PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La juez decana de Madrid restringe el acceso del público a las sedes judiciales de la capital por el coronavirus

Esta medida se extenderá hasta el 13 de abril, sin perjuicio de su posible prórroga o alzamiento en función de las recomendaciones de las autoridades sanitariasPide la limpieza y desinfección de sedes judiciales.
|

La magistrada-juez decana de Madrid, María Jesús del Barco Martínez, ha dictado un acuerdo gubernativo para restringir el acceso del público a las sedes judiciales de la capital para evitar la propagación del coronavirus.

Solo podrán acceder aquellas personas que acrediten y justifiquen documentalmente que han sido citadas por algún órgano judicial o tienen un procedimiento abierto en algunos de los juzgados.

El acceso se limita a la persona que ostenta esa citación o es parte procesal y solo por causa justificada por razones de salud o de imposibilidad física podrá acceder al edificio acompañada de otra persona.

Esta medida, que es de aplicación inmediata, se extenderá hasta el 13 de abril de 2020, sin perjuicio de su posible prórroga o alzamiento en función de las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los abogados y procuradores podrán acceder a los edificios judiciales en el ejercicio de sus funciones, pero solicita que procuren, en la medida de lo posible, limitar su acceso a aquellas actuaciones que necesariamente deban realizar en la sede judicial.

Según explica en el acuerdo, que se ha conocido este jueves, ha tomado esta decisión después de que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) dictara las instrucciones relativas a la prestación del servicio público judicial, ante la situación generada por el Covid-19 y se situara a Madrid en el escenario dos.

En estas mismas instrucciones, el CGPJ indicaba que deben implementarse medidas de protección individual, entre las cuales se contemplan la de restringir la atención al público, limitándola a los asuntos urgentes, con el fin de evitar el riesgo de contagio del coronavirus y pueda garantizarse que se mantenga una distancia de un metro aproximado entre personas en el interior de los edificios.

PUBLICIDAD