Firmas

La Ley del «sí es sí», es vuestra y solo vuestra, ministra Montero

Francisco Javier Lara
La Ley del «sí es sí», es vuestra y solo vuestra, ministra Montero
El decano emérito de Málaga, Javier Lara, pone las cosas en su sitio aclarando que quien aprueba las leyes es el legislativo.
19/11/2022 06:49
|
Actualizado: 19/11/2022 00:12
|

No soy sospechoso de ir por la vida dorando la píldora o regalando los oídos a nadie, pero mucho menos a los jueces y fiscales, a los que respeto pero que no suponen una excepción en mi forma de entender y ejercer mis relaciones con los demás.

Siempre he dicho lo que he pensado y he hecho lo que consideraba que correspondía hacer según mi saber y leal entender y, sobre todo, según mi conciencia.

Y esto ha sido así, hasta el punto de estar siendo acusado, pues dicen que cometí un delito de desobediencia a la Autoridad Judicial al proteger la salud, la integridad y la vida de los abogados malagueños, no achantándome a la autoridad -que sin duda tiene- pero mal ejercida por una magistrada. 

No puede haber mayor prueba que esto, para dejar claro lo dicho, no soy sospechoso de decir lo que otros quieran oír.

Pero siempre he considerado, que lo que legitima una opinión, y quizás lo que la hace merecedora de ser tenida en cuenta, (compartida o no compartida) es cuando la persona que la emite mantiene públicamente posiciones independientes, imparciales, objetivas y sensatas, que lejos de valorar acciones según las personas que las ejecutan, lo que hace es criticar precisamente únicamente los hechos, sin pensar ni en los autores, ni en intereses, ni en colores políticos, ni en profesiones, cargos o cualquier otro factor.

Lo importante son los hechos.

«Habéis aprobado vosotros solitos esta Ley y en estas condiciones y por tanto sus negativas consecuencias que ya han empezado a florecer, son solo culpa vuestra. No dais una, ni siquiera sois creíbles cuando echáis la culpa de vuestra incompetencia a los demás»

Por ello a quien suscribe estas líneas, nunca le ha temblado el pulso para criticar duramente decisiones o actitudes provenientes de jueces, magistrados o fiscales, cuando a su juicio entendió que era necesario y además su deber por el cargo que ostentaba. 

Pero en ejercicio de esa objetividad a la que me refería, tampoco me tembló el pulso para salir en defensa del magistrado Pablo Llarena, de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de aquellos a quienes los golpistas independentistas atacaron por cumplir con su deber; la imposición y victoria de la Ley, a través del Derecho.

Por ello, acompañado de mi querida Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Málaga que tuve el privilegio de presidir y de la que tan orgulloso me siento, salimos a defender públicamente a un magistrado sin ambages, sin medias tintas, sin complejos, haciendo lo que creímos que teníamos que hacer.

Era sencillamente inaceptable que aquel que defendía y protegía la unidad de España con la única arma posible, la Ley, fuese vilipendiado, amenazado, ultrajado, insultado por unos pocos, alentados y dirigidos por politicuchos de tres al cuarto.

Absuelto el periodista acusado de acosar a los hijos de Iglesias y Montero
Las declaraciones de la ministra de Igualdad, Irene Montero, contra los jueces, por revisar sentencias de violadores, en sentido contrario a lo que se esperaba, ha provocado un auténtico Fuenteovejuna de todo el sector legal y buena parte del político contra la líder podemita. La opinión de Javier Lara se expresa en ese mismo sentido. Foto: EP

LAS LEYES NO SON APROBADAS NI POR JUECES, ABOGADOS O FISCALES

Y hoy quiero salir nuevamente en apoyo y defensa de Jueces, Fiscales y por supuesto Abogados, que en el desempeño de sus funciones se ven obligados a adoptar decisiones o resoluciones, que lejos de hacerlo por opciones o criterios personales, lo hacen por aplicación del Derecho.

Y las Leyes, no son aprobadas ni por abogados, ni por jueces, ni por fiscales, lo son por el poder legislativo.

Y el poder legislativo no es algo abstracto. El poder legislativo está compuesto por personas que por elección democrática fueron designados por el pueblo para ejercer su función de político.

Y hasta ahí, todo bien y así debe ser.

Pero claro, cuando esos políticos que integran el poder legislativo (y por supuesto el ejecutivo) son deleznablemente populistas, irresponsables, que anteponen sus intereses personales y partidistas al interés común, infringiendo incluso las reglas de juego, ya la cosa deja de ser normal y ya nada está bien y así no debe ser. Así, mal vamos.

