumo no fue permitido.

Las 50 afectadas se resolvieron con fuertes indemnizaciones de millones de dólares sin tener que acudir a juicio.

EN ESPAÑA TODO PENDIENTE AÚN 

Frente a estas soluciones, Rafael Basterrechea, vicepresidente de AVITE nos habla del caso de nuestro país  España: “Hay reconocidos 10 medicamentos vendidos con Talidomida entre los años 1.950 y 1.985 (35 años, 30 más que en el resto del mundo)”. 

Sin embargo, según las últimas noticias, “nuestro Ministerio de Sanidad, con solo 103 víctimas, de 584 reconocimientos efectuados , van a percibir una indemnización media de 700.000 euros como pago único”.

Unas cifras que han sorprendido a la comunidad médica.

Al mismo tiempo, indica que dicho pago “no estará exento de tributación fiscal que lo dividirá por dos, 350.000 euros gracias a la generosidad de Pedro Sánchez y su Gobierno, agraviando al colectivo en comparación de las víctimas del VIH, las de la Hepatitis ‘C’, o las del terrorismo, que no tributan fiscalmente sus compensaciones”.

También aclara que “nos han comentado que se hará una revaloración de nuestros grados de discapacidad para determinar qué parte del total (a libre albedrío) es la causada por la Talidomida, pudiendo volver a dividir por dos, o por tres, la compensación”.

Para Basterrechea la maniobra está clara: “quieren encajar los 20 millones de euros que ya asignaron a nuestro colectivo incluso antes de conocer el número de afectados”.

Hay que recordar que la cantidad reclamada por AVITE al Estado llega a los 390 millones de euros.

Desde AVITE, como desde otros estamentos, se cuestiona el proceso de reconocimiento efectuado y que se dio a conocer sus datos a finales del mes de diciembre.

Unos reconocimientos que han dejado a más de cuatrocientas personas fuera de la lista de víctimas reconocidas como tal.  

Los afectados por Talidomida esperan que la Audiencia Nacional reconozca sus derechos y que en este año 2020 se solucione este tema que ha marcado toda su vida.

Habrá que saber si el nuevo ministro de Sanidad, Salvador Illa, y Pablo Iglesias, vicepresidente para Asuntos Sociales, están dispuestos a equiparar a los afectados españoles con el resto del mundo.