PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Educación social en prisiones ¿para cuándo?

El autor de esta columna, José Manuel Herráiz Salas, es educador social. Foto: Instituciones Penitenciarias.
|

Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias. Especialidades de 39 plazas juristas y 58 plazas psicólogos. 97 plazas. BOE 22/05/2019.

Podemos ver que aún, después de la Ley Orgánica 1/1979, de 26 septiembre, General Penitenciaria.

El marco de intervención tratamental que se aplica a los internos se basa en la custodia, la retención,  la psicopatología y las repercusiones psicológicas de la prisionización.

Como sí de un dogma se tratase.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Orillando la educación social, por no decir que la excluye, cuando es una pieza ineludible de la política de intervención social, para atender el mandato de la Justicia y el artículo 25.2 Constitucional.

Y claro con la ayuda de la ATIP (Asociación de Técnicos de Instituciones Penitenciarias) integrada en FEDECA.  “En la Reunión del 4 de julio con el Secretario General y la del 12 de septiembre con el Subdirector General de Recursos Humanos, a quien se le presentó un dossier similar con las demandas solicitadas para la mejora del Cuerpo Técnico de II.PP”.

Ver en Madrid, 9 de octubre 2018. Firmado por Fernando Lasala Porta.

Entre ellas, está la reunión con Función Pública, para hacerles llegar las demandas de nuestro colectivo (juristas y psicólogos).

PUBLICIDAD

En aras de la brevedad y de lo allí evacuado, lo damos por reproducido.

No vamos a discutir ni cuestionar la exclusividad ad eternum que parece que ostenta dicho colectivo.

Sin embargo sí cuestionamos, el reto psicopedagógico que se sustrae a los internos y de la necesidad de dotar al “contexto-contenedor-penitenciario” de educación y cultura. Solo así, nos acercaremos de manera eficiente, hacia un modelo terapéutico de corte positivista. Eliminando la actual situación, de principio de  experimentación, seguridad y custodia.

PUBLICIDAD

Ver prensa, pruebas en los centros penitenciarios de Huelva y Córdoba de estimulación cerebral para tratar a los presos violentos, de forma voluntaria se les colocó unos electrodos en la cabeza (psicólogos en estado puro).

Instituciones Penitenciarias ha suspendido “de forma definitiva” el trabajo de estimulación celebrar a presos con electrodos, un acierto de Ángel Luis Ortiz, secretario general de Instituciones Penitenciarias, que contó con tres fases autorizadas –2016,2017 y 2018–.

PUBLICIDAD

Y al parecer el documento que firmaron los internos para someterse al experimento incluye “dudas” sobre la forma y fondo del consentimiento.

Ver prensa, la pena de prisión permanente revisable. Sería una cadena perpetua o algo muy similar (juristas en estado de excepción).

En conclusión, no parece apropiado extenderse mucho más, de lo ya divulgado, solamente es una cuestión de política social, la especialidad de educación social administrativamente ya está creada en la Secretaría de Estado, por lo que es simplemente una decisión gubernamental, dotar de Educadores Sociales en los Centros Penitenciarios, en los C.I.S. Centros Psiquiátricos Penitenciarios.

PUBLICIDAD