PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

7 claves para hacer una página web exitosa para tu despacho

María Jesús González-Espejo es Codirectora del Instituto de Innovación Legal y Socia directora de Emprendelaw.
|

Una página web es una excelente carta de presentación para un despacho de abogados. Sin embargo, es habitual que no se le saque el máximo rendimiento.

Y tú, ¿sabes cómo sacarle el máximo partido a tu sitio web? Si no es así, este artículo te interesa. Aquí te explicamos de forma muy sintética, en 7 claves, lo que debes llevar a cabo para que tu sitio web tenga éxito.

Antes de empezar

Antes de ponerte manos a la obra, lo primero que deberías hacer es responder a estas cinco preguntas:

  • ¿Qué buscan mis clientes cuando entran en mi web?
  • ¿Qué estilo de web quiero?
  • ¿Quién está capacitado para desarrollarme una buena web?
  • ¿Quién va a encargarse del mantenimiento de mi web?
  • ¿Quién va a desarrollar contenidos para mantener la web viva?

Las respuestas que des a esas preguntas son esenciales para enfocar con éxito tu proyecto de desarrollo web.

Un buen nombre para tu dominio

La segunda clave es escoger un buen nombre de dominio. Para escoger un buen nombre de dominio debes tener en cuenta que es importante que sea un reflejo de tu marca.

Debe ser fácilmente recordable y pronunciable.

Te recomendamos que evites coger dominios excesivamente largos, con guiones bajos y medios.

Una vez que hayas escogido el dominio, recuerda que debes protegerlo valorando la conveniencia de registrarlo en una o más extensiones: .com, .es, .abogado, .law, etc.

hacer pagina web

Veamos algunos ejemplos de buenos dominios para abogados:

  • Imagina que el punto fuerte de tu despacho son las reclamaciones a afectados por la adquisición de preferentes; en ese caso, nombres como abogadosdepreferentes o abogadospreferentes.com y sus variantes serían adecuadas.
  • Si por ejemplo tu especialidad fueran los conflictos derivados por la generación de ruido excesivo, el dominio abogadosdelruido podría resultar una opción muy interesante.

Escoger dominios de ese tipo, que coinciden con las palabras que usará tu cliente potencial al buscarte en Google o en otras herramientas de búsqueda, te dará un buen posicionamiento en los rankings y permitirá a tu público recordar el nombre del despacho fácilmente.

Hosting o alojamiento web: Por qué lo necesitas

La tercera clave es la que se refiere a los proveedores del “hosting” (alojamiento web) y del desarrollo.

El “hosting” es el lugar donde se albergará tu web.

No todos son iguales, ni en precio ni en servicios. ¿Qué debes tener en cuenta a la hora de escoger tu “hosting”?

Respecto a la elección de la empresa para desarrollar el sitio, lo ideal es que tenga mucha experiencia y lo mejor es que, además, la tenga en tu sector de actividad.

Está claro que no es lo mismo hacer una tienda “online” que vender servicios de asesoramiento, es decir, vender virtualmente, un intangible, el conocimiento y la experiencia de tu equipo en resolver los problemas de los clientes que acuden a tu despacho.

Por supuesto, hay que pedirle al proveedor un compromiso de tener listo el sitio web en un plazo determinado y es conveniente firmar una hoja de encargo que describa bien los servicios incluidos y los no incluidos.

Un estilo acorde a tu identidad corporativa

La cuarta clave es el aspecto o estilo que deseas dar a tu web.

¿Qué aspecto quieres que tenga?, ¿deseas que transmita seriedad, jovialidad, confianza, etc.?

Todos esos atributos se pueden conseguir a través de imágenes, colores, disposición de la información, tipografías, etc.

En todo caso, nuestro consejo es que, escojas el estilo que escojas, el resultado sea una web limpia, con los contenidos claros y muy definidos, que respete tu identidad corporativa, que no lo sature de texto, vídeo o imágenes intrascendentes y, además, que tus visitantes puedan interactuar con ella.

Estudia la arquitectura de tu web

La quinta clave es la de la definición de la organización del contenido; es decir, la determinación de la arquitectura de tu web y los contenidos de cada apartado.  Debes centrarte y pensar con qué términos te buscarán tus clientes en los buscadores. Lo esencial es que:

  1. Haya una buena arquitectura que como mínimo debe incluir información sobre la firma, los servicios, los profesionales.
  2. Definido todo lo anterior, habrá que ponerse manos a la obra y redactar; para ello, recuerda que a los buscadores no les gustan las webs estáticas: no las posicionan bien. Escribe sobre temas de interés de tus clientes, apórtales información y ayúdales. En el momento que necesiten un abogado te tendrán en mente y te recomendarán. No seas el clásico abogado aburrido: usa un lenguaje creativo, inspira tu web con imágenes modernas, SÉ DIFERENTE.
  3. E incluye siempre, siempre, uno o más medios para contactarte.

La importancia de que tu web sea ‘responsive’

La sexta clave es que el sitio web sea “responsive”, es decir, que funcione igual de bien en todos los dispositivos. Recuerda que ya son mayoría los usuarios de internet que utilizan el teléfono y la tablet, además de sus ordenadores, para buscar un contenido en internet.

Una página web que no sea “responsive”, es decir, que no se adapte al móvil, está obsoleta y perjudica la navegación del usuario.

Además, los buscadores como Google te penalizan claramente en su posicionamiento. Por esto, este requisito se convierte en algo vital si quieres tener éxito con tu web.

Facilita que tu contenido se comparta en redes sociales

Finalmente, la séptima clave es que tu web disponga de las herramientas que permitan compartir contenidos. Para ello, hay que incorporar los iconos de las redes sociales en cada página. Así le facilitas al lector la tarea de difundir lo que le interesa y logras interactuar con él.

Confiamos en que estas 7 claves te hayan resultado interesantes. Si las sigues, te garantizamos que la web de tu despacho de abogados será un éxito.

Y si necesitas ayuda, acude a un experto.

Recuerda que detrás de un buen sitio web no hay sólo algoritmos sino conocimiento de un sector, de las necesidades de los clientes, modas y gustos. Tu web debe ser técnicamente sólida, pero, además, tiene que reflejar bien lo que tú quieres y responder a las necesidades de tus clientes.