Manuel Pimentel: “No se puede remunicipalizar lo que siempre fue municipal”

Manuel Pimentel, durante la presentación del libro en la librería Neblí, de Madrid. Carlos Berbell/Confilegal.
|

“Las palabras son armas poderosas al servicio de las ideas y la expresión consagrada -remunicipalización- no es inocente ya que evoca una recuperación de lo público para el municipio, cuando en verdad sabemos que jamás la titularidad dejó de ser municipal. No se puede remunicipalizar lo que siempre fue municipal”. Así lo explica Manuel Pimentel, exministro de Trabajo y Asuntos Sociales y co coordinador del libro “El interés general y la excelencia en los servicios públicos”, recientemente publicado.

Según él, se trata de “palabras-marketing” para vender una ideología simplista que ha tenido su origen en la severa crisis económica por la que ha pasado España, lo que dio pie a que cuajara la idea de que la culpa la tenían la economía de mercado y las empresas privadas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Y que se sintetiza en el binomio “lo privado es malo y lo público es bueno”.

Esto dio pie a que en las elecciones municipales de 2015 determinadas fuerzas políticas radicales -principalmente Podemos y partidos afines- plantearan que toda la gestión privada que se llevara a cabo en los ayuntamientos había “que revertirla” y que fuera gestionada directamente desde los Ayuntamientos.

“Fue lo que se comenzó a mal llamarse ‘remunicipalización’. ¿Por qué está mal llamado? Porque jamás dejaron de ser municipales, lo mismo que el control y la garantía del servicio público, su control de calidad. ¿Y por qué pasó? Por un tema ideológico, claramente. Nosotros preferimos la palabra ‘internalizar’, es más precisa”, indica Pimentel.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“El marco legal garantiza la titularidad pública”

“El marco legal garantiza la titularidad pública de los servicios y determina y acota las fórmulas en las que el ayuntamiento puede llevar a cabo su gestión, manteniendo siempre no sólo la titularidad sino la ineludible responsabilidad del control para garantizar así el adecuado servicio”, añade.

La gestión de dichos servicios la puede realizar directamente el Ayuntamiento o empresas privadas, bajo su control continuo.

“¿Cuál es el mejor modelo? Pues depende. El mejor modelo es el que ofrezca más calidad de servicios al ciudadano. Por lo tanto, no debe abordarse nunca desde un prisma ideológico, como se ha abordado últimamente, sino que es una cuestión de evaluar cuál es el mejor”, explica.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“En ocasiones la empresa privada da una gran calidad de servicios y en otros casos puede hacerse de forma pública. Nuestra postura, la mantenida en nuestro libro, es que los servicios municipales deben verse desde un prisma de eficiencia, eficacia y calidad de los servicios al ciudadano como con respecto a la calidad del trabajo de las personas que lo gestionen”, subraya.