Eugenia Navarro: «El riesgo que corren los abogados es dejar de ser competitivos si no se adaptan al ‘LegalTech'»
La palabra clave, según Eugenia Navarro, es actitud, "dejar de ver las cosas como se han hecho siempre, mirar con otra perspectiva y poner al cliente en el centro".

Eugenia Navarro: «El riesgo que corren los abogados es dejar de ser competitivos si no se adaptan al ‘LegalTech'»

Protagonizará el webinario "El entorno legal, cambios de paradigma", de Wolters Kluwer, el 20 de abril a las 17.30
|
18/4/2022 01:00
|
Actualizado: 26/4/2022 10:52
|

La consultora de Estrategia y Marketing jurídico y socia directora de TAMA Projects, Eugenia Navarro, es una de las grandes expertas en «LegalTech» en el campo del derecho de nuestro país. En términos anglosajones es una «evangelizadora», como se denomina a aquellos comunicadores que explican los cambios necesarios que se avecinan –o que ya están aquí–, y cómo afrontarlos.

Próximamente, en concreto el próximo 20 de abril, a las 17:30h, protagonizará el webinario titulado «El entorno legal, cambios de paradigma», el primero del ciclo LegalTech presentado por Wolters Kluwer. Al que se puede asistir inscribiéndose a través de este vínculo.

En ese espacio, Navarro, como el capitán Jean Luc Picard, del USS Enterprise –serie de televisión Star Trek, La siguiente generación–, se adentrará en la última frontera, explicando cómo son los cambios tecnológicos que se están produciendo en el entorno legal y explicando cómo sacarle el mayor partido a esa tecnología bautizada como «LegalTech». Y lo va a hacer en «román paladino», como ya decía Gonzalo de Berceo en el siglo XIII; en un lenguaje que todo el mundo entiende.

De esto hablamos precisamente en esta entrevista.

¿¿Cuál es el riesgo que pueden correr los profesionales de la abogacía si no se adaptan a estos nuevos tiempos, Eugenia. ¿Si se mantienen al margen?

El riesgo que corren los abogados es dejar de ser competitivos, si no se adaptan al ‘LegalTech’, en un mercado que avanza tan rápido. Las resistencias al cambio solo pueden llevar a un mayor riesgo de desactualización y quedarnos fuera de lo que el cliente necesita y está pidiendo. Nos podemos quedar obsoletos.

Sí o sí hay que entender el mundo del «Legalteh» para ser un abogado mejor y afrontar los retos de este entorno tan complejo y cambiante.

La presidenta de Google España, Fuencisla Clemares, dijo una vez que, en el mudo en el que habitamos, cada diez años hay una revolución. En los 80 fue la aparición del PC y del Mac, en los 90 Internet y el «e-commerce». En los 2000 la aparición del iPhone. Y ahora estamos entrando en la era de la Inteligencia Artificial. Adáptate o muere parece ser el mensaje en estos tiempos, ¿no?

Yo creo que este mensaje forma parte de la propia naturaleza, así pues, Charles Darwin ya decía que no son las especies más inteligentes o las más fuertes las que sobreviven a la evolución, sino las que tienen más capacidad de adaptación.

La revolución que estamos viviendo en el sector legal es sin duda la era de la Inteligencia Artificial, que ayuda a automatizar, estandarizar, encontrar patrones y ser predictivo.

No solo el sector legal está viviendo una revolución, la encontramos en todos los sectores a todos los niveles. La abogacía se ha resistido pensando que el trabajo legal no tenía por qué estar afectado por la tecnología, pero eso ha cambiado y estamos viviendo un cambio acelerado de transformación digital e incorporación de la tecnología en la gestión de las firmas y en la manera de ofrecer y servir a los clientes.

La palabra clave es, entonces, actitud. ¿Qué entraña su significado para usted?

Efectivamente, la palabra es actitud, dejar de ver las cosas como se han hecho siempre, mirar con otra perspectiva y poner al cliente en el centro. Esto ha dado lugar a nuevos modelos que ha resuelto problemas existentes desde hace mucho tiempo, pero que han permanecido sin resolver, hasta que alguien lo ha solucionado de diferente manera, con tecnología, pero sobre todo con una mirada innovadora.

La actitud es el paso previo a la innovación, la tecnología es solo la herramienta.

