Gary Foy, el único testigo de cargo contra Pablo Ibar, entró en contradicciones
Pablo Ibar, el segundo por la izquierda, sentado, hablando con una persona de su equipo. eitb.

Gary Foy, el único testigo de cargo contra Pablo Ibar, entró en contradicciones

|
09/12/2018 06:15
|
Actualizado: 09/12/2018 23:06
|

Gary Foy, el único testigo que dijo haber visto a Pablo Ibar saliendo de la discoteca donde se produjo el triple asesinato que lo mandó al corredor de la muerte, entró en serias contradicciones durante el interrogatorio al que fue sometido esta semana en el juicio que está teniendo lugar en la sala de vistas del Palacio de Justicia del condado de Broward, en Fort Lauderdale, Florida, Estados Unidos.

Foy, cuyo testimonio fue la base -junto con un fotograma de la cinta de videovigilancia- para la condena a muerte a Ibar en 2000, llegó a admitir que la persona de la foto que se extrajo de ese vídeo se parecía, igual que Ibar, a un amigo suyo con el que iba a la bolera con regularidad.

Asimismo, en muchas de las preguntas que el hizo el abogado del hispano-estadounidense, Benjamin Waxman, Foy admitió que no recordaba bien lo ocurrido, como aquella en la que le volvieron a insistir sobre la duración del tiempo en el que coincidió con el otro coche en el semáforo.

Previamente había testificado que había pasado en coche por la calle del lugar de los hechos y que vio a dos personas en un vehículo, el 26 de junio de 1994, en Miramar, un distrito de Miami.

También comentó que en el reconocimiento fotográfico tenía claro que Ibar era la persona que vio en el asiento del copiloto pero que inicialmente también señaló más fotos porque su mujer le había dicho que no se inmiscuyera en este asunto, y que en el reconocimiento fotográfico final seleccionó a Ibar y a otra persona más por este motivo.

Curiosamente el fiscal, Chuck Morton, quien lo presentó como principal testigo de cargo, en ningún momento le preguntó si la persona de la foto se encontraba presente en el tribunal. Un interrogatorio que tuvo lugar el martes.

INTERROGADO EL POLICÍA DE HOMICIDIOS

Otro de los intervinientes de esta última semana fue el expolicía de homicidios, Paul Manzella, encargado de la investigación del triple asesinato.

Durante su declaración aportó una versión de los hechos que no fue consistente con declaraciones e informes anteriores suyos, en un intento de reforzar en determinados aspectos el testimonio de Gary Foy.

Manzella narró su primer encuentro con Ibar, el registro de su domicilio y el de su madre y cómo organizó la identificación fotográfica.

Le correspondió a Fred Haddad, del equipo de abogados de Ibar, interrogar al policía retirado. Fue una jornada con momentos de mucha tensión.

Haddad pudo demostrar en varias ocasiones que Manzella había mentido y que había intentado modificar su testimonio en relación con el prestado en ocasiones anteriores con el único fin de perjudicar a Ibar.

En su declaración del día anterior, a instancias de la Fiscalía, afirmó que en la entrevista que mantuvo con Pablo Ibar en la cárcel del condado de Miami Dade, Pablo había cooperado en todo lo que se le pidió, permitió que se registrara su casa, consintió a que se interrogara a su madre, no puso ninguna objeción a entregar sus zapatos para realizar comparativas de huellas, y que en general en la entrevista Ibar había sido mostrado en todo momento una actitud completamente colaboradora.

Pero a diferencia de en otras ocasiones, afirmó que al final de la entrevista, sacó la foto sacada del video de videovigilancia y le preguntó: “¿Y por qué tengo yo esta foto tuya?”.

En esta ocasión, Manzella declaró que la reacción de Ibar había sido de bajar la cabeza, en actitud de cómo si le hubieran atrapado.

Sin embargo, la defensa pudo demostrar que en 9 declaraciones anteriores realizadas a lo largo de los años, en los juicios y apelaciones de Ibar y en los juicios y apelaciones de Seth Peñalver, siempre, absolutamente siempre había mantenido que Ibar había dicho que el de la foto no era él.

En otro momento de su testimonio del jueves, Manzella afirmó que el testigo Gary Foy siempre había estado seguro de que la persona que aparecía en la foto nº5 de las que les habían sido mostradas –o sea Ibar- era el perpetrador, cuando en otras declaraciones anteriores no había sido así.

IRREGULARIDADES EN LA INVESTIGACIÓN

Por su parte, la defensa pudo demostrar además que Manzella en la rueda de reconocimiento físico solamente había puesto a Ibar y no a la persona de la foto nº1, señalando además que las demás personas en la rueda de reconocimiento física tenían características físicas completamente distintas a las de la persona que sale la foto del video de videovigilancia.

Y todo esto se pudo acreditar mediante grabaciones y fotografías realizadas durante los procedimientos de identificación en 1994.

Por último, la jornada tuvo un cierre dramático al final del contrainterrogatorio de Manzella por parte de la defensa, en relación con la camiseta hallada por la policía en el jardín de la casa donde se produjo el triple asesinato.

El detective Manzella afirmó en esta ocasión que Ibar en la entrevista en la cárcel de Miami Dade le había dicho que conocía la empresa Consolidated Electric Services, cuyo logo aparecía en dicha camiseta, cuando en múltiples ocasiones anteriormente había manifestado Manzella que Ibar no tenía conocimiento alguno de esa empresa.

La defensa sacó por ejemplo un informe del propio Manzella en el que afirmaba que Pablo desconocía tal empresa. Manzella entonces admitió que había escrito eso, pero que en realidad no era lo que quería decir.

Al mismo tiempo presentó posteriormente una transcripción de uno de los juicios posteriores a ese informe en los que Manzella había declarado que Ibar le había dicho que no conocía esa empresa.

La defensa instó a Manzella a que leyera esa trascripción. Ante la resistencia y titubeos de Manzella, el Juez Bailey ordenó que le trajeran a él la trascripción y fue el propio juez quien leyó en voz alta cómo Manzella en aquella ocasión había testificado que Ibar había declarado desconocer esa empresa.

Al parecer, Ante este espectáculo hubo varias muestras de miembros del jurado sacudiendo la cabeza en incredulidad ante lo que presenciaban.

La defensa, antes de que el juez cerrara dicha sesión, solicitó que el juez enviara una citación a Manzella para que esté a disposición del tribunal para otro posible contrainterrogatorio por parte de la defensa, probablemente en enero.

La fiscalía protestó diciendo que no sería necesario citarle, que Manzella comparecería sin duda de forma voluntaria, pero el juez accedió a la petición de la defensa, por lo que el exdetective Manzella tendrá la obligación de volver a comparecer si la defensa así lo requiriera más adelante.

Fuera del juicio, la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar sigue recaudando  fondos para cubrir el presupuesto de 1.300.000 dólares de la defensa. Dicho presupuesto cubre los honorarios de 4 abogados especializados en distintas áreas de lo que es un juicio penal en el Estado de Florida.

 

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales