PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Despacho busca abogado senior… con clientes

|

El mercado de la abogacía de los negocios está en plena ebullición tras soportar estoicamente los años de la crisis.

Junto a la aparición de nuevas firmas como Evergreen Legal, Additia Legal o Vestalia Asociados, muchos profesionales decidieron salir de su zona de confort y crear su propio proyecto personal.

PUBLICIDAD

En muchos casos ser socio exigía mucho y estos profesionales prefirieron salir de ese entorno y ser sus propios jefes.

PUBLICIDAD

En estos años expertos como Blas Gonzalez, Daniel Jiménez, David Arias o Gonzalo Stampa, entre otros juristas, han creado sus despachos especializados.

Unos en concursal como el caso del exjuez granadino procedente de Cuatrecasas, otros en litigación como el ex socio de Ashurst y algunos en arbitraje, como son los casos de Arias y Stampa aprovechando su magnífico saber hacer y contactos a nivel nacional e internacional.

PUBLICIDAD

En medio de estas tendencias, las firmas legales siguen moviéndose, tal y como nos comenta Jaime Olleros en una entrevista que nos concedió este pasado viernes. Los despachos crecen y prefieren, en la mayor parte de los casos, al abogado senior con clientes que promocionar a un joven letrado en el seno del bufete.

Hoy la competencia entre despachos es feroz; en muchas empresas las propuestas que llegan de asesoramiento legal son muy parecidas. Lo único que les diferencia es el precio. En determinadas firmas el valor añadido que se ofrece a los abogados internos es ser más baratos que la competencia.

Algunos bufetes han preferido realizar sus fichajes se hacen de forma grupal. No se busca tanto al experto como a ese equipo que puede impulsar una práctica laboral, como ha pasado en el propio Olleros y en CMS Albiñana y Hogan Lovells o en fiscalidad como fue Dutilh Abogados, en esas fechas en que la firma española estrenaba nuevas oficinas en lo que era antes la sede del Grupo Zeta en la capital de España.

PUBLICIDAD

Los bufetes de abogados rastrean el mercado buscando la oportunidad de encontrar un profesional que esté dispuesto a dar el salto a otro proyecto profesional. En algunos casos las ofertas económicas son muy a tener en cuenta, todo depende del grado de fidelidad que ese abogado tenga respecto a sus clientes.

Como decía aquella canción de Amaral, “sin ti no soy nada”, en el mundo de la abogacía de los negocios lo podríamos traducir como “sin cartera de clientes no soy nadie”. Y este es el panorama que observamos tras el verano.

PUBLICIDAD

Al abogado senior no le queda más remedio que reciclarse en los tiempos que corren donde los asociados de cualquier firma aprietan mucho. Convertirse en la medida de lo posible en nativos digitales y mejorar sus habilidades personales, sobre todo a nivel comercial y de trato con los clientes. Y es que las empresas además de un buen técnico reclaman un profesional con el que se entiendan, especialista en profundidad en una práctica y en un sector.

Tal y como analizaban algunos expertos en consultoría estratégica, en esta publicación tras la operación en RU de CMS, Nabarro y Olswang, goo.gl/EZl3ky las fusiones en el sector legal, sobre todo en nuestro mercado nacional, tendrán que llegar. Hay demasiados despachos para una tarta única de negocio en España. Pero como también subrayaron esa integración de culturas diferentes en otra única, no será sencilla.

Conocemos de algunas integraciones que no acabaron bien como la de Via Legis con el propio Dutilh. Es cuestión que los líderes del proyecto sean capaces de aunar voluntades y no solo sus egos personales. Para ello la comunicación, a todos los niveles del proyecto resulta fundamental en este tipo de operaciones donde no siempre se acierta con la elección de un único nombre integrador.

A lo largo de este otoño, estamos convencidos en CONFILEGAL que seguiremos viendo movimientos estratégicos de una firma a otra. Es necesario tener cierto tamaño para ser competitivo y fundamental cada vez más tener un posicionamiento a nivel internacional. Hay que seguir a los clientes donde estén. En este contexto contar con abogados de experiencia y conocedores del sector de actividad será un elemento clave para cualquier firma.

PUBLICIDAD