PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“La remunicipalización de BiciMad busca beneficiar a ‘la parroquia’ de Ahora Madrid y a los sindicatos”, según Íñigo Henríquez de Luna

Íñigo Henríquez de Luna, concejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid, partido que se ha querellado contra la concejal Inés Sabanés por malversación de fondos públicos y prevaricación.Íñigo Henríquez de Luna, concejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid, partido que se ha querellado contra la concejal Inés Sabanés por malversación de fondos públicos y prevaricación. Carlos Berbell/Confilegal.
|

“La remunicipalización de Bicimad, llevada a cabo por el Consistorio de Ahora Madrid, busca beneficiar a su parroquia y a los sindicatos. A su parroquia porque supone contratar personal externo, o sea, meter a su gente, y a los sindicatos porque les viene bien que haya más personal en plantilla. Cuanto más grandes, más fuertes”. Así de claro se muestra Iñigo Henríquez de Luna, concejal del Partido Popular y portavoz adjunto de ese grupo en el Ayuntamiento de Madrid.

El Grupo Popular, precisamente, ha interpuesto una querella criminal, por malversación de fondos públicos y prevaricación contra la concejal de Ahora Madrid, Inés Sabanés, presidenta de la Empresa Municipal de Transporte (EMT) y delegada del Área de Gobierno de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, y contra Álvaro Fernández de Heredia, director gerente de la EMT, por la remunicipalización de BiciMad.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Una decisión en la que, además de la Justicia, van a entrar a fondo los grupos de la oposición del Ayuntamiento de la capital de España en la comisión de investigación que finalmente se va a poner en marcha para determinar los extremos de esta decisión.

“En este proceso de remunicipalización los madrileños van a pagar un total de 13 millones de euros, incluyendo el IVA, que es lo que se va a pagar a Bonopark, S.L., la empresa que gestionaba BiciMad. ¿Y por qué? Se podría haber rescatado la concesión, o se podría haber exigido la observancia de las obligaciones incumplidas, imponiendo las penalidades consiguientes y abriendo el expediente sancionador consiguiente, o resolver el contrato y volverlo a adjudicarlo”, afirma Henríquez de Luna.

De acuerdo con el concejal popular, Ahora Madrid quería recuperar el control del servicio a toda costa.

PUBLICIDAD

El contrato con el Ayuntamiento

Bonopark, S.L. había suscrito un contrato con el Ayuntamiento el 5 de noviembre de 2013 por un periodo inicial de 12 años, con posibilidad de prorrogarlo 4 años más. El coste del servicio ascendió a 7,3 millones de euros y en el mismo se incluían 2.028 bicicletas eléctricas (número que nunca llegó a estar disponible para los usuarios), bases con anclajes, cámaras, tótems, y plataformas. Cada bicicleta estaba valorada en 700 euros.

Después de dos años de servicio, Bonopark, S.L. solicito al Ayuntamiento un “reequilibrio económico” de 3,4 millones de euros, cantidad sin la cual era imposible mantener el servicio de bicicletas eléctricas.

PUBLICIDAD

“Sabanés, ante ese estado de cosas, decide remunicipalizar BiciMad asumiéndolo la EMT. Y lo formaliza en un contrato privado que suscriben el representante de Bonopark y de la EMT, que tenía fecha de 17 de mayo de 2016, por 10,5 millones de euros más IVA; los 13 millones a los que antes me he referido”, explica Henríquez de Luna.

PUBLICIDAD

“Fue una decisión sin apoyo legal porque el documento de valoración no estuvo firmado por nadie. ¿Cómo se puede comprar un servicio por 10,5 millones sin una auditoría? ¿Sin una valoración independiente? Esa es la base de nuestra querella”, añade.

La valoración que hace Bonopark, S.L., del servicio tienen su base en un archivo de Excel en el que se reflejan, hasta 2015, las diferentes partidas de la cuenta de pérdidas y ganancias, “sin ningún tipo de dato interno de gestión, de informe externo independiente o de cualquier otro tipo de dato o documento que soporte y justifique las proyecciones financieras realizadas”.

“La realidad es que la empresa le ha puesto una pistola en el pecho a Sabanés. ‘Pues mira, me compráis el contrato, que vale esto’. Y como ellos querían a toda costa y muy rápidamente, municipalizar el servicio pues han tragado”, afirma el concejal. “Y además Bonopark, S.L. sigue siendo el socio tecnológico en este servicio”.

El concejal Iñigo Henríquez de Luna cree que las posibilidades de que querella llegue a buen puerto son muy altas. Carlos Berbell/Confilegal.

El afán remunicipalizador de Ahora Madrid

La “remunicipalización” es la bandera de Ahora Madrid, formación que gestiona el Ayuntamiento de Madrid y que tienen como alcaldesa a Manuel Carmena.

Hasta ahora han recuperado la gestión de la Funeraria y tienen previsto recuperar también la de 13 polideportivos que, en la actualidad, se explotan por gestión indirecta.

PUBLICIDAD

“Han anunciado que a medida que vayan venciendo las concesiones irán tomando esa medida”, dice Henríquez de Luna. “Quieren crear una sociedad clientelar, dependiente del presupuesto público. Es evidente”.

Lo paradójico, cuenta el concejal, es que el movimiento contrario, el de la gestión indirecta, el de la participación de las empresas privadas en la gestión de los servicios de los ayuntamientos en Europa, fue iniciado desde la izquierda, y no precisamente por el socialismo, sino por el alcalde comunista de Bolonia, Renato Zangheri (1970-1983), uno de los grandes ideólogos del Partido Comunista Italiano, que llevó a la ciudad a un esplendor hasta ese momento desconocido y la convirtió en un referente para toda Europa.

Zangheri fue el espejo en el que se miró Madrid, cuando el profesor Enrique Tierno Galván (PSOE) comenzó a gobernar la ciudad en coalición con el Partido Comunista de España, con Ramón Tamames como teniente de alcalde.

Ese mismo enfoque fue el que propició la llamada “Tercera Vía” en Gran Bretaña, con la que el Partido Laborista, de la mano de Tony Blair, volvió al Gobierno después de 28 años en la fría oposición.

“También los países nórdicos, como Dinamarca o Suecia mantienen la colaboración entre el sector público y el privado”, dice Henríquez de Luna.

“El modelo ha funcionado. El Ayuntamiento tiene que regular y supervisar la gestión de los servicios públicos. Lo que debemos buscar siempre es su eficiencia y su eficacia. Pero esto no parece entenderlo Ahora Madrid, que busca un evidente regreso al pasado”, concluye.