PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El magistrado del TS Fernando Salinas, padre de la Ley reguladora de la Jurisdicción Social, Premio ASNALA 2018

Imagen de los miembros del Jurado del Premio Asnala 2018.
|

El Jurado del Premio al ‘Mejor Laboralista’  2018 organizado por la Asociación Nacional de Laboralistas (ASNALA) se reunió hace unos días para deliberar y fallar el galardonado de la XV edición. Se acordó premiar al magistrado del Tribunal Supremo, Fernando Salinas Molina.

Será mañana martes cuando tenga lugar el acto de entrega en Casa de América. Será la primera vez que el Premio se entregue de forma independiente al Congreso de ASNALA, evento que se celebrará los próximos 15 a 17 de noviembre en Málaga.

El galardón reconoce la trayectoria de los abogados laboralistas, graduados sociales, a los miembros de la Judicatura, secretarios judiciales, profesores, catedráticos y personal de la Administración.

A los efectos de la concesión del Premio, el Jurado tuvo en cuenta de manera especial la trayectoria profesional del premiado, así como la extraordinaria referencia que ha marcado en la disciplina laboralista de nuestro país.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sobre la figura del magistrado de la Sala Social del Supremo, Salinas, habla Martín Godino, presidente de honor de ASNALA y socio director de Sagardoy Abogados, que destaca que “su actividad intensa como magistrado no ha pasado desapercibida para los expertos en derecho laboral”.

Para Godino, “estamos ante un magistrado de mucha calidad jurídica y un gran impulsor en los últimos años de la elaboración de la actual Ley Reguladora de la Jurisdicción Social que fue en gran parte suya, en colaboración con José Folguera, los dos autores de dicha normativa, esencial para el Derecho Laboral”.

En estos años de actividad en la Sala Social fue considerado por muchos expertos como el líder de la sección progresista, -es miembro de la asociación Juezas y Jueces para la Democracia- “más inclinado a tesis extensivas de interpretación de los derechos.  Nadie duda de su altura como jurista, profundo conocedor de la doctrina y de las normas que ha brillado con luz propia por la redacción de sus sentencias, siempre muy sólidas”, apunta Godino.

PUBLICIDAD

Fernando Salinas es magistrado del Tribunal Supremo desde 1996. Ingresó en la Carrera Judicial en 1973 y fue juez de Primera Instancia e Instrucción y decano de los Juzgados de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona). También fue decano de las Magistraturas de Trabajo, además de titular de la número 15 y número 23 de Barcelona. Y, entre 1992 y 1996, magistrado de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Entre 2001 y 2008 fue vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), participó en la elaboración de anteproyectos legislativos sobre procedimiento laboral (1989-1990) y enjuiciamiento civil (1995-1996) y dirigió el grupo de expertos de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social (2010-2011). Está en posesión de la Cruz de Honor de la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort.

Haciendo memoria, Godino recuerda que otros dos magistrados de la Sala de lo Social recibieron este premio de ASNALA: Martín Valverde y Aurelio Desdentado, “como colofón a sus carreras profesionales”.

PUBLICIDAD

Un texto innovador

Según los expertos, la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social (LRJS) ha logrado cambiar sustancialmente el ámbito del proceso social. Amplía sus competencias a todas las que puedan calificarse como “sociales”, incluyendo el control jurisdiccional de los actos administrativos singulares o plurales dictados sobre estas materias, asumiendo las hasta ahora atribuidas al conocimiento del orden civil y contencioso-administrativo.

Se constituye al orden social como el único competente para conocer de los litigios sobre prevención de riesgos laborales, por lo que también los funcionarios o personal estatuario plantean sus reclamaciones sobre accidentes de trabajo o enfermedades profesionales ante este orden social.

PUBLICIDAD

La LRJS efectúa una profunda remodelación en otras cuestiones, como las relativas al papel de los sindicatos y de las asociaciones empresariales, del Ministerio Fiscal, del Secretario judicial, de los abogados y de los graduados sociales colegiados; al reforzamiento del papel del FOGASA; a la acumulación de los procesos de despido y cantidad; a la potenciación de la mediación y del arbitraje; o al nuevo proceso monitorio, entre otras.

El origen de esta norma hay que verlo más allá de una mera reforma de la Ley de Procedimiento Laboral (LPL). El Consejo de Ministros del 10 de septiembre de 2010 aprobó el anteproyecto con el que se inició la tramitación de una futura ley procesal laboral mediante la que se pretendía una sustancial reforma del procedimiento laboral, configurándola incluso como un nuevo texto legal.

Una ley consensuada con muchos trámites y enmiendas

Tras su aprobación por unanimidad por parte de todos los Grupos parlamentarios, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado, el Boletín Oficial del Estado de 11 de octubre de 2011 publicó la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social.

PUBLICIDAD

Es la primera vez que un texto procesal social no ha sido aprobado a través de la fórmula del Real Decreto Legislativo y tuvo un largo y minucioso trámite de informes y enmiendas que lo convirtieron en un texto innovador y de consenso.

Un jurado de prestigio

El procedimiento de elección del galardonado requiere que, entre los propios miembros del Jurado, haya una propuesta de manera individual pero con adhesión de al menos otros dos miembros. Si existieran varias propuestas, se decidirá por mayoría por votación entre el Jurado.

Cabe destacar el Jurado presidido por Luis Enrique de la Villa Gil, catedrático de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social que será quien realice la laudatio del jurista premiado por ASNALA este martes en el acto de entrega de dicho galardón.

Asimismo, forman parte del jurado juristas de prestigio como María Emilia Casas Baamonde, catedrática de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social y ex presidenta del Tribunal Constitucional; y los también catedráticos Ignacio García-Perrote Escartín, responsable del área laboral de Uría & Menéndez, Juan Antonio Sagardoy BengoecheaAlfredo Montoya Melgar.

Junto a ellos, Martín Godino Reyes, presidente de Honor de ASNALA y socio-director de Sagardoy Abogados; y los magistrados del Tribunal Supremo María Luisa Segoviano Astaburuaga, Antonio V. Sempere Navarro y Ángel Blasco Pellicer

Completan la relación de miembros, Benigno Varela Autrán, ex magistrado del Tribunal Supremo y  Juan Gorostidi Pulgar, director Corporativo de Relaciones Laborales de Banco Santander.