La ministra de Justicia afirma que la difusión de los audios de Villarejo es “un chantaje al Estado”

Ha insistido en que es "una víctima"La ministra de Justicia Dolores Delgado en un momento de su comparecencia mientras escucha la intervención de los Grupos Parlamentarios.
|

En su comparecencia a petición propia en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados por las recientes difusiones de las grabaciones del excomisario Villarejo, la ministra de Justicia Dolores Delgado ha sido tajante al afirmar que la difusión de unos audios obtenidos hace 9 años “de manera ilegal y que está investigando la Audiencia Nacional, no va a condicionar la acción del Ejecutivo del que formo parte”.

“No voy a entrar en el contenido de las grabaciones que son ilícitas”, ha remarcado tan solo un día después de que el Congreso aprobase pedir su dimisión por 166 votos a favor y 91 en contra.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“Es un chantaje al Estado a través de mi persona como ministra. Es una extorsión al Gobierno. Me atacan a mí por ser ministra”, ha subrayado.

La ministra ha dicho que “la derecha, la extrema derecha y la extrema-extrema derecha van a aprovechar ese chantaje para impedir que este gobierno avance en su trabajo por la convivencia” y se basan en lo que dice una persona “que está siendo investigada por 14 delitos y que con ello busca un trato de favor para salir de la cárcel”.

Delgado ha afirmado que a que se está produciendo este chantaje, “no solo lo digo yo sino también la Fiscalía Anticorrucpión” y ha leído la información recogida por el diario El País donde se recogía la argumentación del Ministerio Público en este asunto como “expresión de una amenaza permanente de usar su información privielgiada para su impunidad”.

PUBLICIDAD

La ministra ha hecho referencia, además, a que la Fiscalía se proponía aplicar el artículo 301 bis de la LeCrim para proteger a las posibles víctimas como “lo soy yo”.

“Una víctima como ministra del Gobierno de España porque este presunto delincuente pretende desestabilizar el Gobierno para obtener una ventaja procesal. Y víctima de esta utilización por la derecha, la extrema derecha y la extrema-extrema derecha que quiere paralizar la agenda de esta Gobierno de regeneración democrática”, ha añadido.

PUBLICIDAD

También ha explicado que Villarejo prestó sus servicios como comisario y “gestor de empresas de todo tipo” con el entonces ministro del Interior del Partido Popular, Jorge Fernández Díaz, “quien llegó a destacar los relevantes servicios prestados por el comisario. E Ignacio Cosidó también afirmó lo mismo”. También ha recordado la ‘Operación Cataluña’ en la que presuntamente intervino el excomisario, cuya misión fue fabricar pruebas contra las formaciones independentistas.

PUBLICIDAD

“Después de haber alimentado esta cloaca, la derecha se atreve a usar contra mí las actividades que ellos mismo fomentaron y aplaudieron”, ha manifestado.

“Este Gobierno decente no va a aceptar amenazas desde las cloacas ni de quienes se ayudan desde el lodazal de corrupción para llevarlo hasta el Parlamento. Ni las cloacas ni la derecha me van a desviar ni a amedrentar”, ha destacado.

Durante su intervención, la ministra ha hecho un repaso por todas las medidas “de gran trascendencia” que ha puesto en marcha el Ministerio en estos tres meses y también se ha referido a sus 29 años de servicio público, 25 de ellos en la Audiencia Nacional.

Como ejemplo, ha señalado que unos meses antes de ser ministra, “participé en la ‘Operación Caronte’ en la que se enjuició a 10 yihadistas que estaban a punto de cometer un atentado en Cataluña”.

“He trabajado contra el narcotráfico, crimen organizado, terrorismo de ETA y yihadista, crímenes contra la humanidad… Se lo que es estar amenazado y, lo digo de forma tajante, no voy a permitir que un presunto delincuente ni quienes pretenden usar políticamente los actos de ese delincuente puedan arrojar la más mínima duda de mi dedicación y sacrificio al servicio público”, ha recalcado.

PUBLICIDAD

“Con mi trayectoria profesional íntegra y sin mácula, no voy a permitir que desacrediten la carrera de una mujer, que lo he conseguido por mí misma, sin necesidad de tener a ningún hombre ni detrás ni delante”.

La ministra ha manifestado que conoce que otros grupos políticos “no aceptan la legitimidad de este Gobierno”, y que les “duele” su “agenda progresista y de regeneración. “Pero deben saber que vamos a seguir adelante, vamos a limpiar la democracia española, vamos a avanzar en justicia social pese a sus campañas de descrédito, pese a las campañas de ataque personal a cada uno de los miembros de este Gobierno”, ha añadido.

Y ha pedido a los diputados “que hagan un ejercicio de lealtad y demuestren rigor y sentido de Estado” y les ha recordado que “aquellos que dan pábulo a las grabaciones, las amplifican y las utilizan como munición partidista se sitúan de lado del chantajista, del presunto delincuente”.

Para concluir, Delgado ha subrayado que “no he mentido, no he tenido relación profesional y no soy amiga del Sr. Villarejo. Acudí a una comida con la cúpula policial en materia antiterrorista con los que trabajaba habitualmente. No así con el señor Villarejo”.

Sobre el procès

En cuanto a la estrategia que pretende seguir el Ministerio en relación con los procesos judiciales seguidos en sede penal frente a los líderes independentistas, pedido por el Grupo Ciudadanos, la ministra ha dicho que “me permitirán que sea breve en esta respuesta. La razón de esta brevedad, es que el Gobierno a través de la Abogacía del Estado está personado en la causa a través del Tribunal Supremo”.

“Estamos a la espera de que la Sala Segunda del Tribunal Supremo nos de traslado para que formule escrito de conclusiones provisionales, es decir, de acusación”, ha añadido.

Y se ha referido a posibles presiones diciendo que “a diferencia de la Abogacía del Estado, el Ministerio Fiscal es autónomo, con capacidad de decidir. En consecuencia, el Gobierno no va a dar instrucciones de ninguna clase a la Fiscalía General del Estado”, en relación a qué postura debe adoptar en el proceso.

Chat privado de jueces

En lo que se refiere a la imparcialidad del Poder Judicial, cuestión solicitada por el Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Dolores Delgado ha señalado que “la mejor manera es no interferir en actuaciones jurisdiccionales de jueces y magistrados”.

Y en relación a la polémica sobre el chat de la judicatura, ha recalcado que “no valoraré el contenido de un foro de mensajes publicado sin el consentimiento de sus usuarios. Si alguien entiende que no han sido correctas esas actuaciones, deberá ser el Consejo General del Poder Judicial el que responda pero no este Ministerio”, ha añadido.