PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un magistrado del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela huye a EE.UU. y denuncia la corrupción y el colapso de su país

El magistrado Christian Zerpa en una foto de cuando formaba parte del Tribunal Superior de Justicia de Venezuela.
|

Christian Tyrone Zerpa, magistrado del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJV) y chavista de la primera hornada, ha huido con su familia a Florida, Estados Unidos, donde ha denunciado públicamente la defunción de la división de poderes en su país, donde todo «se decide en el Palacio de Miraflores», sede de la Presidencia del país, que detenta Nicolás Maduro.

«Llegué a la decisión de apartarme del camino que he seguido en estos últimos 18 años justamente al ver que ni siquiera en Venezuela yo podía garantizarle un futuro a mis hijas», explicó a la periodista Idania Chirinos, presentadora de «La Tarde», del canal de noticias panamericano NTN24, en una entrevista telefónica.

PUBLICIDAD

«El nivel de colapso, el nivel de deterioro, no solo de la calidad de vida, el colapso institucional que hay en Venezuela, la corrupción, la improvisación, la falta de organización, de planificación me llevó a una gran conclusión, y es que el gobierno de Maduro es el peor gobierno que ha tenido Venezuela en toda su historia republicana», añadió.

PUBLICIDAD

En consecuencia, se vio obligado a dar un paso al frente.

El magistrado huido, Christian Zerpa, frente al presidente Nicolás Maduro, al que acusa de «dictar» las sentencias desde el Palacio de Miraflores.

EL PRESIDENTE DEL TSJV, UN ANTIGUO DELINCUENTE

Al actual presidente del máximo órgano de la justicia venezolana, Maikel Moreno, Zerpa lo definió con dos palabras: «presidente delincuente». 

PUBLICIDAD

Moreno  fue elegido «por unanimidad» por el Pleno del TSJV.

Un hombre que tuvo antecedentes penales y que pasó dos años en la cárcel.

«Por supuesto que él no goza del aprecio y del respaldo de la totalidad de los magistrados. Sin embargo, el sistema de decisión que se estableció para escoger a la autoridad del Tribunal Supremo pasa porque sea una decisión que tomen en Miraflores. Así era con Hugo Chaves y así es con Nicolás Maduro. En consecuencia, uno asume los lineamientos y tiene que votar por la propuesta que se hace desde Miraflores. Y esta es otra prueba más de que no hay separación de los poderes, porque no es una elección en base al libre albedrío de los magistrados que conforman el Tribunal Supremo de Justicia», explicó.

PUBLICIDAD

«Es una decisión que se toma en Miraflores y que, simple y llanamente, en la Sala Plenaria lo que se hace es avalar. Muchos de nosotros votamos con un pañuelo en la nariz porque sabíamos la clase de delincuente que era«, remachó.

Zerpa manifestó que dentro de Venezuela jamás hizo ninguna declaración contraria porque temía por su vida y por la vida de sus familiares más cercanos.

PUBLICIDAD

De hecho, ahora teme por la vida de su madre y de su hermano, sobre los que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), según él, tienen planes para detenerlos.

El magistrado huido reveló que muchas sentencias del TSJV fueron redactadas en el palacio de Miraflores. Y puso como ejemplo el caso de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad de Carabobo.

“La sentencia fue publicada sin la firma de los magistrados. No la firmé porque me oponía a ella», señaló. «El TSJ no actúa con ningún tipo de independencia y por lo tanto es un apéndice del Ejecutivo».

LAS ÚLTIMAS ELECCIONES, MANIPULADAS

Sobre los últimos procesos electores, el magistrado afirmó que fueron espurios.

“Fueron elecciones que no se organizaron en base al respeto a los principios de integridad electoral. No fueron justas ni competitivas. Se inhabilitaron partidos y dirigentes políticos, por lo tanto no son legales y hoy por hoy Nicolás Maduro está finalizando el mandato. Hasta el 10 de enero es un presidente constitucional, después de esa fecha es un usurpador”, remachó.

PUBLICIDAD

El Gobierno venezolano ratificó el viernes que Maduro asumirá su segundo mandato y tomará posesión del cargo el 10 de enero ante el Tribunal Supremo de Justicia y no en el Congreso.

El magistrado Zerpa debía participar en dicho acto.

El TSJV anunció el domingo que Zerpa, a quien señaló como exmagistrado, estaba siendo investigado desde 2018 por «acoso sexual, actos lascivos y violencia psicológica».

Y agregó que el caso de Zerpa fue llevado al Consejo Moral Republicano para que fuera destituido y se enfrentara a la justicia.

«Estamos en presencia de una autocracia que ha condenado a muerte, inclusive a aquellas personas que se han opuesto a su visión particular que tienen sobre el ejercicio del poder», ha afirmado Zerpa.

LA EXFISCAL GENERAL DE VENEZUELA TAMBIÉN HUYÓ DEL PAÍS

Zarpa no es el primer «huido». El pasado mes de agosto, la ex fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, huyó junto a su marido diputado, Germán Ferrer, a Bogotá, Colombia, acompañada de Gioconda del Carmen González Sánchez, subdirectora de despacho del ministerio público, y por Arturo Vilar Esteves, fiscal anticorrupción.

Allí denunció la corrupción sistémica del régimen chavista.