Firmas

Las parejas de hecho pasan por el mismo proceso tortuoso que los matrimonios si hay hijos o patrimonio común

Alejandra García García
Las parejas de hecho pasan por el mismo proceso tortuoso que los matrimonios si hay hijos o patrimonio común
La disolución de las parejas de hecho es sencilla si no está registrada, ya que basta interrumpir la convivencia. Pero si hay hijos, y es el caso de Piqué y Shakira, el procedimiento es prácicamente idéntico a un proceso de divorcio. Alejandra García, la columnista, es socia directora de Garea Abogados Es mediadora y experta en derecho colaborativo.
21/6/2022 06:48
|
Actualizado: 21/6/2022 01:34
|

No, no haber pasado por la vicaría o  no haber rubricado el matrimonio delante de un juez o de una autoridad competente no te libra de los problemas habituales si la relación llega a su fin.

O, al menos, si de esa relación han nacido hijos y/o ha surgido un patrimonio en común.

Es el caso de la pareja que ocupa ahora las portadas y que abre los programas de la crónica rosa, Shakira y Piqué, no casados, pero unidos mediante la fórmula legal de pareja de hecho y que se separan tras doce años de relación, dos hijos y algunas propiedades compradas a medias.

La cantante y el futbolista atesoran, a la vez, y de manera individual, sendas fortunas.

La de ella se estima en torno a los 300 millones de euros, mientras que a él se le atribuye un patrimonio de 80, según se ha publicado en varios medios de comunicación.

Lo más fácil es poner punto y final en términos legales a la relación, explica la abogada Alejandra García.

La disolución de las parejas de hecho es sencilla si no está registrada, ya que basta interrumpir la convivencia.

Y si lo está será preciso solicitar la baja en el registro de uniones de hecho competente.

Será suficiente, además, con que uno de los dos acuda a realizar la gestión. Al  otro miembro de la pareja se le comunicará esta decisión sin que tenga que presentarse a la cita.

Ahora bien, a partir de ahí, si hay hijos, lo que suele acontecer, advierte la socia directora de Garea Abogados, es prácticamente idéntico al devenir de  un proceso de divorcio.

Lo peliagudo, es la custodia de los hijos.

Si el juez decide otorgársela a la estrella del pop, los niños podrían tener que cambiar de país y de continente.

A la custodia hay que sumarle cuestiones que provocan enfrentamientos duros en los procesos de divorcio y separación: la pensión compensatoria, el uso del domicilio familiar y el régimen de visitas.

Estos aspectos parecen complicados en el caso de que Shakira decida abandonar la Ciudad Condal, donde viven y estudian los niños.

En este sentido, se especula ya con la posibilidad de que la colombiana haya decidido separar las viviendas interconectadas de la familia, levantado un muro para evitar que los Piqué, los padres de él, puedan acceder a zonas comunes como la piscina.

No parece una señal muy halagüeña y todo indica que será esta cuestión, la de los hijos, la que, de no existir un acuerdo, puede generar las mayores diferencias entre la pareja.

En cuanto al patrimonio, todo dependerá según esta abogada de familia del lugar donde se haya adquirido y del régimen en que se haya hecho.

Esto es, si ha sido en proindiviso (entre ambos), en porcentajes o con aportaciones mayores o menores de uno de los dos.

Si existiese una aportación económica de mayor importe en la adquisición de un bien que es común, aunque en la escritura ponga que es al 50 %, se deberá compensar económicamente a aquella parte que aquella adelantado el dinero en nombre del otro, explican desde Garea Abogados.

Lo que ya se sabe, tal como determina la ley, es que serán los tribunales españoles, al residir  los litigantes en Barcelona, quienes dirimirán estas cuestiones. No parece, por el comportamiento del futbolista, a quien se atribuyen varias infidelidades, que la solución vaya a llegar sin pasar por los abogados y llegar a manos de los jueces.

En esta noticia se habla de:

Otras Columnas por Alejandra García García:
Últimas Firmas