«No podemos consentir que, encima, echen la culpa de las rebajas de las condenas a los jueces, a los fiscales y a los abogados. La culpa es ‘solo y solo’ vuestra. Vuestra ineptitud os hace ‘sí o sí’, culpables»

Compliquemos más aún la ecuación. Si además de todos los méritos de vergüenza y repugnantes que ellos atesoran, carecen de la formación necesaria y de los conocimientos técnicos y jurídicos para legislar de manera adecuada y ordenada  y encima tampoco se valen de asesores que garanticen que las normas legales que aprueban con su malvada, asquerosa, traidora e hiriente mayoría, no hagan daño a la sociedad (que tampoco es algo abstracto, la sociedad somos nosotros, las personas que vivimos en España), ya no es que vayamos mal, sino que estamos abocados al mayor de los desastres provocado precisamente por quienes fueron elegidos para conseguir todo lo contrario.

Y he de añadir que la falta de ese asesoramiento técnico, no lo es por falta de humildad o por creerse altamente cualificados para ellos redactar solitos leyes, sino que lo es intencionadamente para que nadie se interponga en su firme propósito de cumplir sus objetivos.

Y ese es también el motivo de que en los casos que han de pedir por imperativo legal determinados informes, los desoigan como hicieron con el emitido por el Consejo General del Poder Judicial en la Ley Orgánica 10/2022, de 6 de septiembre, de garantía integral de la libertad sexual.

Nadie va a interponerse en su objetivo.

LA LEY ES OBRA DE MONTERO Y DEL GOBIERNO, CON AYUDA DE LOS HEREDEROS DE HB

Así que la Ley del Sí es Sí, es obra vuestra y solo vuestra, ministra Montero, presidente Sánchez y Gobierno formado por un irreconocible PSOE y comunistas, con la inestimable ayuda de los herederos de HB y de los que quieren destruir la unidad de nuestro país.

Habéis aprobado vosotros solitos esta Ley y en estas condiciones y por tanto sus negativas consecuencias que ya han empezado a florecer, son solo culpa vuestra. No dais una, ni siquiera sois creíbles cuando echáis la culpa de vuestra incompetencia a los demás.

Todos juntos, les debemos y tenemos que echar en cara que cuando aprobaron la Ley, dijeron que era falso que se podrían rebajar condenas. Y tal y como nos tienen acostumbrados, mintieron. ¡Qué raro verdad!

Pero lo que no podemos consentir, es que encima echen la culpa de las rebajas de las condenas a los jueces, ni a los fiscales, ni a los abogados. La culpa es solo y solo vuestra. Vuestra ineptitud os hace sí o sí, culpables.

Pero claro, van de despropósito en despropósito, causando daños y perjuicios a los españoles, e insisto que convencido estoy de que no es porque sean torpes y cometan errores, sino que lo hacen premeditadamente conforme a su (del actual PSOE + Comunistas de PODEMOS + herederos de HB + Independentistas) plan estratégicamente diseñado y preestablecido.

«Debería la ministra Montero (y otros tantos del gobierno) dimitir y volver al lugar del que no debieron salir nunca y acabar ya con el ‘vamos a jugar a ser políticos'»

Y claro, como alguien tiene que ser responsable de sus mezquindades, en seguida sacan su argumento de cabecera: los que no hagan lo que ellos dicen, son los culpables de las consecuencias de su fanatismo, porque son fachas, machistas, etc.

Es que ni se molestan en disimular su falta de respeto a la separación de poderes. Y así siguen, enrocados en la renovación del CGPJ porque quieren controlar a los jueces para poder seguir con sus tropelías. Y como siempre, tiene que haber un culpable porque ellos no son culpables de nada, y, ¿quién es el culpable? Pues Feijó y los fachas del PP.

Debería la ministra Montero (y otros tantos del gobierno) dimitir y volver al lugar del que no debieron salir nunca y acabar ya con el “vamos a jugar a ser políticos”.

Y como no lo harán, deberíamos nosotros exigírselo a «ella, ellos y elles y a todos, todas y todes» sus compañeros de partido que forman parte del Parlamento y que, por intereses personales, económicos y partidistas, no censuran esta forma de gobernar.

Así que ellos, sus compañeros de filas también son responsables. Para mí, lo son. Y el que no lo considere así, que de un paso al frente y se pronuncie libremente. ¡No es aceptable esta forma de gobernar! ¡Ya está bien de palmeros!

No demos olvidarlo en próximas elecciones. Hemos de recuperar un Estado de Derecho y una democracia, modernos y en la línea que en la que íbamos.

No podemos seguir permitiendo que estos indocumentados sigan en su firme propósito de acabar con España, empobrecernos, convertirnos en un país de subvenciones y regresarnos a etapas históricas ya pasadas.

Otras Columnas por Francisco Javier Lara:
Últimas Firmas