PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Fomentar el alquiler social, la medida más útil para desinflar la escalada de los alquileres

La tendencia para este año según Pisos.com es que se mantenga altos esos precios de forma moderada. El precio medio del alquiler sube un 1,57% en el primer trimestre del añoCartel con un anuncio de "SE ALQUILA".
|

Según el informe trimestral de precios de alquiler elaborado por www.pisos.com, la vivienda en alquiler en España en marzo de 2019 tuvo una superficie media de 121 metros cuadrados y una renta media mensual de 904 euros.

Esta cifra marcó un ascenso del 0,22% frente al mes de febrero y una subida del 1,57% respecto a diciembre de 2018. Interanualmente, el repunte fue del 15,90%.

PUBLICIDAD

El precio del alquiler, al igual que el de la venta, no se comporta de forma homogénea en todo el país. “Es en los mercados que registran los máximos donde la situación se está volviendo insostenible”, declara Ferran Font, director de Estudios de pisos.com.

PUBLICIDAD

La recuperación del sector tras los años de la crisis que van del 2007 al 2014 parece evidente a nivel de precios. Para este experto hay un problema de accesibilidad a la vivienda debido a la “dificultad de la compraventa sobre todo para generaciones más jóvenes ha provocado la subida de los precios de alquiler y que exista una tensión entre la oferta y la demanda”, destaca.

Para Font, el Real Decreto Ley del Ministerio de Fomento no ha resuelto la situación existente derivada del auge de los precios de alquiler.

PUBLICIDAD

“Es importante que los políticos centren parte de sus discursos en la política de vivienda. Una de las soluciones sería el fomento del alquiler social en las grandes capitales y otras capitales para que ayudara a la bajada de precios”.

Asimismo, Font echa en falta en dicha normativa “la ausencia de impulsos fiscales y de una mayor seguridad jurídica ante impagos para mantener a los propietarios en el arrendamiento tradicional”.

A su juicio hay un desajuste entre lo que es la oferta y la demanda. “Hay demasiada demanda en estos momentos».

PUBLICIDAD

«Se trata de que crezca la oferta de viviendas en alquiler existentes. Medidas que ayuden a que los propietarios pongan en el mercado sus casas vacías o el fomento del alquiler social podrían ayudar a esta desaceleración de los precios que comentamos”.

En estos momentos la situación de la vivienda pública en alquiler sería del 2,5% del total “comparado con Europa estamos lejos que hay un 11% de media».

PUBLICIDAD

«Francia tiene un 17% y una ciudad como Viena la mitad de su parque de vivienda es de alquiler y una parte importante de alquiler social”, aclara este experto.

“Las elevadas rentas están desplazando a muchos inquilinos a zonas más alejadas, lo que afecta a sus vínculos sociales y a sus desplazamientos al trabajo, además de dilatar la formación de hogares debido a la inseguridad habitacional”, comenta Font.

En este sentido, el experto revela que los alquileres en las ciudades más presionadas están tocando techo, dado que “la demanda se está negando a incrementar la proporción de su salario destinada al alquiler”.

Por otro lado, Font estima que “es posible que el endurecimiento del alquiler turístico colabore en la vuelta al alquiler de larga temporada de viviendas que antes resultaban más rentables a plazos más cortos”.

A su juicio, su peso global es pequeño respecto a las viviendas de alquiler y lo más lógico sería una regulación adecuada en lugar de la supresión de estas viviendas, política que están llevando en la práctica Ayuntamientos de Madrid o Barcelona.

PUBLICIDAD

“Hay barrios concretos donde su peso es importante, pero no podemos generalizar que tenga una influencia notable en toda la actividad de alquiler”.

Respecto a qué es lo que más interesa si comprar una vivienda o alquilarla, Font aclara que cada caso hay que analizarlo de forma individual y dejarse asesorar por expertos en estos temas.

“Depende de circunstancias, por ejemplo, que tengas capacidad de compra o endeudamiento en ese momento puede hacer que adquieras un inmueble a buen precio. Por otro lado, el hecho que los precios de alquiler estén tensionados, tampoco significa que a nivel individual no se encuentre una casa a buen precio”.

Respecto a este año, especialmente complejo para saber como evolucionarán los precios “hay que tener en cuenta la coyuntura económica europea que anuncia una desaceleración económica que podría afectar a nuestra economía y ser un elemento que redujera esos precios de la vivienda».

«Al mismo tiempo la situación política del país, con elecciones a un mes vista, puede hacer que modifique la política de vivienda de gobiernos municipales y autonómicos”.

En este escenario de cierta incertidumbre, las previsiones desde pisos.com es que siga habiendo un crecimiento más moderado en los alquileres en las grandes ciudades y otras poblaciones adyacentes.

“Durante la vida del contrato se limita el crecimiento al IPC año a año, lo que hace al casero plantear una subida en la negociación del contrato o en su renovación”.

Madrid, Baleares, Cataluña y País Vasco superaron los 1.000 €/mes

Las comunidades con los alquileres más caros fueron Madrid (1.604 €/mes), Baleares (1.277 €/mes) y Cataluña (1.145 €/mes). Por su parte, Extremadura (452 €/mes), Castilla-La Mancha (530 €/mes) y Galicia (562 €/mes) registraron las rentas más económicas.

Canarias (9,01%) fue la autonomía que más creció en el primer trimestre, y Aragón (-2,16%) la que más se ajustó. De un año a otro, los incrementos más llamativos se dieron en Baleares (23,98%), Cataluña (23,78%) y Canarias (22,47%). En este periodo, solo cayeron dos regiones: Murcia (-1,95%) y País Vasco (-1,03%).

En la clasificación de provincias por renta, la primera posición fue para Madrid, con 1.604 euros al mes. Por detrás, se posicionaron Barcelona (1.388 €/mes) y Guipúzcoa (1.296 €/mes). En el lado opuesto, Cáceres cerró la clasificación con 401 euros mensuales. Otras provincias económicas fueron Jaén (408 €/mes) y Teruel (423 €/mes).

La provincia que más se encareció en el primer trimestre fue Girona (9,40%), mientras que la que más se abarató fue Toledo (-6,18%). De un año a otro, la que más subió fue Barcelona (29%), y la renta que más se ajustó fue la de Jaén (-7,75%).

En cuanto a capitales de provincia, Barcelona fue la más cara para los inquilinos, con una renta media de 1.900 euros al mes. Le siguieron Madrid (1.868 €/mes) y Donostia-San Sebastián (1.395 €/mes).

Por su parte, Teruel fue la más barata, con 436 euros de renta mensual. Otras capitales económicas fueron Zamora (453 €/mes) y Cuenca (453 €/mes).

Ávila (9,81%) protagonizó la mayor subida trimestral, mientras que los retrocesos los lideró Pontevedra (-10,95%). Interanualmente, encabezó el ranking de incrementos Palma de Mallorca (23,59%), situándose Jaén (-6,51%) en el otro extremo de la tabla.