PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un profesor denuncia que la Xunta ‘prohíbe’ a los docentes escribir en español las comunicaciones con sus compañeros

Hablamos Español dice que más profesores han querido usarlo, pero que han sido "más o menos sútilmente "convencidos" por las autoridades educativas para que dejasen de hacerlo"Se trata de Emilio Álvarez, docente del Conservatorio profesional de Vigo; que ha lanzado un vídeo en el que explica que "la administración educativa ha prohibido el uso de la lengua española en su centro de trabajo, y por extensión en todos los centros docentes de Galicia".
|

Emilio Álvarez, profesor del Conservatorio profesional de Vigo, denuncia que la Xunta “prohíbe” a los docentes escribir en español las comunicaciones con sus compañeros.

El docente lo considera “un atropello a sus derechos”, y asesorado por la asociación Galicia Bilingüe, integrada en la actualidad en Hablamos Español, emprendió en noviembre de 2017 una cruzada “para poder usar el español”, que lo ha llevado hasta la Valedora del Pueblo de Galicia.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El profesor Álvarez relata su caso en este vídeo publicado por Hablamos Español:

Informa que una auditoría encargada por la Consejería de Educación detectó que en el conservatorio donde imparte clases se había redactado un acta en español.

PUBLICIDAD

“Y es algo prohibido por el Decreto aprobado por Alberto Núñez Feijóo cuando accedió al gobierno de la Xunta”, ha señalado la asociación Hablamos Español.

Esta entidad, que preside Gloria Lago, explica que “además de prohibir el español en las asignaturas con más manejo de textos, las más interesantes para adquirir vocabulario y una buena expresión oral y escrita, se ha eliminado de la administración educativa en todo tipo de centros sostenidos con fondos públicos actas, programaciones, boletines, comunicaciones, todo ha de ser monolingüe en gallego”, pero indica que hasta el caso de este profesor “la Xunta no se había inmiscuido en las comunicaciones internas en los centros”.

PUBLICIDAD

El pasado fin de semana, el presidente del PP, Pablo Casado, estuvo en Galicia y defendió la política lingüística del gobierno de Alberto Núñez Feijóo, contraponiéndola a la inmersión obligatoria de otras comunidades.

PUBLICIDAD

Hablamos Español ha enviado una carta a Casado en la que le traslada “algunas de las discriminaciones que soportan los hispanohablantes en Galicia, la única Comunidad Autónoma bilingüe donde ustedes están gobernando”.

En ella, Gloria Lago manifiesta que “en la enseñanza, el español está relegado a las asignaturas con menos interés lingüístico” y que “en Primaria, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales se imparten en gallego y Matemáticas en español, y en ESO, solo Matemáticas, Tecnología, y Física y Química son obligatorias en español”.

PUBLICIDAD

Le informa de que “el español está prohibido por Decreto en la administración educativa de Galicia (boletines, notas, comunicaciones con padres y alumnos, cartelería, etc), y que “todo ha de estar solo en gallego”.

“Esto es así hasta el extremo de que se está amenazando con expedientes a profesores por usarlo en las comunicaciones por escrito con sus compañeros”, le comenta en alusión al caso del profesor Álvarez.

Hablamos Español también manifiesta que en las actividades culturales y lúdicas de la Xunta dirigidas a niños y jóvenes “solo se usa el gallego”; que en los concursos para fomentar la creatividad en los jóvenes “está prohibido usar el español en todas sus especialidades”; y que “las ayudas para la publicación de tesis y trabajos de fin de grado solo existen para quienes usan el gallego”.

Afirma también que “los edificios administrativos de la Xunta son un ejemplo de monolingüismo en gallego”, que “en las campañas informativas e institucionales de la Xunta solo se usa el gallego”, que “en las redes sociales de la Xunta solo se usa el gallego”, y que “en todas las intervenciones públicas en Galicia del gobierno gallego y del presidente de la Xunta solo se usa el gallego”.

“Ningún diputado interviene en español en el Parlamento de Galicia”, explica Lago.

Asimismo, destaca que “la Xunta ha declarado el gallego lengua propia de las Universidades de Galicia”, que “en los hospitales inaugurados por Feijóo, toda la visibilidad (señales, cartelería, etc), están solo en gallego, incluso en la cafetería”, y que “las comunicaciones de citas médicas se expiden solo en gallego y, por defecto, también las peticiones de pruebas médicas y analíticas”.

Además, dice que para cualquier subvención o ayuda pública que se solicite en Galicia, “también ha de usarse el gallego si se quieren obtener todos los puntos”.

