PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La aprobación del ‘sandbox’ por el Senado convierte este entorno desregulado en nicho de mercado para los despachos

Se estima que impulsará la creación de unos 5.000 empleos directos en el Fintech y atraerá 1.000 millones de inversión adicional en dos años.
| | Actualizado: 05/11/2020 1:45

La Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Senado aprobó ayer, de forma definitiva, la Ley para la Transformación Digital del Sector Financiero, que incluye el desarrollo del ‘sandbox’, se publicará en los próximos días en el BOE.

Desde la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), que ha participado en todo el proceso de diseño y creación del ‘Sandbox’ desde el año 2017, se estima que impulsará la creación de unos 5.000 empleos directos en el Fintech y atraerá 1.000 millones de inversión adicional en dos años.

Su inmediata puesta en marcha permitirá generar nuevas iniciativas en el ecosistema Fintech, facilitará el acceso a la financiación, propiciará una mayor competencia y reducirá las barreras de entrada.

Al mismo tiempo, según los expertos consultados por Confilegal, supondrá un negocio adicional para despachos de abogados especializados en regulación financiera que podrán asesorar a las empresas y proyectos tecnológicos que quieran optar a este entorno desregulado que está a punto de configurarse.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

De este modo, España se sitúa como uno de los países de referencia en el ámbito de la regulación Fintech, animando la atracción y mantenimiento del talento nacional e internacional, facilitando la inversión en Fintech y abriendo la puerta a que las entidades financieras y de capital riego puedan invertir en ‘startups’ y colaborar con ellas.

Cabe destacar que el ‘Sandbox’ español, por su diseño, permitirá la entrada de proyectos del ámbito de toda la Unión Europea.

Rodrigo García de la Cruz, presidente de AEFI, explica que “este es un día histórico para el sector Fintech, la aprobación del ‘Sandbox’ es, sin duda, el mayor paso que va a dar España en cuanto a innovación financiera».

Rodrigo García de la Cruz, presidente de AEFI.

Desde su punto de vista ‘Sandbox’ es «sinónimo de retención de talento, impulso de la innovación, atracción de inversión y actualización de la regulación en pro del sector. Supone un espaldarazo para situar a España como líder continental europeo en cuanto a desarrollo tecnológico y financiero”.

PUBLICIDAD

Además, agrega, «estamos muy orgullosos de que se hayan incluido todas las peticiones por el equipo del Tesoro y que los supervisores lo hayan acogido con tanto entusiasmo desde el principio. Esto hace que nuestro ‘Sandbox’ sea, con toda probabilidad, el más abierto y ambicioso de todo el mundo”.

Un espacio de prueba para nuevos proyectos

El ‘Sandbox’ supone un espacio de pruebas controlado y no desregulado que identificará una serie de proyectos que mejoren la prestación de servicios financieros, con unos protocolos de supervisión que conocerán todas las partes, una clara apuesta por un criterio de proporcionalidad y el principio de igualdad de trato para las entidades.

¿Quien puede participar del sandbox? Según ha podido saber Confilegal, los proyectos que aspiran a entrar en el ‘Sandbox’ deberán cumplir tres requisitos: en primer lugar, que sea un proyecto innovador aplicable en el sistema financiero; también que cuente con un grado de avance suficiente, de forma que no será posible presentar una simple idea.

PUBLICIDAD

Por último, que aporte valor añadido, facilitando el cumplimiento normativo, mejorando la calidad de los productos o servicios financieros, incrementando la protección de los usuarios, contribuyendo a una mayor eficiencia de los mercados o proporcionando mecanismos que mejoren la regulación o supervisión.

Una oportunidad para no desaprovechar

Idoya Arteagabeitia, socia responsable del área bancaria y financiera del despacho internacional Pinsent Masons en Madrid y experta en regulación financiera, reconoce que su despacho está asesorando a varios proyectos que aspiran acudir a este entorno regulador.

PUBLICIDAD

“Se trata sobre todo para proyectos ya desarrollados que puedan beneficiarse de este marco desregulado. La iniciativa debe ponerse en marcha ya”.

