El Frente Polisario ejerció el terrorismo contra españoles, así lo reconoció el Gobierno de España en 2006
ACAVITE considera a Brahim Gali uno de los responsables de las acciones terroristas llevadas a cabo contra españoles por el Polisario. Ghali padece cáncer y también está contagiado con el COVID-19. Foto: EP.

El Frente Polisario ejerció el terrorismo contra españoles, así lo reconoció el Gobierno de España en 2006

"España y Marruecos también tuvieron la culpa de que el Frente Polisario hiciera estas atrocidades", afirma la presidenta de ACAVITE
|
20/5/2021 06:49
|
Actualizado: 21/5/2021 12:20
|

Durante trece años, entre 1973 y 1986, el Frente Polisario llevó a cabo 289 atentados terroristas contra ciudadanos españoles, principalmente trabajadores de las minas de fosfatos de Fosbucraa, en el Sáhara, y pescadores, de Canarias, Galicia, País Vasco y Andalucía, que faenaban en aguas del banco sahariano.

Uno de ellos, fue el realizado el sábado 22 de septiembre de 1985 contra el pesquero canario «El Junquito», cuando pescaba frente a la costa del Sáhara.

«El Junquito» fue ametrallado desde tierra. Mataron al contramaestre Guillermo Batista Figueroa, de 63 años, casado y padre de tres hijos. Y hundieron el barco.

Los seis pescadores de «El Junquito», que resultaron heridos, fueron capturados por los terroristas saharauis y llevados a Tinduf, en la frontera con Argelia, donde fueron liberados seis días más tarde junto con el cadáver del contramaestre.

Ese mismo día mataron también al cabo de la fragata de la Armada Tagomago, José Manuel Castro Rodríguez, el navío que había acudido, en operación de salvamento, ante el SOS emitido por «El Junquito» antes de su hundimiento.

Los saharauis emplearon una ametralladora de 12,7 milímetros y cohetes de 40 milímetros, muy superior al que llevaba la fragata, que no pudo defenderse.

Aquel atentado terrorista fue la gota que colmó el vaso del Gobierno español.

FELIPE GONZÁLEZ EXPULSÓ AL FRENTE POLISARIO DE ESPAÑA EN 1986

El entonces presidente, el socialista Felipe González, ordenó la expulsión fulminante de todo el territorio nacional de «todas las personas identificadas como miembros del Frente Polisario» y el cierre de sus oficinas en España, como bien recordaron catorce asociaciones de víctimas del terrorismo en un comunicado emitido el 7 de mayo pasado en apoyo de la Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo (ACAVITE).

Esta asociacion, que representa a más de 300 víctimas de los atentados llevados cabo por el Frente Polisario contra españoles, protestaba así por la presencia en un hospital de Logroño del saharaui Brahim Ghali, presidente del Frente Polisario, una de las mentes que, al parecer, diseñaron dicha estrategia «bélica».

Ghali, de 71 años, padece cáncer y había contraído el COVID-19. Fue trasladado a España desde Argel e ingresado con nombre falso.

ACAVITE considera que Ghali fue el «presunto autor intelectual, material y quien ordenaba los ametrallamientos, asesinatos, secuestros masivos, heridos muy graves y desapariciones de tripulaciones en alta mar de los marineros canarios desde 1973 y hasta finales de 1986».

«La presencia del líder saharagui Ghali ‘humilla y menosprecia a las víctimas canarias’ del terrorismo del Frente Polisario contra pescadores españoles de FossBucraa y pescadores», afirmaba el comunicado.

Y hacía un llamamiento para que se le detuviera de inmediato dado «que se le ha permitido la entrada y cura ilegal en un hospital público de Logroño, estando en búsqueda y captura».

ESPAÑA Y MARRUECOS, RESPONSABLES DE LAS ATROCIDADES DEL FRENTE POLISARIO

La presencia en España de Brahim Ghali fue la causa que empujó al régimen marroquí a abrir las puertas de la frontera con Ceuta para permitir que 10.000 de sus nacionales «invadieran» la ciudad autónoma en lo que algunos han denominado la «marcha negra», en recuerdo de aquella «marcha verde» de 1975, formada por masa de 50.000 marroquíes instrumentalizados por el entonces rey Hassan II, que entró pacíficamente en el Sáhara español semanas antes de la muerte del dictador, Francisco Franco.

Lo que condujo a la salida de España y a que Marruecos y Mauritania se repartieran después el territorio del Sáhara.

Es evidente que en España hay determinados sectores que padecen un falso sentimiento de culpa por aquella salida precipitada de España del Sáhara y que no han querido ver las cosas. Y es que los españoles han sido víctimas de las acciones terroristas del Frente Polisario.

Los datos son incontestables.

Según Lucía Jiménez, presidenta de ACAVITE, «el Frente Polisario cometió atentados terroristas que están sin esclarecer en la Audiencia Nacional. Ibrahim Ghali, como el resto de los responsables del Polisario que los indujeron, idearon y materializaron, tienen que responder ante la Justicia. Marruecos, por su parte, también debe atender a los acuerdos de Madrid, que firmó con España, por los que se comprometió a dar protección y seguridad a nuestros padres, y no lo hicieron. Tanto por acción como por inacción, España y Marruecos también tuvieron la culpa de que el Frente Polisario hiciera estas atrocidades«.