EL DECRETO ESTABLECE QUE EN LOS CENTROS DE ENSEÑANZA SOSTENIDOS CON FONDOS PÚBLICOS “SE UTILIZARÁ, CON CARÁCTER GENERAL, LA LENGUA GALLEGA”

Gloria Lago señala que cuando el Jefe del Departamento didáctico comunicó el 8 de noviembre de 2017 al profesor Emilio Álvarez que “no podría usar el español en ninguna plantilla o documento que remitiese al centro -y, muy especialmente, no podría usarlo en informes interdepartamentales que sirven de comunicaciones entre el profesorado-“, este docente se puso en contacto con Galicia Bilingüe en busca de asesoramiento.

“Le explicamos que aunque el Decreto (eufemísticamente) llamado de Plurilingüismo, establece que la lengua de la Administración Educativa es el gallego, se añadía la expresión con carácter general,  porque tanto el TSJG, en una sentencia de 1996, como el Tribunal Constitucional, en una de 2010, ya aclararon en su día que no se puede excluir el español como lengua de la Administración. Por lo tanto, sí podía el profesor usar el español acogiéndose a esa cláusula de excepcionalidad y a la doctrina del TC”, relata Lago.

También comenta que como el profesor envió un texto para el profesorado en español, se lo tradujeron, y que “hubo que aclarar por escrito que no reconocía esas traducciones”. 

La presidenta de Hablamos Español detalla que en febrero de 2018, el Inspector que tienen asignado acudió al conservatorio y “comunicó verbalmente a este profesor que sólo podía usar el gallego en textos destinados a cualquier escrito académico”.

El profesor Emilio Álvarez informa que entonces solicitó por escrito una aclaración sobre esta medida y que le llegó meses más tarde por parte del Inspector Jefe de la provincia de Pontevedra, en el que se recalcaba que efectivamente la lengua de la administración educativa sería el gallego, tanto para su uso interno dentro de los centros docentes como para las relaciones de la administración educativa y otras administraciones, de manera que el castellano quedaba proscrito”.

“También se decía que en caso excepcional, debidamente justificado, si yo quisiese escribir en lengua española tendría que venir acompañada de la traducción pertinente”, añade.

Y destaca que, además, el inspector le recordaba que “la inspección educativa velaría por el cumplimiento de tales órdenes, porque en caso de desobediencia tomarían medidas correctoras”.

Informa que recurrió en alzada esta decisión al jefe territorial de Pontevedra, que le devolvió cuatro meses depués un documento diciendo lo mismo.

“Ante esta situación en la que yo consideraba vulnerados mis derechos constitucionales, acudí a la Defensora del Pueblo en Galicia, que admitió a trámite mi queja”.

Señala que la Defensora del Pueblo de Galicia ha requirido a la Consejería de Educación para que le envíe información sobre el caso en hasta tres ocasiones y que no recibía el informe del Departamento a pesar de su obligación, por ley, de responder en un plazo de 15 días.

Dice que el 8 de febrero salió publicada esa noticia en los medios y que horas después la Consejería envió esas explicaciones a la Defensora del Pueblo.

En estos momentos, el profesor está a la espera del informe jurídico de la Valedora.

En el vídeo, el profesor también indica que los conservatorios gallegos están sujetos a unos controles de calidad que realiza una empresa privada y se pregunta “por qué la administración educativa de Galicia” contrata a una empresa privada “para realizarles evaluciaciones y auditorías “que perfectamente podrían ser cumplidas por el cuerpo de inspectores sin ningún gasto“.

Hablamos Español denuncia que “es una verdadera vergüenza que un profesional de la enseñanza haya estado sometido a este ridículo asedio para evitar que use una lengua oficial, que es además la de la práctica totalidad de sus alumnos”. 

Informa que “hay más profesores que han querido usar el español en Galicia con anterioridad, en actas y programaciones, pero han sido más o menos sutilmente convencidos por las autoridades educativas para que dejasen de hacerlo”.

Destaca que “es la primera vez que un profesor de Galicia se atreve a contar estas cosas” y que “merece admiración”, sobre todo teniendo en cuenta “los métodos que utiliza la Xunta de Feijóo con los disidentes a su nacionalismo lingüístico”.

Gloria Lago manifiesta que “el Inspector Jefe que ha llevado este caso es el mismo que desautorizó a un padre que le pidió que se retirara de la entrada del colegio de su hija un cartel con la bandera gallega sobre el que se podía leer Habla Gallego no seas lelo” y que “este Inspector Jefe, no sólo le quitó la razón al padre, sino que la Xunta premió a este colegio que había mantenido el ofensivo cartel contra los niños de lengua materna española”.

Noticias relacionadas:

Cs denuncia ‘adoctrinamiento’ pancatalanista en libros de texto de Bachillerato de la Comunidad Valenciana