Lagarde: «El estado de derecho debe resistir y derrotar a la corrupción, a los nacionalismos exacerbados, al abuso del derecho y a los populismos»
La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, durante su intervención, que cerró la ceremonia de entrega de medallas. Foto: WJA.

Lagarde: «El estado de derecho debe resistir y derrotar a la corrupción, a los nacionalismos exacerbados, al abuso del derecho y a los populismos»

EN EL MARCO DEL DISCURSO QUE CERRÓ LA CEREMONIA DE ENTREGA DE LAS PRIMERAS MEDALLAS DE HONOR RUTH BADER GINSBURG DE LA WJA
|
05/7/2021 14:59
|
Actualizado: 05/7/2021 14:59
|

La presidenta del Banco Central Europeo, la francesa Christine Lagarde, ha identificado con claridad a los cuatro principales enemigos del estado de derecho y de la democracia.

«El estado de derecho debe resistir y derrotar a la corrupción, a los nacionalismos exacerbados, al abuso del derecho y a los populismos», ha afirmado en el discurso de cierre de la ceremonia de entrega de las Medallas de Honor Ruth Bader Ginsburg que el Rey Felipe VI ha presidido esta mañana en la Casa de América, en pleno centro de Madrid.

Lagarde ha sido una de las ocho juristas distinguidas por la World Jurist Association (WJA), o Asociación Mundial de Juristas, que preside el abogado español Javier Cremades.   

«Como todos sabemos, el estado de derecho es tan frágil como precioso. Es, a la vez, fuerte y débil, ya que está en evolución permanente», ha recordado Lagarde.

«El COVID ha acelerado y amplificado tanto lo bueno como lo malo en nuestras sociedades», ha añadido.

«Es muy apropiado que, desde los cuatro esquinas del mundo estamos unidos, celebrando y renovando nuestros votos para servir, para proteger, para compartir, sin dejar ninguna piedra sin mover, cualquier precedente incuestionable. Nunca renunciar y caminar para siempre en las huellas de la señora juez Ruth Bader Ginsburg».

Y añadió: «RBG perteneció a una generación de mujeres sin la que nosotras no estaríamos aquí. Yo no estaría aquí. Haciendo valer nuestros derechos y reivindicando nuestras diferencias».

El Rey Felipe VI con Christine Lagarde, tras entregarle su medalla. A la izquierda, Javier Cremades, presidente de la WJA, y a la derecha Jane Ginsburg, hija de la magistrada estadounidense, quien presidió el jurado que otorgó estas primeras medallas. Foto: WJA.

El Jefe del Estado entregó las primeras Medallas de Honor Ruth Bader Ginsburg a seis reconocidas juristas internacionales por su defensa del estado de derecho y de la igualdad entre sexos.

Las galardonadas han sido Lagarde, la española Rosario Silva de Lapuerta, vicepresidenta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea;  la australiana Gillian Triggs, secretaria general adjunta de Naciones Unidas; Maite Oronoz, presidenta del Tribunal Supremo de Puerto Rico; la peruana Luz Ibáñez, vicepresidenta de la Corte Penal Internacional;  y la juez surcoreana Young Hye Kim.

La sudafricana, Navi Pillay, presidenta del Tribunal Penal Internacional para Ruanda, primera magistrada no blanca del Tribunal Supremo de su país, quien fue nominada por Nelson Mandela alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos y la india Sujata Manohar, magistrada de la Suprema Corte de su país, no han podido estar en Madrid por las restricciones de la pandemia.

Les será entregado en el Congreso Mundial de la WJA, fijado para el próximo mes de diciembre.

El Rey Felipe VI en la tradicional foto de familia, con las premiadas y con Javier Cremades, presidente de la WJA. De izquierda a derecha, la francesa Christine Lagarde, la australiana Gillian Triggs, la surcoreana Young Hye Kim, la puertorriqueña Maite Oronoz, la estadounidense Jane Ginsburg, hija de Ruth Bader Ginsburg –presidenta del jurado, quien fue distinguida «inesperadamente» por la WJA–, la española Rosario Silva de Lapuerta, y la peruana Luz Ibáñez. Foto: WJA.

El discurso de Lagarde fue complementario del realizado por Cremades minutos antes de la entrega de las medallas. El abogado identificó al populismo como una de las grandes amenazas para el estado de derecho y la democracia, quien se refirió expresamente a la juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg, referente internacional, fallecida el pasado año.

Antes del acto tuvo lugar una mesa redonda con personas que conocieron muy directamente, o de lejos, a la juez fallecida, en la que participaron Amanda Tyler, profesora de la Universidad de California, quien trabajó como letrada con Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema, Patricia Lee Refo, presidenta de la American Bar Association, Encarnación  Roca, vicepresidenta del Tribunal Constitucional de España, Maria Eugènia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona y presidenta de la WJA  España, y Christina Lagarde.

Una hora en la que emergió el perfil de Ruth Bader Ginsburg como una persona muy humana, que se preocupaba mucho por las personas que la rodeaba, amiga de sus amigos y apasionada por la música.

El acto fue abierto a las 9.30 de la mañana por Cremades, por la presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, por el decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, por la presidenta de la American Bar Association, Patricia Lee Refo, y por José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Mundo Judicial