Este vídeo, del archivo documental personal de Lucía Jiménez & ACAVITE, basado en su intervención ante el Congreso de los Diputados, centra la problemática.

 

La presidenta de ACAVITE, Lucía Jiménez, con la Reina, doña Leticia.

Una de esas víctimas fue su padre, Francisco Jiménez, uno de los trabajadores españoles en el complejo minero de extracción de fosfatos de Fosbucraa, en el Sáhara, que explotaba el desaparecido Instituto Nacional de Industria.

Dos bombas colocadas por los miembros del Frente Polisario junto a la cinta transportadora de fosfatos hicieron explosión cuando pasaba el vehículo en el que iba Jiménez con destino a El Aaiún, la capital. Fue el 10 de enero de 1976.

El padre de Lucía Jiménez resultó herido, junto a tres compañeros de trabajo. No así el conductor, Raimundo Peñalver, que perdió la vida.

El atentado dejó ciego y sordo a Francisco Jiménez. Falleció treinta años después, en 2006. El mismo año en que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero reconoció finalmente su condición de víctima del terrorismo y a ACAVITE la naturaleza de representante de otras más muchas víctimas canarias y familiares directos de dichos atentados.

ACAVITE representa mayoritariamente a viudas y huérfanas de empleados asesinados, desparecidos o heridos que trabjaron en la mina española de Fossbucraa y de pescaderos canarios que faenaban en el banco sahariano.

De acuerdo con Lucía Jiménez, «todavía quedan por esclarecer en la Audiencia Nacional 289 atentados llevados a cabo por el Polisario».

Esta Asociación ha sido muy crítica con los sucesivos gobiernos nacionales por su continuo interés de «blanquear» los atentados del Frente Polisario, «aplicándose así el negacionismo ideológico y sistemático sobre la verdadera y sangrienta historia del terrorismo», en referencia a las protocolos educativos que se elaboraron en 2018.

«Cabe destacar que la unidad didáctica para la asignatura de Geografía e Historia que se presenta en las aulas no menciona ni una sola vez a este grupo armado del Frente Polisario en el catálogo de organizacones que han utilizado oficialmente el terrorismo contra el Estado español y sus ciudadanos, en el que sí aparecen ETA, Terra Llure, Exército Guerrilleiro, GRAPO, MPAIAC, Batallón Vasco Español Triple A o el terrorismo yihadista», entre otras», apuntó.

Y exigió que se subsanara «cuanto antes» la «banalización deliberada» que se percibe respecto a los atentados del Polisario.

Imagen de recortes de noticias referentes a los atentados terroristas del Polisario. Foto: El Día.

Entre 1973 y 1975, cuando nada hacía presagiar el desenlace que tuvo después, los independentistas del Polisario llevaron a cabo una guerra de guerrillas contra el Ejército español.

Tuvo su punto más caliente el 9 de mayo de 1975, cuando los 52 soldados nativos que formaban parte de dos patrullas del Grupo de Tropas Nómadas del Ejercito español, desertaron.

La mayoría se pasó al Polisario. Capturaron a sus mandos y a 14 soldados españoles, camaradas de armas hasta ese momento, matando a un decimoquinto, de tres disparos por la espalda, Ángel del Moral.

Durante cuatro meses, los españoles fueron sometidos a palizas, a simulaciones de fusilamientos, con los ojos vendados, además de a todo tipo de vejaciones. Finalmente fueron liberados en Tinduf.

El 7 de abril de 1977 el pesquero lanzaroteño Pinzales fue ametrallado cuando estaba faenando en aguas del banco sahariano, en las proximidades de Punta Leven. Su patrón, Andrés Parrilla Acuña, resultó herido.

El 22 de abril de 1978, ocho pescadores del pesquero Cansado Palomas fueron secuestrados durante más de seis meses hasta que se pagó su rescate.

Cuatro meses más tarde, el 16 de agosto, el patrón del pesquero Tela, Parrilla Curbelo, también fue herido por disparos de metralla del Polisario.

El 28 de noviembre de 1978 el Polisario dinamitó el pesquero canario Cruz del Mar después de asesinar a siete de sus diez tripulantes. El ABC publicó en su portada del 12 de diciembre: «Cofirmado: los asesinos eran polisarios».

Los tres restantes pudieron salvar la vida tirándose al mar. Entre los asesinados había un menor, Sebastián Cañada García, «Chanito», de 15 años, cumplidos cuatro días antes, quien se encontraba allí como premio por sus buenas notas.

El 1 de noviembre de 1980, con el mar el calma, los 14 pescadores del Mencey de Abona, desaparecieron.

Cuarenta y seis días más tarde, un pesquero coreano se encontró dos cuepros atados de pies y manos en las mismas aguas en las que desapareció el barco.

El 19 de juio de 1984 un barco congelador, el Montrove, con 16 hombes a bordo, desapareció también sin que se volviera a saber de ellos. Lo mismo que el 12 de diciembre de ese mismo año. En ese caso el pesquero Islamar III.

Veintiocho tripulantes «volatilizados» con el mar en calma.

La lista continúa.

«Una realidad obviada y olvidada por la clase política, los medios de comunicación, los jueces y la opinión pública, en un intento negacionista de blanquear los atentados terroristas perpetrados por el Frente Polisario. Ni los han reconocido. Ni los han reparado. Ni los han resarcido. Y fueron brutales y sanguinarios»,   concluye Lucía Jiménez, presidenta de ACAVITE.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Política