«El ‘Legaltech’ es la tecnología utilizada para mejorar la industria legal, tanto en la gestión, como en la prestación del servicio, como en la justicia, generando un sector más eficiente, rápido y seguro»

¿Qué es el LegalTech y por qué es importante para el ejercicio de la abogacía? Hay varias acepciones, una en la que la tecnología que empoderará al cliente de tal manera que podrá sustituir a los abogados y otra que afecta a la manera de gestionar u ofrecer el servicio.

Desde mi parecer, el «Legaltech» es la tecnología utilizada para mejorar la industria legal, tanto en la gestión, como en la prestación del servicio,  como en la justicia, generando un sector más eficiente, rápido y  seguro.

Nos llevara a segmentar los modelos por  el  tipo de trabajo: singular y complejo o estandarizable. El legaltech ayuda al abogado a ser mejor abogado, no es algo extra a la profesión si no un complemento perfecto para la evolución de la carrera del abogado y mejorar su competitividad.

Es decir, hoy el que no domine el «LegalTech» es como si boxeara con el contrario con una mano atada a la espalda.

Es una manera muy gráfica de decirlo, pero sí, especialmente en los temas estandarizables o automatizables. No hay que dominarlo a nivel de programador pero sí a nivel de conocer cual es la tecnología que puede ayudarme a ser más eficiente y prestar un mejor servicio.

En confianza, ¿es difícil aprender todo esto? Porque a mucha gente le echa para atrás.  

No es difícil, hay que aprender de los proveedores y de toda la información que publicaciones como la suya pone al alcance de lectores a través de profesionales expertos.

Ser un tecnólogo es difícil para un abogado pero conocer qué necesitan sus clientes y cómo mejorar es algo que el abogado sabe de manera innata. Eso requiere de no conformarse y de buscar soluciones más allá de lo que se hace habitualmente.

El origen del cambio son las demandas de los clientes que exigen a los abogados ser mejores y más eficientes.

Usted es consultora de estrategia y marketing jurídico y socia directora de Tama Projects, con una larguísima trayectoria. Ha tenido que adaptarse a los cambios. Algún consejo personal.

Curiosidad y formación. Creo que el abogado es emprendedor, pero tiene que salir de la zona de confort para evolucionar. Yo he cambiado desde que estudié ingeniería química hasta ser consultora en el sector legal, pero eso solo se puede hacer con flexibilidad, adaptación y con mucho estudio.

He pasado gran parte de mi carrera estudiando el sector legal desde la perspectiva de las firmas y también de los departamentos legales de las empresas, así como de los modelos alternativos.

Si un abogado le preguntara si le puede explicar qué es la tecnología «Blockchain», de la que todo el mundo habla, y los «Smart Contracts», y por qué puede ser muy positivo para su organización, ¿qué le respondería?

No le diría que es positivo sin saber a qué se dedica y quiénes son sus clientes, no es bueno para todos, solo aquellos que primero detecten una necesidad en sus clientes que se adapte a esta tecnología, eso quiere decir: desintermediación, autoejecutable, inmutable y con una serie de condiciones qué cumplir.

La tecnología «Blockchain» tiene una aplicación especialmente interesante al sector legal y desarrollo de las criptomonedas tiene múltiples derivadas legales, pero todo debe partir de conocer y entender las necesidades de nuestros clientes.

De acuerdo con Eugenia Navarro, no solo es el sector legal el que se está experimentando fuertes transformaciones internas sino, prácticamente, todo los sectores de la sociedad.

¿Y el «Benchmarking»?

El «Benchmarking» es necesario en cualquier organización empresarial para conocer las mejores prácticas y definir la posición competitiva en el mercado. Conocer a los clientes, potenciales y competidores es la clave para marcar una estrategia de posicionamiento diferencial.

El sector legal no ha sido especialmente transparente, ahora hay mucha más información, especialmente en la red y los abogados deben conocer el entorno y las tendencias para poder comprender los cambios y los retos de esta nueva era y saber cual es su negocio, quienes son los referentes y cuales son las mejores prácticas.

¿De qué manera la tecnología está cambiando los hábitos de consumo? ¿Cómo busca las cosas la gente ahora?

