PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Plaza de Colón de Madrid “petó” de público y banderas constitucionales, con el “Viva España” de Manolo Escobar de fondo

La Plaza de Colón de Madrid se vio llena como en los mejores partidos del Bernabéu o del Camp Nou.
|

La Policía Municipal dice que los asistentes fueron 40.000. Los organizadores, 200.000. Da lo mismo. La concentración si fue algo fue una fiesta de familias y más familias, de banderas constitucionales, de fotos con móviles, de redes sociales y, por supuesto, de mucho Manolo Escobar y su “Viva España”, el “himno nacional” que toda España cantó cuando la selección nacional de fútbol los Campeonatos de Europa de Fútbol en 2008 y 2012 y en la Copa del Mundo de Sudáfrica, de 2011.

En este caso, con la letra completa del autor, el belga Leo Rozonstrater, que todo el mundo se sabía (no hubo lo-lo-lo-lo…), y la música de su compatriota Leo Caerts: “Por eso se oye este refrán/Que Viva España/Y siempre la recordarán/Que Viva España/La gente canta con ardor/Que Viva España/La vida tiene otro sabor/y España es la mejor”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un estribillo que se conocen al dedillo también alemanes, franceses, ingleses, belgas, holandeses e, incluso, polacos, como lo prueban las grabaciones de los macroconciertos que da el violinista André Rieu por toda Europa.

La gente se arrancó varias veces a bailar el “Viva España”, pasodoble que hizo famoso el desaparecido Manolo Escobar. Foto: Carlos Berbell/Confilegal

Y cuando eso ocurría, la gente se ponía a bailar el pasodoble en plena Plaza de Colón, calles adyacentes o en la estación de Cercanías de Recoletos, donde, al mismo tiempo que la gente penetraba, había otra riada de gente que salía.

Por supuesto que, entre los presentes, había enfado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y sus negociaciones con los independentistas. Y todos los presentes apoyaban el inmediato adelanto de las elecciones generales.

PUBLICIDAD
Los carteles “Stop Sánchez” se prodigaron en la manifestación.
Banderas de España, banderas de Europa y también banderas de autonomías, pero el rojo y el amarillo mandaba. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

Esa era la razón para la concentración, que comenzó a las 12 de la mañana y que terminó con con los acordes del himno nacional y una foto en la que posaron Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal, líderes respectivos del PP, Ciudadanos y Vox, acompañados de otros dirigentes de esos partidos.

El candidato a la alcaldía de Barcelona, y exprimer ministro francés, Manuel Valls, declinó aparecer en ella.

PUBLICIDAD
En la foto los líderes de Vox, Javier Ortega-Smith, Santiago Abascal; de UPyD, Cristiano Brown; del PP, Pablo Casado;y de Ciudadanos Albert Rivera. Foto: EP.

Pero antes, se leyó un manifiesto.

PUBLICIDAD

EL MANIFIESTO

El Manifiesto suscrito por los tres partidos convocantes, acusó a Sánchez de “tradición” a España y de “dar una puñalada por la espalda a la ley y a la justicia”. De ahí el apoyo a los magistrados del Tribunal Supremo que, a partir del martes, juzgarán a los 12 acusados por los supuestos delitos e rebelión, malversación y desobediencia.

“Tras meses de constantes cesiones intolerables y a pocas horas de que el Tribunal Supremo comience a juzgar a los responsables de la ruptura del orden constitucional que se produjo en octubre de 2017, el Gobierno de Pedro Sánchez decidió dar una puñalada por la espalda a la ley y a la justicia aceptando los términos y exigencias impuestos por el Presidente de la Generalitat”, han denunciado los firmantes.

El Manifiesto afirmó que el Gobierno había cedido al “chantaje” de los separatistas, que quieren “destruir la convivencia ciudadana” en España y de renunciar “a defender la dignidad de los españoles, con el único objetivo de mantenerse en el poder”.

Sobre el mobiliario urbano, sobre la hierba, en cualquier sitio, la cosa era ondear las banderas constitucionales. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
Se vieron muchos niños pequeños, sobre los hombros de sus padres o en carritos. Foto. Carlos Berbell/Confilegal.

GUARDAR Y HACER GUARDAR LA CONSTITUCIÓN

Los tres periodistas encargados de leer el texto enumeraron las “cesiones” que “representan la renuncia del Gobierno de la Nación a cumplir con su obligación de guardar y hacer guardar la Constitución”.

“Cedió al recibir con lazos amarillos al presidente de la Generalitat en Moncloa; cedió al trasladar a los políticos presos a la cárcel de Lledoners; cedió al aceptar la bilateralidad entre iguales en la reunión de Pedralbes; cedió al torcer el criterio jurídico de la Abogacía del Estado; cedió al aceptar las 21 exigencias del secesionismo”, decía el texto.

PUBLICIDAD

Además, denunciaron que Sánchez también “cedió al admitir la posibilidad de que hubiera mediadores, relatores, o cualquier otra figura semejante” y “al iniciar unas negociaciones para aprobar los Presupuestos Generales del Estado, ofreciendo a cambio la soberanía nacional”.

En su opinión, estas cesiones pusieron el orden constitucional “ante uno de los mayores retos que ha vivido desde su promulgación”, denunciando que el Gobierno de Sánchez “ha puesto en serio riesgo” la vigencia de la Constitución. En resumen, critican que “los acontecimientos de los últimos días suponen una humillación del Estado sin precedentes en nuestra vida democrática”.

A su juicio, es “sólo” el pueblo español el que puede decidir sobre el futuro del país: “Nadie más está legitimado para decidir qué es España y, mucho menos, qué puede dejar de ser España”. “Ningún gobierno está legitimado para negociar con la soberanía nacional”, continúa el Manifiesto.

Por todo ello, han reafirmado, a un día de que arranque el juicio “sobre el asalto a la unidad de la Nación española”, su “compromiso” con la Justicia, dando su apoyo a los jueces del Tribunal Supremo que se encargarán del ‘procès’, “que llevan meses sufriendo la presión independentista”.

La serie documental de Netflix, Examen de conciencia, encajó a la perfección con el motivo de la concentración. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

“EN ESPAÑA, NADIE ESTÁ POR ENCIMA DE NADIE”

Por otro lado, los responsables del texto han manifestado la “igualdad de todos los españoles ante la ley”, así como el “principio de solidaridad entre las comunidades autónomas”.

“En España, nadie está por encima de nadie. En España, todos los españoles son iguales en derechos y deberes. Esta igualdad no depende de un gobierno ni de un parlamento; esta igualdad pertenece a los españoles y es, siempre, inalienable”, han reivindicado.

En este sentido, consideran que España es una nación de “ciudadanos libres e iguales”.

“Y en este pilar se ha basa la firma decisión de los españoles de crear lazos de solidaridad y esfuerzos compartidos entre los territorios”, añaden los firmantes.

E insisten en que han convocado esta manifestación para decir al Gobierno que no están “dispuestos” a “tolerar más traiciones ni concesiones” frente a los independentistas. “Estamos aquí para decir alto y claro que la unidad nacional no se negocia”, añaden.

Por todo ello, finaliza el Manifiesto exigiendo a Sánchez “la convocatoria inmediata de elecciones generales para que todos los españoles puedan decidir su futuro”.