PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Lesmes: «Cuando una sociedad no hace caer el peso de la Ley ante la intolerancia cualquier cosa puede suceder»

En la inauguración del nuevo curso académico de la Escuela Judicial en BarcelonaEl presidente del TS y del CGPJ Carlos Lesmes durante su intervención en la sede de la Escuela Judicial en Barcelona con motivo de la apertura del curso. CGPJ.
|

Durante la inauguración en Barcelona del curso académico 2018-2020, correspondiente a la 69 promoción de la Escuela Judicial, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, volvió a mostrarse firme en la defensa de las instituciones para que sean «sólidas, eficaces y legítimas”.

Hay que “hacer y ser institución”, dijo, «porque la institución entendida como garantía de la normalidad social, es lo que articula también el Estado de Derecho».

PUBLICIDAD

Se refirió, además, a que lo público «es un espacio de convivencia, de realización y, sobre todo, de estabilidad».

PUBLICIDAD

Y recordó la importancia de «preservar día a día nuestro sistema democrático», pues la democracia, afirmó, “no es nunca una conquista vitalicia”.

Lesmes señaló que, como ha demostrado la historia, cuando una sociedad no permanece vigilante y no hace caer el peso de la Ley ante el más mínimo indicio de intolerancia, ante el abuso o ante la injusticia, cualquier cosa puede suceder”.

PUBLICIDAD

La Constitución para combatir las amenazas

A los 62 futuros jueces presentes en este acto, el presidente del CGPJ les indicó la importancia de que «ya desde este momento seáis plenamente conscientes de que las conquistas de nuestro Estado constitucional sólo se salvaguardan desde sus propios valores y principios».

En este sentido, matizó que esta es «la manera más eficaz de combatir las amenazas que pretendan despreciar nuestros derechos como ciudadanos libres e iguales y comprometer nuestra convivencia».

Y lanzó un mensaje a las instituciones «en las que se sustenta nuestro Estado» para que «no muestren temor a la hora de abordar esas dificultades cuando gozan de la confianza de la sociedad».

PUBLICIDAD

Jueces independientes y profesionales

Asimismo, recordó a los jueces en prácticas que empiezan su periodo de formación que tienen la obligación de “promover un Poder Judicial que, preservando su independencia, actúe con transparencia y cercanía”.

Un Poder Judicial, subrayó Lesmes que “desarrolle sus funciones con elevada profesionalidad y sentido del deber, participando en el designio de procurar una sociedad que, con respeto a su pluralidad, sea más justa, más igualitaria y más libre”.

PUBLICIDAD

«En el actual contexto, se impone, más que nunca, la tarea de transmitir a la sociedad la idea de que la Justicia está a su servicio», manifestó.

Y advirtió a los presentes que «el poder que la Constitución y la Ley pone a nuestra disposición no puede ser atributo personal de cada juez, sino el instrumento necesario para la eficaz prestación del servicio que se nos exige».

El presidente del CGPJ recalcó que los jueces son “servidores públicos” y, como tales, “debemos ser conscientes de las necesidades que hoy plantea la sociedad española, de sus anhelos, de sus problemas y dificultades, de sus retos y aspiraciones”, concluyó.

«Buscad integración en la Cataluña no tensionada»

Por su parte, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña Jesús María Barrientos dijo a los alumnos de la Escuela Judicial que durante su estancia el primer año en Barcelona «podréis comprobar que junto a la Cataluña tensionada políticamente en términos aparentemente irreconciliables, convive otra Cataluña alejada a esas posiciones y centrada en la cotidianidad de sus gentes».

PUBLICIDAD

«Procurad hacer abstracción de la primera y buscad la máxima integración en esta segunda Cataluña», les recomendó y «descubriréis una sociedad abierta, tolerante, integradora, centrada en sus negocios y en las preocupaciones diarias».

En lo judicial, Barrientos recalcó que «no os costará descubrir en Cataluña una realidad muy necesitada de lo que vosotros representáis. La fuerza de una judicatura joven y bien formada, con ilusión y energía renovada».

Y les animó a que realicen «su proyecto de vida personal y profesional dentro de nuestra comunidad» aportando el dato de que en el último concurso de traslado publicado el 10 de septiembre se ofertaron para órganos judiciales radicados en Cataluña 33 plazas vacantes de magistrado y 15 plazas vacantes para la categoría de juez incluido el ascenso.

Más mujeres en la nueva promoción de jueces 

La 69 promoción de la Escuela Judicial está formada por 33 mujeres y 29 hombres que, tras haber superado las oposiciones de acceso a la Carrera Judicial, inician ahora el curso teórico-práctico necesario para, después de superar también las fases de prácticas tuteladas y de sustitución y refuerzo, recibir sus despachos como jueces.

Con una media de edad de 28 años, proceden de quince Comunidades Autónomas.

La mayoría de ellos, un 17,7% de los jueces en prácticas, tienen fijado su lugar de residencia en Andalucía; Madrid con un 14,5%; y Aragón con un 11,3%.

Les siguen, con un porcentaje inferior al diez por ciento, Cataluña (6 alumnos); Comunidad Valenciana (5); Castilla y León y Murcia (4); Baleares y Galicia (3); Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura (2); Canarias y Navarra (1).

Por áreas de especialización, la penal es la que concentra la mayoría de los integrantes de esta promoción, en concreto el 27,4%.

La segunda en las preferencias de los jueces en prácticas es el área civil (19,05%), seguida por la de familia (13,7%), menores (10,7%), mujer (8,3%), contencioso (7,7%), mercantil (6,5%), social (3,6) y vigilancia penitenciaria (3%).