PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Otro año más sin presencia de mujeres en la Apertura de Tribunales

Imagen del Rey con los miembros de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, todo hombres, en la Apertura de Tribunales de 2016. Yolanda Rodríguez.
|

El Rey Felipe VI presidirá hoy la ceremonia de apertura del Año Judicial. Y otro año más, volverá a ser recibido en el hall de entrada del Tribunal Supremo por el presidente de la institución, Carlos Lesmes, el vicepresidente, Ángel Juanes y todos los miembros de la Sala de Gobierno del alto tribunal, entre los que sigue en haber ni una mujer.

La imagen no deja de sorprendernos, sin embargo se repite año tras año. Aunque para ser sinceros debemos recordar que durante unos años, sí que había una mujer en la citada imagen, concretamente desde 2007 hasta 2011, cuando María Jesús Pera Bajo ocupó el cargo de Secretaria de la sala de Gobierno del Tribunal Supremo. Y también, ocupó una plaza en la citada Sala de Gobierno del TS, la magistrada Milagros Calvo, (2004-2009)

PUBLICIDAD

Tras ellas, más de lo mismo. Y es que como asegura la presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas (AMJE), Gloria Poyatos, «La exigua presencia de mujeres en la cúpula de la justicia niega simbólicamente las capacidades profesionales de más de la mitad de la carrera judicial. Y perpetua las desigualdades».

PUBLICIDAD

Y en este sentido reclaman «romper el techo de cristal de la cúpula judicial«.

Han transcurrido más de cincuenta años después de la aprobación de la Ley 92/1966, que derogaba la prohibición de acceder a la carrera judicial a las mujeres. Sin embargo, vemos como la imagen de la justicia en España sigue siendo muy parecida a la de entonces: todo hombres. 

PUBLICIDAD

Así se refleja en la imagen de la cúpula judicial (en la parte de arriba de la denominada pirámide judicial), no así en la carrera, donde más del 52,7% son mujeres (de los 5.367 miembros con los que contaba la Carrera Judicial a 1 de enero de 2017, 2.827) y 2.540 son hombres.

Lo cierto es que el nombramiento de elección de los magistrados que integran la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo está regulado en el artículo 149 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, y que según el mismo «estará formada por el presidente de dichos órganos, que las presidirá, por los presidentes de las Salas en ellos existentes (5  y por un número de magistrados igual al de éstos (otros cinco magistrados elegidos por sus pares).

La actual composición es la integrada por Carlos Lesmes (presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo), Ángel Juanes (vicepresidente del TS), Francisco Marín Castán (presidente de la Sala Civil), Manuel Marchena (presidente de la Sala de lo Penal), Luis Díez-Picazo (presidente de la Sala de lo Contencioso-administrativo), Jesús Gullón (presidente de la Sala de lo Social) y Ángel Calderón (presidente de la Sala de lo Militar).

PUBLICIDAD

A ellos se suman los 5 magistrados electos: Antonio del Moral (magistrado de la Sala Segunda), Benito Gálvez (Sala Quinta), Pablo Lucas, Pedro José Yagüe y Nicolás Maurandi (los tres, de la Sala Tercera), y  además, se suma el secretario de Gobierno, Ángel Tomás Ruano, notario de todos sus actos, quien tomó posesión del cargo el pasado mes de mayo.

Todo muy tasado y muy democrático. El problema surge cuando de los casi 90 magistrados que conforman el Tribunal Supremo solo 11 son mujeres, lo que, de momento, limita sus posibilidades de ser elegidas para formar parte de citada Sala de Gobierno.

PUBLICIDAD

Este año, tampoco intervendrá ninguna mujer en la citada Apertura de Tribunales, ya que en esta ocasión el fiscal general del Estado también es un hombre, José Manuel Maza, que sustituyó Consuelo Madrigal, la única mujer que ha ocupado el cargo hasta la fecha, en noviembre de 2016.

Pirámide judicial

En la justicia española apenas el 13% de las plazas del Alto Tribunal son ocupadas por mujeres. Solo hay una mujer que presida un Tribunal Superior de Justicia, de los 17 que existen, en este caso Valencia, con Pilar de la Oliva. Y sólo 9 de las 50 presidencias de las Audiencias Provinciales de nuestro país son dirigidas por una magistrada.

Por tramos de edad, las mujeres representan ya el 64 por ciento de los jueces y magistrados en activo menores de 50 años, mientras que la situación se invierte en el tramo de edad comprendido entre los 51 y los 72 años, en el que más del 60 por ciento de los miembros de la Carrera Judicial son hombres.

Entre los 2.911 jueces y magistrados de menos de 50 años hay 1.853 mujeres –es decir, el 63,7 por ciento- y 1.058 hombres –el 36,3 por ciento-.

Lo contrario sucede entre los 2.456 miembros de la Carrera Judicial que tienen entre 51 y 72 años –la edad máxima de jubilación-, ya que aquí los 1.482 varones suponen el 60,3 por ciento, frente al 39,7 por ciento que representan las 974 mujeres.

PUBLICIDAD

Esta circunstancia tiene su reflejo en la composición de los distintos órganos judiciales: en los colegiados, como las Audiencias Provinciales o los Tribunales Superiores de Justicia -a los que se accede más tarde, una vez avanzada la carrera profesional-, el porcentaje de mujeres es del 37,7 por ciento y del 36 por ciento, respectivamente.