PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Valladolid-Valencia (0-2) que decidió la clasificación para la Champions podría repetirse por los amaños

Según El Mundo, hasta siete jugadores del Valladolid se habrían dejado ganarImagen televisiva del Valladolid-Valencia, con tres tomas en un lance del partido: jugadores, árbitro y VAR.
|

La semana pasada estalló en el fútbol español la ‘operación Oikos’, una de las tramas de amaños más graves en la historia de LaLiga, con varios jugadores y exjugadores detenidos.

Según ha publicado El Mundo, las conversaciones telefónicas interceptadas a los detenidos demuestran que el partido de la última jornada de LaLiga entre el Valladolid y el Valencia estaba amañado, con hasta siete jugadores del Valladolid implicados.

PUBLICIDAD

Si se confirman estos graves hechos, el partido podría tener que repetirse, ya que así lo prevé el Código Disciplinario de la RFEF.

PUBLICIDAD

Muchos se preguntan cuáles podrían ser las consecuencias en caso de que se demostrara la implicación de algún equipo de LaLiga en el amaño de partidos, así como las posibles penas para los jugadores detenidos.

La RFEF prevé la repetición del partido en caso de amaño y perjuicio para terceros

Las consecuencias de los amaños de partidos se regulan en el artículo 75 del Código Disciplinario de la RFEF (Real Federación Española de Fútbol):

PUBLICIDAD

Los que intervengan en acuerdos conducentes a la obtención de un resultado irregular en un encuentro, ya sea por la anómala actuación de uno o de los dos equipos contendientes o de alguno de sus jugadores, ya utilizando como medio indirecto la indebida alineación de cualquiera de éstos, la presentación de un equipo notoriamente inferior al habitual u otro procedimiento conducente al mismo propósito, serán sancionados, como autores de una infracción muy grave, con inhabilitación por tiempo de dos a cinco años, y se deducirán seis puntos de su clasificación a los clubes implicados, declarándose nulo el partido, cuya repetición sólo procederá en el supuesto de que uno de los dos oponentes no fuese culpable y se derivase perjuicio para éste o para terceros tampoco responsables”.

Es decir, cuando se den acuerdos conducentes a la obtención de un resultado irregular, podría repetirse el partido.

En este caso, ninguno de los clubes estaría implicado, pero sí habría existido una actuación anómala por parte de los jugadores del Valladolid, con un perjuicio directo para un tercero, que en este caso es el Getafe.

PUBLICIDAD

En cuanto a los futbolistas, los jugadores implicados serán sancionados con inhabilitación de 2 a 5 años.

Además, si se demostrara la vinculación de uno de los clubes con los amaños, el club directamente beneficiado con los amaños podría ser sancionado con la pérdida de categoría.

PUBLICIDAD

La responsabilidad penal: prisión de hasta cuatro años

Desde la reforma del Código Penal en el año 2010, el futbolista o directivo que amañe partidos incurre en un delito de corrupción deportiva(apartado 4 del artículo 286 bis).

Concretamente, el Código Penal castiga la conducta dirigida a alterar o predeterminar de forma deliberada y fraudulenta el resultado de una competición deportiva de especial relevancia.

La pena establecida es de seis meses a cuatro años de prisión e inhabilitación especial de uno a seis años, así como multa de hasta el triple del valor del beneficio obtenido.

Todo ello sin perjuicio de la pena que les pudiera corresponder por los delitos de pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales.

PUBLICIDAD