Firmas

Nuevas «chapuzas jurídicas» localizadas en el «hackeo» de Encrochat

Nuevas «chapuzas jurídicas» localizadas en el «hackeo» de Encrochat
Guillermo Rocafort es profesor de Economía Pública y Economía de la Empresa en la Universidad Carlos III de Madrid; licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid y licenciado en Derecho por la UNED, con diploma en Estudios Jurídicos Avanzados por la Universidad Autónoma de Madrid.
10/9/2023 06:30
|
Actualizado: 09/9/2023 21:16
|

El 20 de agosto de 2020 en el marco de Europol, un responsable policial francés del Hackeo de Encrochat envió un mensaje a todos los componentes del Equipo conjunto de investigación policial (JIT, “Joint Investigation Team”), entre ellos a España, con el siguiente texto en donde se evidencia una gravísima anomalía en el «hackeo» de Encrochat y posterior tratamiento de la información por parte de Francia y enviada a las Naciones implicadas:

“Hemos Encontrado en los archivos tipo .json (que fueron obtenidos a través de nuestra solución técnica – el ‘troyano’ para el ‘hackeo’ de Encrochat), que las llamadas salientes (de Encrochat) tienen una anomalía en la forma en que fueron presentados, y sólo en su presentación.

De hecho, los datos están perfectamente intactos, pero su interpretación correcta requiere la siguiente precisión: el teléfono rastrea una «llamada_saliente» indicando el seudónimo Encrochat en el origen de la llamada después de «a», mientras que debería indicarlo después de «desde».

Como resultado, las llamadas efectivamente tuvieron lugar entre quien llama y la parte llamada, sólo la dirección de la llamada se invierte en los datos sin procesar: la persona que llama, el originador de la llamada de voz, es siempre el apodo indicado después del elemento «a». Tenga en cuenta que los datos relacionados con las llamadas entrantes no se ven afectados por esta inversión. Además, esta inversión sólo afecta a las llamadas de voz y no a otros datos resultantes de la captura de datos informática configurada en este procedimiento.

No se proporcionará ninguna explicación técnica, ya que se trata de una herramienta de captura de datos utilizada para esta operación y está sujeta al secreto de la defensa nacional y no puede ser revelado en sus modalidades sin incurrir en proceso penal”.

En definitiva, a mi juicio esta información contenida en este documento oficial evidencia:

1.- Que ha habido un tratamiento de los datos por parte de la Policía Francesa tras el «hackeo» de Encrochat, lo que significa que las Naciones que han recibido dicha información han recibido no la información en bruto, que fue pirateada por Francia, sino sólo dicho tratamiento de datos.

2.- Que hay errores y muy graves en dicho tratamiento de datos, pues se ha alterado el sentido de las llamadas, que sepamos, de tal manera que el emisor de las llamadas de voz ha sido convertido en el receptor y a la inversa.

3.- Que un proceso penal construido sobre la base de una evidencia penal a la que no se puede tener pleno acceso para ejercitar el derecho de defensa, y donde tampoco es posible el ejercitar sobre la misma una prueba pericial, pues como dice Francia “no se proporcionará ninguna explicación técnica” y que su troyano para el «hackeo» está sujeto al secreto de defensa nacional con penas de cárcel en caso de ser desvelado, es un proceso penal viciado de origen bajo el prisma de cualquier Estado de Derecho, incluido el español.

4.- Que este error evidenciado podría invalidar los procedimientos penales que se han abierto indiscriminadamente en la Unión Europea por un manifiesto y palpable vicio de origen, y porque desde Francia han hecho un tratamiento de datos en un entorno propicio para las manipulaciones y los errores, como ha quedado constatado.

5.- Que los datos suministrados tras el «hackeo» de Encrochat no son íntegros, están manipulados por lo que no pueden ser introducidos en un juicio para fundamentar una sentencia condenatoria, por mucho que Francia se empeñe con su Ley de seguridad nacional inaplicable fuera de sus fronteras, gravísimo hecho que, sin duda, empaña el principio de confianza recíproca entre las Naciones de la Unión Europea.

6.- Que las Naciones, incluida España, que están admitiendo como un dogma de fe el Hackeo de Encorchat no tienen ni tendrán jamás acceso a las herramientas propias del «hackeo» como a la metodología del tratamiento posterior efectuado en los datos transmitidos.

    Seguimos firmes en nuestros postulados jurídicos

    Por otro lado, debemos reiterar que el año pasado un ciudadano español fue deportado por la Audiencia Nacional a Francia por el hecho de vender aquí legalmente móviles encriptados Encrochat, y que la deportación se hizo en base a engaños y mentiras como expresar que era para el cumplimiento de una pena de cárcel de 20 años en Francia; pues bien, el español deportado lleva desde agosto de 2022 en prisión provisional en el penal francés más alejado de España y sin ver a su esposa y a sus hijos menores.

    Tenemos un Papillon “español” preso injustamente en Francia, y esto debería importarnos y mucho.

    En mayo de 2023 un grupo de juristas madrileños participamos en una Jornada titulada “Los problemas jurídicos del hackeo de «EncroChat” ante un Salón de actos del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid repleto de asistentes donde manifestamos nuestro estupor y legítimas dudas sobre el «hackeo» de Encrochat.

    Dicha Jornada se puede consultar pinchando en este siguiente enlace.

    Me consta que se van a organizar eventos similares en otros Colegios de Abogados, así como también que hay una amplia y sincera colaboración entre prestigiosos juristas de distintos países de la Unión Europea al objeto de evidenciar las chapuzas del «hackeo» de Encrochat y sus posteriores consecuencias penales.

    Lejos de diluirse las dudas, cada vez se hacen más espesas y de nada sirven y servirán las macro-ruedas de prensa por parte de los responsables, cuando la realidad es que las preguntas esenciales sobre el «hackeo» de Encrochat nunca se responden ni se responderán por los motivos que he mencionado.

    Nuestro “Papillon” español en Francia espera su libertad.

    Otras Columnas por Guillermo Rocafort:
    Últimas Firmas
    • Opinión | Novedades del Proyecto de Ley de Eficiencia Judicial y protección al consumidor
      Opinión | Novedades del Proyecto de Ley de Eficiencia Judicial y protección al consumidor
    • Opinión | Devolución del IRPF a mutualistas
      Opinión | Devolución del IRPF a mutualistas
    • Opinión | A la búsqueda de un concepto integral de orden público
      Opinión | A la búsqueda de un concepto integral de orden público
    • Opinión | CDL: Algunas curiosidades del ‘trust’ bajo el derecho de Inglaterra y Gales (III)
      Opinión | CDL: Algunas curiosidades del ‘trust’ bajo el derecho de Inglaterra y Gales (III)
    • Opinión | Indefensión por la falta de una regulación de las viviendas turísticas en Madrid
      Opinión | Indefensión por la falta de una regulación de las viviendas turísticas en Madrid