PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Juez detenido y acusado de violencia de género contra su mujer y resistencia a la autoridad

Juzgados de Santa Fe, a donde fue conducido el juez o magistrado detenido por supuestamente agredir a su pareja en plena calle. Foto: Google Maps.
|

El magistrado titular del Juzgado de Primera Instancia 4 de Granada, Carlos Martínez Robles, fue detenido el pasado sábado en el municipio de Santa Fe, localidad colindante al oeste de Granada capital, primero, por un supuesto delito de violencia de género contra su pareja, después de que supuestamente le agrediera en plena calle.

Y segundo, por otro presunto delito de atentado y resistencia a la autoridad, por mantener una actitud agresiva hacia los agentes de la Guardia Civil que le arrestaron después.

La Guardia Civil se lo llevó detenido mientras que la presunta víctima acudió a un centro sanitario donde le facilitaron un parte de lesiones.

Durante el arresto Martínez Robles adoptó una actitud de resistencia y agresividad hacia los agentes por la que también fue denunciado.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El detenido fue puesto a disposición judicial ante el Juzgado de Instrucción 4 de Santa Fe, cuyo titular es José Antonio Ortega Gómez, quien, después de tomarle declaración, le dejó en libertad con cargos.

Y dictó como medida cautelar una orden de alejamiento respecto a su pareja, a la que no puede aproximarse a menos de cien metros, según precisaron a Europa Press fuentes judiciales.

El juez de guardia abrió diligencias sobre este asunto, mientras que el delito de resistencia durante su detención, cometido en Armilla, será instruido en un juzgado de la capital granadina aún por designar.

PUBLICIDAD

El magistrado se encuentra en la actualidad de baja laboral.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, acordó ayer informar al  promotor de la Acción Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Ricardo Conde, sobre lo ocurrido, para su conocimiento.

Fuentes del TSJA han precisado que el CGPJ no puede actuar disciplinariamente mientras el procedimiento penal esté vivo. Y añadieron que sólo se tiene en cuenta el carácter de aforados de los jueces y magistrados para los delitos que comentan en el ejercicio de su cargo, de modo que este caso cursaría, en todo caso, por los juzgados ordinarios.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD