Enrique Sainz: “Es importante que haya más juzgados especializados en familia. Si te rompes un pie no vas al psiquiatra”
Sainz cree que la creación más juzgados de familia se conseguirá aunque sea a largo plazo.

Enrique Sainz: “Es importante que haya más juzgados especializados en familia. Si te rompes un pie no vas al psiquiatra”

|
09/10/2023 06:30
|
Actualizado: 28/5/2024 12:27
|

Para Enrique Sainz, vocal de la sección de Familia y Sucesiones del Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM) y letrado en el despacho Fuster-Fabra, es imprescindible la creación de forma inmediata de una jurisdicción de familia para que no sea una parte del derecho civil.

Y es que, a día de hoy, salvo en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, una persona que quiere divorciarse no tiene un juzgado especializado en familia. Por lo que si quiere llevar a cabo este trámite y vive en un pueblo o, incluso, en zonas de la periferia de la Comunidad de Madrid como son Móstoles o Getafe, tienen que ir a un juzgado mixto.

Por ello, Sainz ha resaltado la importancia de crear más juzgados de familia con jueces que sean expertos en la materia porque, por poner un ejemplo, «en la medicina, cuando te rompes un pie no vas al psiquiatra», ha comparado.

Preguntado por el motivo por el cual no existe más, ha explicado que cree que es por falta de iniciativa de «los de arriba», que son los que «tienen que echar una mano». “Se ha intentado por activa y por pasiva, ha habido muchas propuestas, de hecho, hace unos años se dictó una ley orgánica que obligaba, digamos al gobierno, a poner en práctica esto, pero es falta de interés”.

A lo que ha añadido que, a lo largo de los años, y con distintos gobiernos, ninguno ha hecho nada. «Soy optimista, pero también realista, y creo que se conseguirá aunque sea a largo plazo porque un divorcio es de las cosas más duras e importantes que una persona puede hacer en su vida».

«El Derecho de Familia es una rama muy emocional»

El letrado ha confesado que escogió esta especialidad porque es muy acorde a su forma de ser. “Es una rama muy emocional, no sólo es derecho, es muy humana y te hace empatizar con los problemas del cliente. Muchas veces te cuentan su caso en 5 minutos y se echan a llorar por lo mal que les va”.

Por ello, ha explicado que antes de ir a juicio siempre intenta que se lleguen a acuerdos tanto por el bien de ellos como los de sus hijos si los tuvieran. “Un acuerdo siempre va a ser mucho más rápido que tener que ir a un contencioso y tener que estar esperando años, es un proceso mucho menos doloroso, aunque la decisión va a estar en ellos”.

Sin embargo, aunque ha reconocido que cada vez se llegan más a estos acuerdos, no es tarea fácil por la cantidad de diferencias que hay.

Pero ahora sí que está habiendo más por dos motivos: por un lado, al trabajo que hacen los abogados y, por otro, por el retraso de los juicios. “Mucha gente prefiere no esperar a la fecha de juicio porque hasta entonces estarán sin medidas. ¿Y mientras tanto, qué hacen?”. 

Por ello, ha explica que los letrados suelen recomendar, mientras tanto, que lleven a cabo acuerdos parciales como, por ejemplo, que si los niños están con la madre, el padre pueda verles, hablar con ellos o pagar una pensión para intentar, hasta que llegue el juicio, que la situación no sea incómoda. Algo que califica de “muy difícil cuando las partes están tan enquistadas”. 

“En el Derecho de Familia se da mucho, desgraciadamente, lo que llamamos los satélites, es decir, las terceras personas”. Afecta lo que piensen otros familiares o, incluso, una nueva pareja.

El concepto de síndrome de alienación parental

En sus juicios ha visto algún caso de síndrome alineación parental, es decir, cuando un niño rechaza a uno de sus padres al estar influenciado por el otro progenitor. Aunque eso sí, ha matizado que no le gusta la coletilla de “síndrome” porque parece que se está hablando de algo psicológico.

Esto puede afectar al menor y a las decisiones que se van a tomar porque el juez puede observar cómo los niños quieren estar con la madre pero los expertos ven claramente que hay una alineación parental. “Esto no es nada fácil y no me gustaría para nada estar en la piel de los jueces”.

Asimismo, ha tumbado el mito de que “las custodias compartidas se dan como churros”, tal y como desmontó también su compañera Delia Rodríguez. “Una cosa es que sea el régimen primordial, pero no significa que vayas a un juzgado y te lo den, cada caso es un mundo”.

Noticias Relacionadas:
Lo último en Profesionales