PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

David Serra sigue la estrategia del “yo sólo pasaba por allí” en el juicio de la Gürtel de Valencia

David Serra durante su declaración ante el tribunal en el juicio de la Gürtel de Valencia.
|

David Serra, ex vicesecretario general del PP en Valencia y ex diputado autonómico declaró desconocer que hubiera pagos en B a Orange Market y afirma que nunca intervino en la contratación de actos, algo de lo que se ocupaba Ricardo Costa, según dijo.

La Fiscalía pide para él 7 años y 9 meses por dos delitos electorales y falsedad documental.

PUBLICIDAD

“Yo tenía confianza total en la gerencia del partido. No era mi obligación el control de esos pagos y no tenía por qué poner nada en duda”, dijo e insistió en que “el señor Costa nunca me dijo nada de pagos en B”.

PUBLICIDAD

En cuanto a los pagos de empresarios, “jamás antes de este juicio había conocido que hubiera empresarios que abonaran facturas o gastos del Partido Popular”, aunque reconoció haber hecho a instancias de Ricardo Costa, una gestión ante el empresarios Enrique Ortiz, “con quien yo tenía una relación personal, para que pagara una deuda con Orange Market” y que siempre creyó que los trabajos realizados por Orange Market para Enrique Ortiz eran reales.

A preguntas del juez sobre esta mediación de un cargo público entre dos empresas privadas, Serra dijo que había intervenido pidiendo un favor en nombre de su superior para ayudar a un proveedor.

PUBLICIDAD

Serra, implicado en varias piezas de Gürtel y en el caso Imelsa, dijo que percibía cierto descontrol en relación con Orange Market y que él nunca pagó ni recibió cantidad alguna en efectivo.

Contabilidad B

Referente a las anotaciones a su nombre en la contabilidad B de la empresa, alegó desconocer absolutamente por qué figuraba en esa relación, y negó haber colaborado con esos pagos.

A la vista de varios correos dirigidos a él por trabajadores de Orange Market negó también todo conocimiento de los mismos y dijo desconocer por qué los había recibido, afirmando que se los rebotaba a Ricardo Costa.

PUBLICIDAD

La fiscal se empleó a fondo con correos y conversaciones telefónicas para demostrar el conocimiento de Serra de los pagos irregulares y las negociaciones con Orange Market y el empresario Enrique Ortiz, pero el imputado se fue continuamente por la tangente de su ignorancia de toda irregularidad, dando en algún momento explicaciones bastante peregrinas de las maniobras de los pagos y se mostró arrepentido de haber intercedido en el asunto.

PUBLICIDAD