Idoya Arteagabeitia, socia responsable del área bancaria y financiera del despacho internacional Pinsent Masons en Madrid.

Esta jurista reconoce que es una demanda del sector desde la anterior legislatura y parece haberse inspirado en el modelo británico, ya existente y que funciona de forma notable.

“Se trata de que empresas con negocios tecnológicos puedan en este entorno de pruebas ver como hacen ese encaje normativo. Es ideal para negocios disruptivos este tipo de iniciativa”.

PUBLICIDAD

Los usuarios de estos negocios pueden ser, según esta experta, “empresas con tecnología puntera o volcadas en el ‘blockchain’ que negocian o tienen su actividad en criptoactivos en ocasiones ven que la legislación no tiene constancia de su actividad y que la aplicación de dicha normativa debe hacerse por analogía, pero hay requisitos que no pueden cumplir”.

Para Arteagabeitia, “los impulsores de esta iniciativa a nivel de Ministerio y reguladores tienen ante sí un reto importante, ponerlo en marcha y seleccionar los primeros proyectos que puedan acogerse al ‘Sandbox’. No sabemos aún cuantos proyectos se van a tutelar, pero implicará que un equipo de monitores de estas entidades se encarguen de tutorizar todos estos proyectos que se aprueben”.

Las empresas esperaban el sandbox

A nivel empresarial, la Asociación Española de ‘Startups’ sigue muy pendiente de las negociaciones que se están llevando entre varios ministerios para crear una Ley Integral de ‘Startups’.

“Esperamos que sea ambiciosa y útil para nuestro colectivo”, explica Carlos Mateo, presidente de la asociación, quien cree que es una buena señal la aprobación en el Senado de esta normativa que impulsará el ‘Sandbox’ en España.

Carlos Mateo, presidente de la Asociación Española de ‘Startups’.

Desde su punto de vista, “todo lo que sea dar paso para que las ‘startups’ tecnológicas empiecen con su actividad es una buena noticia. Se trata de que la regulación existente sea más flexible al principio para ver la viabilidad de estos proyectos empresariales. Creo que ayudara mucho al ecosistema emprendedor a lanzar este tipo de proyectos en el sector financiero. Se trata que al final podamos tener algunas de las Fintech mayores del mundo”.

A su juicio, “sería bueno que este tipo de ‘Sandbox’ regulatorio centrados en el tema Fintech se puedan extender a otros sectores tecnológicos complementarios o paralelos que también necesitan de un marco regulatorio estable para que todas las ‘Startups’ se puedan beneficiar de este tipo de ‘Sandbox’ que se amplíen a todo tipo de sectores. Eso va redundar en que surjan proyectos de éxito en nuestro país”.

Un reto para las autoridades financieras

Fernando Zunzunegui, abogado especializado en regulación financiera y sectores regulados, señala que “la Ley para la transformación digital del sistema financiero introduce en el sistema financiero un espacio de pruebas bajo control de las autoridades”.

A su juicio, “cambia el acceso al mercado financiero y la función de los supervisores. Los proyectos serán seleccionados y monitorizados por las autoridades. Una vez probados con éxito dispondrán de una pasarela para ser autorizados. Es un reto para las autoridades financieras”.

Zunzunegui afirma que “por vez primera pasan a involucrarse en las actividades que supervisan. Para que tenga éxito, el ‘Sandbox’ debe dotarse de suficientes recursos materiales y sobre todo humanos. Entre el tesoro, Banco de España y CNMV deberían destinar un equipo de 50 personas cualificadas para actuar como monitores y supervisores de los proyectos en pruebas”.

“Para su efectividad el gobierno debe publicar el reglamento de desarrollo con los modelos y plazos de solicitud. El juego entre ley y protocolo debe ser clarificado. Hay un cambio cultural. La distancia del policía se sustituye por la cercanía de monitor”, asegura.

