Firmas

Tiempo de redefinir los servicios legales estratégicos

Cristina M. Ruiz Pérez
Tiempo de redefinir los servicios legales estratégicos
Cristina M. Ruiz Pérez, abogada y consultora en sostenibilidad y prestadora de servicios legales estratégicos, desarrolla en su columna la necesidad del cambio en los despachos.
17/3/2022 06:47
|
Actualizado: 16/3/2022 23:26
|

Ocupan ya tanto espacio sobre las mesas de debate social los temas medioambientales, sociales y de gobernanza que, a estas alturas, términos como sostenibilidad o criterios ESG están ya en la mente de todos.

Sin embargo, aún queda, por concienciar sobre la importancia y la relevancia real que dichos términos tienen para una efectiva transición sostenible hacia una nueva economía centrada en el bienestar social y el cuidado del entorno.

La situación deviene no solo importante sino también urgente, crecientemente urgente como para no dejar de actuar sin demora.

No solo se trata de cambio climático, sino también de una transición socialmente justa centrada en la igualdad de oportunidades para todas las personas –desigualdad sistémica-.

Y de un enfoque a largo plazo para adicionar y proteger el valor de las empresas sustentada en riesgos y oportunidades tanto desde la perspectiva financiera como no financiera –doble materialidad-, donde las partes que en relación a la empresa tiene objetivos propios toman posición determinante –capitalismo de los grupos de interés (accionistas, empleados, directivos, proveedores, clientes…)-.

Y en este marco nos queda una reflexión, y en particular, a nosotros, los profesionales del derecho que ofrecemos servicios legales estratégicos: ¿Estamos suficientemente preparados para acompañar a nuestros clientes en la necesaria transformación sostenible de sus negocios, inexcusable para este necesario progreso económico y desarrollo social?

Buscando respuestas a esta reflexión nos surgen nuevas reflexiones: ¿Estamos los despachos jurídicos abordando de manera proactiva la materia de la sostenibilidad, esto es, integrándola en nuestra propia estrategia de negocio como negocios responsables?

En nuestra agenda profesional ya tenemos asuntos que tocan con preocupación para nuestros clientes la materia de la sostenibilidad en sus negocios, ¿Qué esperan exactamente de nosotros nuestros clientes? ¿Estamos realmente preparados para aconsejarles y acompañarles?

Estos cuestionamientos nos llevan a una consideración más, un «warming» –advertencia-, la posible quiebra de la confianza del cliente, que como sabemos es la piedra angular de la relación cliente-abogado, por lo que se podría llamar un «legalwashing» –apariencia- no tanto por falta de profesionalidad experto sino por la falta de mostrar y visibilizar nuestro claro compromiso con el medioambiente, nuestra firme responsabilidad con la sociedad, o nuestra integridad y transparencia en la gestión.

El cliente puede considerar que no existe alineación con sus intereses y su estrategia como para contratar o mantener nuestros servicios profesionales, buscando otras alternativas profesionales más afines y que cumplan sus políticas empresariales de estándares ESG en su cadena de suministro.

En definitiva, no somos sino un elemento más en esa cadena.

Ante esto, preguntémonos si realmente hemos reformulado nuestro propósito y nuestros valores de despacho, qué representamos, cómo creamos e incorporamos valores, o cómo incorporamos la estrategia ESG en nuestra cultura, nuestra estrategia, nuestras relaciones y en la prestación de nuestros servicios.

No es descartable, tampoco el pensar como valor añadido a nuestros negocios jurídicos la participación en foros y marcos sectoriales que amplíen el alcance de nuestras perspectivas ESG y nuestras redes de contacto.

Así como en la aplicación en nuestros propios negocios jurídicos de nuevas estructuras, ideas innovadoras o vías que explorar.  

Por su parte, todo ello, lejos de hacer vulnerables a la elección de nuestros servicios por los clientes, nos conduciría a un empoderamiento como despacho profesional sostenible capaz de permitirnos determinar, en base a los criterios responsables que establezcamos, con qué clientes decidimos trabajar, conocer en profundidad y relacionarnos estrechamente y con cuáles no.

De lo anterior se desprende para nuestros despachos profesionales la gran oportunidad de establecer unas relaciones sólidas y duraderas con un nuevo perfil de cliente y con otras partes interesadas, a fin de crear un verdadero valor compartido –la creación de valor social contribuyendo a un tiempo a la creación de valor económico, y viceversa-.

SERVICIOS LEGALES ESTRATÉGICOS EN ESG

Los despachos jurídicos, y también los gabinetes jurídicos, podemos ayudar a nuestros clientes o a las empresas para las que trabajemos, en su transformación sostenible, ofreciendo nuestros servicios legales estratégicos en ESG, impulsando su crecimiento, identificando y mitigando riesgos, y aprovechando oportunidades, máxime en estos tiempos en el que el cortoplacismo y la crisis dificultan la mirada a largo plazo.  

Para ello, en primer lugar, ayudar y apoyar a nuestro cliente-empresa comienza por conocer el nivel de sensibilización, conocimiento o compromiso en el que se encuentra.

