PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El abogado del siglo XXI: Una imagen con alma

La columnista, Regina Ascanio, asesora de imagen (www.reginaascanio.com), afirma que en tan solo 2 segundos transmitimos una impresión de nosotros a los que nos rodean.
|

¿Y por qué una imagen con alma? Porque paradójicamente, en la era de la comunicación, las personas cada vez estamos menos conectadas con nosotras mismas.

Aún con eso, suena raro, ¿verdad?… y más viniendo de una asesora de imagen.

Se supone que nuestra profesión es fría y superficial; ¡pero yo vengo a romper con ese mito!

Porque la realidad es que nuestra imagen refleja nuestro yo más interno y para hacerlo de una manera consciente, es necesario embarcarse en un viaje profundo, en el que conectemos con nuestra alma.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Una imagen con alma nos permite manifestarnos desde nuestra esencia, proyectándonos con seguridad y autoridad ante el mundo.

Una imagen con alma nos permite expresarnos con autenticidad, transmitiendo quienes somos en realidad, mostrando en ella nuestros valores más profundos; nos permite ser fieles a nosotros mismos, a nuestros principios, y eso, en definitiva, es lo que nos hace diferentes, únicos, de manera constante y coherente.

Una imagen con alma refuerza nuestros valores, porque transmite credibilidad, integridad, carisma, dinamismo, seguridad en uno mismo, cercanía… y eso va a reforzar siempre la seguridad y confianza en nosotros mismos.

Y tú, ¿qué impresión quieres que reciban de ti?

PUBLICIDAD

Nuestra imagen expresa visualmente cómo nos perciben los demás.  Especialmente en el mundo del derecho; esta poderosa herramienta, resulta fundamental para generar empatía, ser confiable, respetable e influyente.

Estudios de Harvard demuestran que, en tan solo 2 segundos, creamos una impresión memorable, profunda y duradera en los demás, aún sin haber mediado palabra, y, queramos o no, eso lo transmite nuestra imagen.

Albert Mehrabian, antropólogo inglés, estableció que el 93% de nuestra credibilidad frente a una persona que acabamos de conocer, se basa en nuestra imagen.

PUBLICIDAD

Los seres humanos tendemos a clasificar categóricamente a las personas y a las cosas.

La inmediatez en la toma de decisiones resulta imperativa en las comunicaciones del siglo XXI, por lo que hoy más que nunca, resulta imprescindible realzar la importancia del mensaje que transmitimos a través de nuestra imagen, y tener una imagen única y diferente, una IMAGEN CON ALMA.

PUBLICIDAD