El Gobierno moderniza la estructura del Centro de Estudios Jurídicos para ‘reforzar’ la formación especializada que reciben los fiscales y otros cuerpos de Justicia
El CEJ es un organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Justicia, que tiene como principal función la organización de los cursos selectivos y la formación inicial y continuada de los miembros de la carrera fiscal, los letrados de la Administración de Justicia y los cuerpos generales de funcionarios de Justicia.

El Gobierno moderniza la estructura del Centro de Estudios Jurídicos para ‘reforzar’ la formación especializada que reciben los fiscales y otros cuerpos de Justicia

Crea la Dirección de Formación de la Carrera Fiscal y la Comisión Pedagógica
|
26/4/2019 14:42
|
Actualizado: 26/4/2019 15:46
|

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy, a propuesta de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, un Real Decreto por el que se aprueba el nuevo estatuto del Centro de Estudios Jurídicos (CEJ), que incluye la creación de dos nuevos órganos, la Dirección de Formación de la Carrera Fiscal y la Comisión Pedagógica, con el fin de «responder con mayor eficiencia a las necesidades de este centro, responsable de la formación de cuerpos de Justicia con una alta especialización».

El CEJ es un organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Justicia, que tiene como principal función la organización de los cursos selectivos y la formación inicial y continuada de los miembros de la carrera fiscal, los letrados de la Administración de Justicia, los cuerpos generales de funcionarios de Justicia (gestores procesales, tramitadores y auxilio judicial), médicos forenses, facultativos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses y abogados del Estado.

Se encuentra ubicado en la calle Juan del Rosal, número 2, de Madrid.

El nuevo estatuto del CEJ, que deroga el anterior del año 2003, impulsa la creación de la Dirección de Formación de la Carrera Fiscal, un órgano novedoso que refuerza la participación de la Fiscalía General del Estado en la formación de los fiscales, en respuesta a una demanda del propio colectivo expresada también por el Grupo de Estados contra la Corrupción (Greco) del Consejo de Europa en aras de una mayor autonomía del Ministerio Fiscal.

Según ha informado el Ministerio de Justicia, la creación de este órgano permitirá al CEJ dotarse de una estructura más especializada conforme a las necesidades de este colectivo y contar con la experiencia de la Fiscalía en el ámbito del diseño estratégico de planes formativos.

El director de Formación de la Carrera Fiscal será un miembro de ese cuerpo en servicio activo nombrado a propuesta de la Fiscalía General del Estado.

Se crea, asimismo, la Comisión Pedagógica del Centro de Estudios Jurídicos, un órgano colegiado de asesoramiento y participación, constituido por representantes de todos los cuerpos del sector Justicia a los que el CEJ tiene encomendada su formación, así como de las asociaciones profesionales.

El Ejecutivo ha informado que «pretende ser un foro de intercambio de experiencias, necesidades y propuestas para contribuir a una formación de mayor calidad y promover el compromiso de todas las carreras en la consecución de este objetivo».

HISTORIA

Los orígenes de lo que hoy es el Centro de Estudios Jurídicos se remontan a 1939 cuando, terminada la guerra civil, se empieza a pensar en completar la cultura jurídica general adquirida con la oposición por los futuros jueces y fiscales, y para ello se redactó un Proyecto de Ley en el que se creaba la Escuela Judicial, dependiente del Ministerio de Justicia.

El Gobierno lo retiró y presentó un segundo proyecto que contemplaba la posibilidad de integración de la Escuela Judicial en la Universidad.

De aquí surgirá la Ley de 26 de Mayo de 1944 (BOE de 27 de mayo), por la que se crea definitivamente la Escuela Judicial Española, dependiente del Ministerio de Justicia e incorporada a la Universidad española, cuyas funciones eran la selección y formación profesional de los Licenciados en Derecho que en lo sucesivo hayan de ejercer las funciones judiciales y fiscales.

Se establecía como único sistema de ingreso en la Escuela Judicial el de la oposición.

Al frente de la Escuela, y como encargado de trazar sus directrices fundamentales, existía un Patronato que, presidido por el Ministro de Justicia, estaba integrado por el Subsecretario del Departamento, el Director General de Justicia, el Presidente y el Fiscal del Tribunal Supremo, el Rector de la Universidad de Madrid, el Decano de la Facultad de Derecho y el Director y el Jefe de Estudios.

El Reglamento orgánico, aprobado por Decreto de 2 de Noviembre de 1945, vino a desarrollar las previsiones de la Ley y a regular el contenido y la forma de los ejercicios de que debía constar la oposición.

La Escuela Judicial abrió sus puertas el 6 de junio de 1950. No fue hasta 1959 cuando ésta ocupó el actual edificio de la Ciudad Universitaria.

El 18 febrero de 1997 ingresó en ella la primera promoción de jueces en prácticas.

En 2003 pasó a denominarse Centro de Estudios Jurídicos, con la estructura y competencias que establece su Estatuto, aprobado por Real Decreto 1276/2003, de 10 de octubre, teniendo por objeto la colaboración con el Ministerio de Justicia, «en la formación inicial y continuada de los miembros de la carrera fiscal y de los funcionarios pertenecientes a los Cuerpos de Secretarios Judiciales, médicos forenses y demás personal al servicio de la Administración de Justicia» , colaboración que se extiende también a la » formación continuada de los Abogados del Estado» y a » la formación complementaria de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado» , en su especialización para la función de la policía judicial».

 

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Mundo Judicial