PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las empresas de Internet mejoran su respuesta ante los mensajes de odio, racistas y xenófobos

|

Los resultados positivos que arroja la cuarta evaluación del Código de conducta de la UE contra el odio en las redes, indican que esta iniciativa que la Comisión implementó en 2016 está dando sus frutos a la hora de que las compañías de contenidos en red eliminen mensajes ofensivos de las redes sociales.

Desde su puesta en marcha en 2016, el Código de conducta ha venido mejorando progresivamente y la reciente evaluación confirma que las empresas informáticas dan una respuesta rápida a los discursos de incitación al odio de naturaleza racista y xenófoba que se les notifican.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

No obstante, necesitan mejorar sus respuestas a los usuarios mediante la notificación de los contenidos y ofreciendo mayor transparencia en lo relativo a los avisos y las supresiones.

De hecho, actualmente las empresas de Internet evalúan en un plazo de 24 horas el 89 % de los contenidos señalados y retiran el 72 % de los mismos que se pueden considerar constitutivos de incitación ilegal al odio, en comparación con los porcentajes del 40 % y el 28 %, respectivamente, vigentes cuando el Código se puso en marcha en 2016.

Las compañías retiran los contenidos ilícitos cada vez más rápidamente, pero esto no se traduce en una eliminación abusiva, ya que las tasas de eliminación indican que los análisis por las empresas siguen respetando la libertad de expresión.

PUBLICIDAD

Además, gracias al Código se han creado asociaciones entre las organizaciones de la sociedad civil, las autoridades nacionales y las plataformas informáticas, para actividades de concienciación y educación de la población, como medida complementaria a la de vigilancia y supresión de contenido ilegal.

Por último, cuatro nuevas empresas decidieron adherirse al Código en 2018, a saber: Google+, Instagram, Snapchat y Dailymotion.

PUBLICIDAD

La plataforma francesa de juegos Webedia (jeuxvideo.com) también ha anunciado su participación y adhesión a las normas europeas.

PUBLICIDAD

Andrus Ansip, vicepresidente de la Comisión responsable del Mercado Único Digital, ha declarado: “La evaluación presentada indica que la cooperación con las empresas y la sociedad civil arroja resultados positivos. El Código funciona porque respeta la libertad de expresión. Internet es un espacio en el que la gente opina y encuentra información apretando un botón. Nadie debería sentirse inseguro o amenazado porque permanezcan en línea contenidos ilícitos de incitación al odio”.

Por su parte, Vĕra Jourová, comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género de la UE, ha dicho que “la incitación ilegal al odio en Internet no es sólo un delito, sino que representa una amenaza para la libertad de expresión y el diálogo democrático. En mayo de 2016 puse en marcha el Código de conducta para combatir este discurso ilegal de odio, porque necesitábamos hacer algo con urgencia contra este fenómeno. Hoy, al cabo de dos años y medio, podemos decir que hemos encontrado el planteamiento correcto y establecido una norma en toda Europa para hacer frente a este grave problema, protegiendo plenamente al mismo tiempo la libertad de expresión”.

Antecedentes

La Decisión Marco relativa a la lucha contra el racismo y la xenofobia prohíbe expresamente la incitación pública e intencionada a la violencia o al odio contra una persona o un grupo de personas en relación con la raza, el color, la religión, la ascendencia o el origen nacional o étnico.

La incitación al odio, tal como se define en esta Decisión Marco, es también un delito también cuando se produce en línea.

La UE, sus Estados miembros y las empresas de redes sociales y otras plataformas comparten la responsabilidad colectiva de fomentar y facilitar la libertad de expresión en línea. Al mismo tiempo, todas estas partes tienen la responsabilidad de velar para que Internet no se convierta en un refugio de violencia y odio.

PUBLICIDAD

Para hacer frente a la proliferación del discurso de odio racista y xenófobo en línea, la Comisión Europea y cuatro grandes empresas del sector de la TI o Tecnología de la Información, -Facebook, Microsoft, Twitter y YouTube- presentaron un “Código de conducta para combatir la incitación ilegal al odio en Internet en línea” en mayo de 2016.

El 7 de diciembre de 2016, la Comisión presentó los resultados de una primera ronda de control para evaluar la aplicación del Código de conducta.

Los resultados de la segunda y la tercera ronda de seguimiento, publicados el 1 de junio de 2017 y el 19 de enero de 2018, indicaban avances continuos.

El 28 de septiembre, la Comisión adoptó una Comunicación que establecía orientaciones para las plataformas sobre procedimientos de notificación y actuación contra contenidos ilegales en línea y que destacaba la importancia de la lucha contra la incitación ilegal al odio y la necesidad de seguir trabajando en la aplicación del Código de conducta como objetivo destacado en ese documento de orientación.

El 1 de marzo de 2018 se publicó una Recomendación de la Comisión sobre medidas para combatir eficazmente los contenidos ilícitos en línea. Consta de dos partes, una general sobre las medidas aplicables a todos los tipos de contenidos ilícitos y una específica, que trata de las medidas especiales que tendrían que adoptar las plataformas para hacer frente a contenidos terroristas.

En lo que respecta a las normas aplicables a todos los tipos de contenidos ilícitos, la Recomendación incluye procedimientos de «notificación y acción» más claros, herramientas más eficaces y tecnologías proactivas, una salvaguardia más sólida para garantizar los derechos fundamentales, una atención especial a las pequeñas empresas y una cooperación más estrecha con las autoridades.