PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Abogados advierten que habrá demandas si afloran problemas por la aplicación de una segunda dosis de vacuna diferente a la primera

La Comisión de Salud Pública, integrada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, tomará una decisión sobre si poner Pfizer a los vacunados con AstraZeneca. Foto: Alejandro Martínez Vélez/EP.
| | Actualizado: 18/05/2021 20:03

Las firmas de abogados están a la expectativa sobre los efectos contraproducentes que pudieran producirse en las personas por la aplicación de una segunda vacuna contra el COVID-19. Y advierten que si tienen lugar la posibilidad de que se produzcan demandas ante los tribunales es alta.

Algunas de estas firmas, como el Bufete Rosales, especializado en demandas colectivas, han sido consultadas en esta dirección por sus clientes.

“Hay una preocupación latente evidente”, explica José Baltasar Plaza Frías, socio director de Bufete Rosales. La firma está muy atenta ante la decisión que el Gobierno vaya a tomar.

“Si el Gobierno finalmente decide mezclar vacunas y hay daños, la probabilidad de que haya reclamaciones y demandas contra la Administración por daños es más que evidente”, afirma Plaza Frías.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“Y de haber daños mayores no me extrañaría que excedieran al ámbito jurisdiccional penal”, añade.

Una idea que comparte Jesús María Ruiz de Arriaga, socio director de Arriaga Asociados, es de esa opinión: «si hay problemas, el riesgo de reclamaciones será alto».

Ruiz de Arriaga no entiende que el Gobierno de España se vaya a meter «en este camino tan tortuoso de hacer experimentos, de encargar una investigación».

“Lo lógico es que se siga la pauta completa, con la administración de la misma vacuna, como ha sido aconsejado por las autoridades europeas”, subraya.

PUBLICIDAD

El letrado José María Fuster-Fabra, socio decano de la firma Fuster-Fabra Abogados, señala que aplicando la lógica jurídica, si se mezclan vacunas y se produce un daño, «el siguiente paso es estudiar en base a qué criterios médicos se ha tomado esa decisión, y en consecuencia, si realmente se hubiese tomado contra los criterios médicos de la Unión Europea, de las autoridades sanitarias españolas, y de los criterios puramente sanitarias, entonces sí podría haber una responsabilidad por parte de la administración en esa decisión».

EL INSTITUTO COORDENADAS ADVIERTE SOBRE UNA POSIBLE AVALANCHA DE DEMANDAS

También el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada opina en la misma línea que los abogados consultados. Un grupo de sus expertos ha analizado esta cuestión.

Las conclusiones son muy claras: «Administrar la segunda dosis con vacuna de Pfizer o Moderna a los que recibieron la primera de AstraZeneca puede originar una nueva serie de conflictos jurídicos de proporciones imprevisibles, con multitud de demandas y querellas contra el Ministerio de Sanidad, las Comunidades Autónomas, los hospitales y contra cualquier instancia que haya intervenido en el proceso de mezcla de vacunas».

PUBLICIDAD

La Comisión de Salud Pública, integrada por el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas, se han reunido esta tarde para tomar una decisión sobre si poner Pfizer a los vacunados con AstraZeneca.

Lo hará tras conocer que, según el estudio CombivacS, impulsado por el Instituto de Salud Carlos III y cuyos resultados preliminares se han presentado esta mañana, mezclar Pfizer y AstraZeneca es seguro y aumenta la respuesta inmune.

PUBLICIDAD

Por su parte, los analistas del Instituto Coordenadas destacan que «priorizar las cuestiones logísticas para conseguir la ansiada inmunidad de rebaño por encima de las cuestiones eminentemente científicas y sanitarias, e impulsar la mezcla de vacunas es una operación de altísimo riesgo, quebrando las pautas del fabricante, que quedaría exonerado de cualquier responsabilidad, de los organismos nacionales e internacionales que aprobaron el medicamento, en la que de forma imprudente han entrado los máximos responsables sanitarios de nuestro país».

Este grupo está integrado por expertos en Derecho, biotecnología, virólogos, médicos, y expertos en bioética. Fue creado a finales del pasado mes de noviembre y empezó a hacer un seguimiento de la evolución de la pandemia, de la cogobernanza.

Prevé publicar sus conclusiones sobre las vacunas en diciembre, cuando se conozca una parte importante de los ensayos clínicos en curso.

PUBLICIDAD

Estos expertos hacen hincapié en que el desconocimiento de los efectos que la mezcla de vacunas puede tener sobre la salud de los ciudadanos afectados «es incierto actualmente» y que «los riesgos existentes son imprevisibles».

«Si se sigue con esa tendencia, inequívocamente se va a producir una cascada de efectos legales, y eventualmente nocivos e incluso peligrosos para la salud de los ciudadanos a los que se administre una segunda dosis de vacuna diferente de la primera», explican los analistas de este instituto de pensamiento e investigación de la interacción entre gobernanza y economía aplicada para avanzar sobre bienestar social, progreso económico y sostenibilidad ambiental.

MOVIMIENTOS ANTIVACUNAS EXACERBADOS

Además, el vicepresidente del Instituto Coordenadas, Jesús Sánchez Lambás, jurista y académico con más de 40 años de experiencia, señala a Confilegal que «de producirse la mezcla de vacunas, va a exacerbar la reacción de los movimientos antivacunas, otorgándoles innecesariamente argumentos de cierta solidez».

Estos expertos recuerdan que hasta ahora en la literatura científica no hay prescripciones claras y determinantes que permitan alterar el régimen de administración fijado por el fabricante y lo conocido por la Agencia Española del Medicamento y los procesos centralizados en la Unión Europea.

Señalan que «la perspectiva de miles de ciudadanos interponiendo demandas contra cualquier autoridad sanitaria por incumplir las especificaciones concretas de los fabricantes de vacunas e imponer, por razones logísticas o comerciales, la mezcla de dosis es más que real y puede conducir a un escenario de colapso de la administración judicial y al desprestigio de todo el sistema sanitario».

«Si se manifiestan efectos secundarios peligrosos para la salud por culpa de la mezcla de dosis, habrá una avalancha de reclamaciones judiciales de todo tipo», reiteran.

«Si llegase a ocurrir, el salto de escala en las acciones en masa que hemos conocido en nuestro país va a alcanzar una nueva dimensión», apunta Jesús Sánchez Lambás.

Los expertos señalan que ya no se tratará de efectos secundarios esperables y que entran dentro del riesgo normal en la administración de medicamentos, sino que en este caso estaremos ante una manipulación de medicamentos y una alteración arbitraria de tratamientos de los que cualquier laboratorio farmacéutico se desentenderá y de cuyas consecuencias serán responsables únicos los poderes públicos».

Informan que actualmente, el conjunto de estudios y análisis que se realizan en el mundo, incluso promovidos en colaboración con las empresas fabricantes sobre la cuestión de la mezcla de vacunas arroja resultados dispares.

Según explican, el Reino Unido ha desaconsejado su práctica generalizada, al igual que la OMS.