Como un primer apunte, los distintos sectores se situación en distinto nivel de evolución, y como un segundo, cada empresa cuenta con una estrategia particular y un nivel de madurez también diferente

. Así, podemos encontrarnos con clientes que tienen la sostenibilidad integrada transversalmente en los procesos, otras interiorizada en la cultura corporativa, y otras sencillamente, aún no han comenzado, a pesar de estar sensibilizados o no con la materia.

Y en segundo lugar, ayudar y apoyar a nuestro cliente-empresa continúa por entender su propósito, su estrategia, su estructura y su cultura.

Podemos acompañar profesionalmente a nuestros clientes en sus consejos de administración desde donde promover la cultura sostenible e impulsar el modelo de negocio y la estrategia en sostenibilidad dando respuesta a las exigencias del entorno y a la creciente sofisticación en finanzas sostenibles de los mercados.

Hasta ahora a las empresas les ha faltado agilidad para reaccionar y, mucho más para adelantarse al cambio de prioridades de sus grupos de interés, por ello es esencial esa escucha de importancia por el cuidado del entorno, el bienestar de las personas, y la integridad de la empresa.

Acompañamos profesionalmente a nuestro cliente, cuando le ayudamos a propiciar y mantener un diálogo de respeto de los derechos humanos y laborales de “sus personas”.

Y cuando facilitamos la negociación desde una perspectiva ESG con todos aquellos grupos tales como accionistas, clientes o proveedores que tienen una relación interesada con la empresa y cuyas demandas están cambiando y han de ser escuchadas e incorporadas en la dinámica empresarial.  

Ayudamos a nuestros clientes cuando les acompañamos a determinar qué partes interesadas son las importantes para llevar a cabo las prioridades estratégicas ESG del negocio y cumplir los objetivos de largo plazo. Rescisiones, nuevas cláusulas, nuevas negociaciones, en definitiva, nuevas fórmulas para establecer relaciones contractuales bajo una perspectiva sostenible y de buenas prácticas, a fin de crear y mantener relaciones sólidas y duraderas en el tiempo.

COMPLEJIDAD REGULATORIA

Actualmente, más que nunca antes, nuestros clientes están sometidos a una creciente e imparable complejidad regulatoria, nuestra función profesional, bien desde los gabinetes jurídicos, bien como externos, consiste en estudiar qué materia normativa y qué prácticas sectoriales, locales o globales, relacionadas con los aspectos ambientales, sociales o de gobernanza están pudiendo causar un mayor impacto, positivo o negativo, en el negocio del cliente, y analizar y hacer entender al cliente los riesgos operativos, reputaciones e incluso de continuidad de su negocio, y buscar el balance y la transversalidad ESG.

Ayudamos a nuestros clientes, además, cuando detectamos brechas competenciales y les apoyamos en la construcción de fusiones propicias para la oportunidad de impacto, pero también cuando les acompañamos en la creación un ecosistema propio mediante colaboraciones en foros y el establecimiento de alianzas conducentes a mantener la competitividad y la relevancia sostenible en el tiempo.

Y algo más, que por su trascendencia para posibilitar todo lo anterior no puede quedar al margen: la medición del desempeño en materia sostenible y la evidencia del impacto.

La sostenibilidad, los criterios ESG se tangibilizan y materializan en los objetivos de desarrollo sostenible -ODS- de las Naciones Unidas, es vital que seamos capaces de conocer e identificar qué estándares son los más adecuados en el escenario regulatorio más inmediato de cara a acompañar al cliente en su desarrollo e implementación.

La sostenibilidad, los criterios ESG, no son un proyecto de Responsabilidad Social Corporativa, sino que es perspectiva de negocio, es estrategia que mitiga riesgos y optimiza oportunidades en el marco de una transformación necesaria.

Nuestros servicios legales estratégicos facilitan el crecimiento robusto de las empresas de nuestros clientes, conduciéndoles al éxito competitivo mantenido en el tiempo, lo que finalmente se traduce en progreso social y económico.

Las siguientes cuestiones nos ha de llevar a reflexiones para terminar redefiniendo los servicios legales estratégicos en el compromiso con nuestros clientes-empresa, acompañándoles y ayudándoles a cambiar la manera de entender el éxito empresarial: ¿Qué nuevas líneas de servicios legales debemos crear y ofrecer para satisfacer las necesidades de transformación sostenible de nuestro actual y potencial cliente-empresa? ¿Qué capacidades profesionales debemos adquirir e incorporar, más allá de las puramente técnico-jurídicas para brindar un servicio legal ajustado a las actuales necesidades de nuestros clientes y potenciales clientes?

Por último, y para finalizar este artículo, transmitir mi firme convencimiento de que en el sector legal tenemos la misión de participar en la transformación de la sociedad y del mundo contribuyendo en el avance de marcos legislativos y las regulaciones que posibiliten un impacto positivo en los aspectos medioambientales, sociales y de gobernanza para lograr un desarrollo económico y social sostenible, y a ello la configuración sostenible de nuestros despachos jurídicos y la prestación de nuestros servicios legales estratégicos en ESG suma exponencialmente.

Otras Columnas por Cristina M. Ruiz Pérez:
Últimas Firmas