Firmas

Opinión | La Unión Europea no ha suscrito la Convención contra la Tortura: ¿Cómo es posible y por qué?

Opinión | La Unión Europea no ha suscrito la Convención contra la Tortura: ¿Cómo es posible y por qué?
Guillermo Rocafort es profesor de Economía Pública y Economía de la Empresa en la Universidad Carlos III de Madrid; licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid y licenciado en Derecho por la UNED, con diploma en Estudios Jurídicos Avanzados por la Universidad Autónoma de Madrid.
11/5/2024 06:31
|
Actualizado: 11/5/2024 00:00
|

El pasado 9 de diciembre de 2023 interpuse una denuncia por torturas y malos tratos contra el Estado Español y la Unión Europea por la represión policial que han sufrido los ciudadanos españoles, que pacíficamente se manifiestan en la Calle Ferraz de Madrid contra el Gobierno de Pedro Sánchez y su Ley de Amnistía.

Son cientos los vídeos donde hemos visto como la Policía lanzaba gases lacrimógenos y blandía instrumentos antidisturbios de manera desproporcionada, a mi juicio.

La respuesta que recibí hace unas semanas no puede ser más desalentadora; la Sección de Peticiones de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos me informa que no pueden admitir mi denuncia en base, entre otras razones, a que la Unión Europea no ha suscrito la Convención contra la Tortura.

Competencias de Seguridad y de orden público asumidas por la Unión Europea

La Unión Europea está adquiriendo cada vez más competencias en materia de seguridad y orden público proveniente de los Estados Miembros.

Está por ejemplo la Agencia europea de Control de Fronteras FRONTEX por un lado y por otro tenemos la Agencia EUROPOL de coordinación de funciones policiales de los países miembros.

Además, también se ha creado una Gendarmería Europea EUROGENDFOR a la que hemos visto actuar de forma muy desproporcionada en las concentraciones de los Agricultores en toda Europa.

El hecho de que la Unión Europea como ente supranacional no haya suscrito la Convención contra la Tortura y malos tratos podría dar lugar a la creación de espacios de impunidad policial en su seno, por cuanto que la mencionada Unión Europea no podría ser objeto de denuncias por vulneraciones del mencionado Convenio contra la Tortura y los malos tratos ante las Naciones Unidas.

La realidad es que estamos en un proceso de desmantelamiento de las funciones de seguridad y orden en los Estados miembros en beneficio de la propia Unión Europea, cuya legitimidad democrática está siendo puesta cada vez más en duda por parte de los ciudadanos europeos y donde además dichas funciones policiales no estarían sometidas al mencionado escrutinio.

Mala imagen de la Unión Europea

En los últimos años hemos visto cómo la desafección de los europeos ante la Unión Europea es galopante. Cada vez se pone más en duda la utilidad de dicha entidad supranacional, que se ha ido alejando a pasos agigantados de sus postulados comerciales iniciales para ir adquiriendo una posición belicista en el plano internacional y de represión en el contexto interior.

Tenemos derecho a expresarlo; no estamos a gusto en una Unión Europea que sólo se centra en las Sanciones comerciales contra terceros países mientras que las condiciones sociales y económicas de los ciudadanos de sus miembros son cada vez peores.

Es en este contexto cuando las cuestiones relativas al orden público vemos que se van deteriorando, con una Policía cada vez más impune y agresiva y una complacencia displicente a dicha violencia por parte de la propia Unión Europea, que ni siquiera es parte de la Convención contra la Tortura y malos tratos.

Me preocupa y mucho que la Unión Europea esté emergiendo en el horizonte como un monstruo jurídico que se sustenta en la colonización extranjera de sus Estados miembros y en la pérdida de las garantías y libertades públicas de las que hemos disfrutado hasta hace bien poco.

Las Elecciones en ciernes al Parlamento Europeo

En este marco estamos a las puertas de las Elecciones al Parlamento Europeo y cada vez surgen más fuerzas políticas que ponen en duda la terrible deriva belicista y violenta de la Unión Europea.

Hay que poner el foco en cuestiones como ésta al objeto de que entre las próximas iniciativas del nuevo Parlamento esté el hecho de que se promueva que la Unión Europea suscriba el Convenio contra la Tortura y los malos tratos.

No podemos seguir permitiendo que el ente supranacional esté al margen de dicha normativa internacional que garantiza un marco mundial de protección de los derechos humanos frente a la tortura y malos tratos provenientes de determinados instrumentos represivos del Estado.

Las Democracias se tienen que auto imponer a un contexto donde la violencia policial se está normalizando de manera selectiva en nuestro país según el interés político del Gobierno de turno, porque al igual que en Cataluña desde el 2018 la Policía mantiene por norma una actitud muy pasiva en el mantenimiento del orden público, en Madrid estamos viendo con demasiada frecuencia que la represión policial excede los parámetros de la proporcionalidad, sin que pase nada, y esto es algo que estamos advirtiendo los interesados en estas cuestiones que se está extendiendo como la pólvora en el seno de la Unión Europea.

Otras Columnas por Guillermo Rocafort:
Últimas Firmas
  • Opinión | CDL: Algunas curiosidades del ‘trust’ bajo el derecho de Inglaterra y Gales (IV)
    Opinión | CDL: Algunas curiosidades del ‘trust’ bajo el derecho de Inglaterra y Gales (IV)
  • Opinión | ¿Cómo se calcula la pensión de alimentos?
    Opinión | ¿Cómo se calcula la pensión de alimentos?
  • Opinión | De la ilusión al abismo: La trampa del pacto de no competencia
    Opinión | De la ilusión al abismo: La trampa del pacto de no competencia
  • Opinión | Celeridad de la justicia: una asignatura pendiente del sistema judicial español
    Opinión | Celeridad de la justicia: una asignatura pendiente del sistema judicial español
  • Opinión | Carta abierta a la ciudadanía
    Opinión | Carta abierta a la ciudadanía