No solo en el sector legal, si no como compradores, en general, hemos cambiado muchos de nuestros hábitos de compra, especialmente en el mundo online. Internet se ha convertido en un lugar para comprar de todo y, también, servicios legales.

Ni que decir del metaverso, que está revolucionando o creando una nueva dimensión, aunque en mi opinión, no será un lugar para todo el mundo. Como compradores somos más exigentes, comparamos precios, tenemos más información y la compartimos en la red.

En innegable que como compradores buscamos la desintermediación y estamos dispuestos a pagar en función del valor que percibimos. La eficiencia se ha convertido en la palabra clave en el sector legal en un ecosistema más rico, más segmentado en función de la complejidad de los asuntos y con la aparición de nuevos modelos tanto de prestación de servicios, modelo empresarial o startups de legaltech que están haciendo evolucionar al sector legal como nunca antes. 

El sector ha evolucionado más en estos últimos 20 años que en los doscientos anteriores.

¿Y de qué forma la tecnología puede contribuir a ser más competitivos?

Eficiencia, rapidez y abaratamiento de costes. La tecnología no viene a sustituir abogados, si no a reconvertir modelos y a generar nuevas formas de resolver los problemas legales.

Según mi Estudio de Esade Law School, que presenté en diciembre del 2021, la diferenciación entre las marcas de firmas de un mismo rango, no viene dada por la diferenciación técnica sino por la manera en que prestan el servicio.

En este punto, es justamente donde la tecnología ayuda a las firmas: a diferenciarse.

Se suele decir que no hay buen viento para un barco sin rumbo, ¿en su webinario va a explicar de dónde soplan los vientos del mercado y cómo aprovecharlos?

En mi seminario voy a intentar resumir las principales tendencias del sector y como están cambiando los hábitos de compra, para que los asistentes comprendan el entorno al que se enfrentan con datos y ejemplos.

Será una sesión práctica que pretende que abran los ojos a todo lo que está ocurriendo ya en el sector legal.

«El sector ha evolucionado más en estos últimos 20 años que en los doscientos anteriores»

¿Y va a contar cuáles son los nuevos modelos de negocio jurídicos que están emergiendo, con ejemplos?

Sí, creo que lo mejor es ilustrar los cambios del sector con ejemplos. Repasaremos tendencias con datos de mi ultimo estudio y veremos como ya se están aplicando en nuevos modelos de negocio. También veremos como está impactando el Legaltech en el sector legal.

El 97 % de los despachos de abogados son pequeñas empresas. ¿El dominio del «LegalTech», sobre el que usted “evangeliza”, permite reducir diferencias competitivas con respecto a los despachos medianos y grandes?

Hay que saber en que mercado se compite. No es el mismo mercado para los grandes despachos que para los pequeños y se compite por diferentes partes del mercado. Por este motivo, hay que saber comprender el entorno, a qué tipos clientes sirves y cual es tu modelo de negocio.

Competir sin estrategia es muy complejo en un entorno tan competitivo. La tecnología es una herramienta que ayuda especialmente a los despachos pequeños a encontrar diferenciación  a través de procesos de innovación.

No me quiero olvidar de los clientes. ¿Qué esperan de los despachos? ¿Más información? ¿Más atención? ¿Más cariño…?

Todo eso y más. Esperan que se les facture en función del valor, que mejoren los canales de comunicación, que sean eficientes, transparentes y que conozcan su negocio.

Esperan un asesoramiento proactivo, honestidad y que les acompañes como parte de su equipo. Y además, que seas simpático …

No me olvido de algo importante, ¿todo esto es muy caro?

No es muy caro si lo que está en juego es el futuro de la firma o de tu trabajo. Hace unos años hubiese contestado rotundamente que sí, ahora hay tecnología para todos los tipos de despacho y asequible.

Lo importante es que se tenga la curiosidad y la capacidad de invertir tiempo en conocer a los proveedores y si es posible formarse en Legaltech, no como programadores, si no para compreder cómo puede ayudar la tecnología.

En resumen, para competir con eficacia hoy en día hay que capacitarse en «LegalTech». Y, además, no es difícil, ¿verdad?

Sí, es básico y todos los abogados deberían tener desde la carrera o el Máster de acceso asignaturas de «LegalTech».

Noticias Relacionadas:
Lo último en Profesionales