Desde su punto de vista, “pasamos a una regulación y supervisión participativa que debe combinar los foros de innovación con el espacio de pruebas. Hasta ahora el ‘Sandbox’ se ha utilizado por la industria como banderín de enganche. A partir de ahora es un mecanismo para competir en el mercado”.

Fernando Zunzunegui, abogado especializado en regulación financiera y sectores regulados.

Sobre los supervisores, este experto señala que “la CNMC debería vigilar que no se utilice de forma desleal para captar clientes. Se abre una nueva etapa en la regulación financiera. No se trata de una desregulación. Las normas de protección del consumidor financiero son imperativas. También los proyectos Fintech en pruebas deben cumplirlas”.

Al mismo tiempo, “se regulan los primeros pasos de los proyectos innovadores para que las autoridades puedan conocer los nuevos modelos de negocio y ampliar el perímetro de la regulación financiera”.

“De hecho, el control financiero ya alcanza a los servicios de pagos vía aplicaciones, al ‘crowdfunding’ y a los criptoactivos. Para estos servicios, las pruebas deben ser un laboratorio de cumplimiento normativo”, explica.

Foco de atracción de proyectos tecnológicos

Por su parte, Ricardo Plasencia, socio responsable del área de regulación financiera de DLA Piper en España, comenta que “una vez publicada la Ley del ‘Sandbox’ en el BOE, hay un plazo de un mes para que la Secretaría General del Tesoro y Financiación Internacional apruebe el modelo de solicitud y fije la fecha límite para la admisión de las primeras solicitudes. En este sentido, habrá ventanas semestrales para la admisión de proyectos al ‘Sandbox’”.

Asimismo, añade, «será necesario que se constituya la Comisión para la coordinación de las actuaciones previstas en la Ley, en la que participarán representantes de la Secretaría General del Tesoro y Financiación Internacional, las autoridades supervisoras y, si así lo propone la Secretaría General del Tesoro y Financiación Internacional, representantes de otras instituciones del sector, como puede ser el SEPBLAC”, apunta.

El mayor desafío del ‘Sandbox’ es, a mi juicio, la evaluación previa mediante informe motivado de las solicitudes de acceso por parte de las autoridades supervisoras”, aclara.

Esto es así, advierte, por dos motivos. “El primero es el escaso tiempo con el que cuenta la autoridad supervisora para emitir el informe motivado, un mes que puede ser prorrogado en hasta un mes adicional, si el número de candidaturas o la complejidad de los procedimientos lo aconseja”.

En cuanto al segundo, «es que el informe de la autoridad supervisora deberá justificar si el proyecto cumple con los requisitos del artículo 5 de la Ley, es decir si aporta una innovación de base tecnológica aplicable en el sistema financiero; se encuentra suficientemente avanzado para probarse; y aporta una potencial utilidad o valor añadido sobre los usos ya existentes en aspectos como el facilitar el cumplimiento normativo mediante la mejora u homogeneización de procesos o instrumentos”.

Otras cuestiones que se tendrán en cuenta es que “suponga un beneficio para los usuarios de servicios financieros en términos de reducción de costes, mejora de calidad, condiciones de acceso y disponibilidad de servicios o de aumento de la protección a la clientela, aumento de la eficiencia de entidades o mercados o porque proporcione mejoras de la regulación o el mejor ejercicio de la supervisión financiera”.

Ricardo Plasencia, socio responsable del área de regulación financiera de DLA Piper en España.

Para Plasencia “será necesario un diálogo intenso entre promotores y autoridades supervisoras en este proceso de evaluación previa, ya que veo complicado que la autoridad supervisora pueda fundar su evaluación únicamente en la documentación aportada en la solicitud de acceso, es decir, el modelo normalizado y la memoria justificativa”.

A este respecto, la pregunta que nos hacemos todos es qué recursos asignarán las autoridades supervisores para el ‘Sandbox’, ya que la Ley indica que la aplicación no deberá ocasionar incremento del gasto público.

A su juicio, “las entidades que participen en el ‘sandbox’ necesitarán contar con un amplio y variado asesoramiento legal en los distintos momentos del proceso de desarrollo de las pruebas en el espacio controlado”.